domingo, 8 de enero de 2012

Lucía y yo.







En Amsterdam, delante de un suculento plato gallego, con un moño improvisado y debajo del jersey, aunque no se ve, está mi camiseta de David Bowie jaja protegida de la lluvia eterna de por allí.  La fotógrafa mi hija, Lucia, guapa, toda ella. Pues ésta soy yo gente, vuestra loca, que os adora. Gracias a todos los que entráis, leéis y hasta comentáis. Un abrazo.

5 comentarios:

  1. Encantado de nuevo, Ángela. Esta vez más encantado porque se te ven los ojos ;)
    Importante cubrir cuidadosamente la camiseta de Bowie.
    Sigo pensando que tienes una locura preciosa. Ahora veo en tu cara la paz que transmiten tus escritos.
    Estoy seguro de que Lucia es tan guapa com su madre.
    Gracias por tener esta casita tan acogedora y tan bien amueblada a la que venir a soñar.

    ResponderEliminar
  2. Casualmente hoy es el cumpleaños de Bowie.
    Gracias de nuevo Julio, por venir a esta casita mía y traerme esas palabras siempre dulces y amables.Es un placer contar contigo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Esa sonrisa luminosa y ese misterio en las profundidades de tus ojos obscuros se vislumbran en todos tus escritos.
    Salut K!

    ResponderEliminar
  5. Bueno, mis ojos no son oscuros, en realidad son verdes. Gracias Funambulus, eres un sol.

    ResponderEliminar