martes, 31 de enero de 2012

¿Sabes?




Quiero contarte, compañero
en esta madrugada fría,
y entre las sábanas tibias
mi tristeza de estos días.
Necesito decirte, compañero,
que me escuece el cielo de la boca
de callarme las palabras,
que se me pudren en la garganta
y se mueren en los ojos.
Decirte,
que me acostumbré al silencio
y a los tambores privados.
Quiero confesarte,
que voy dejando sueños esparcidos
para que tus pies tropiecen,
que ya no puedo inventar más mundos
a mi medida, 
que me salgo por la camisa,
y que me empuja
ya
la prisa.
Que el corazón me late
y que siento frío en las entrañas,
compañero.
Quiero pedirte perdón, humildemente, 
por mi falta de paciencia
en la navegación conjunta.
Sé que no podré acallar el dolor
de esos cajones vacíos,
de las perchas, 
y de ese lado de la mesa,
pero el dolor de la vida
ya me pesa.
y no puedo, no quiero
seguir huyendo
por los tejados
 .

9 comentarios:

  1. Jo, pues te mando un abracito cálido.:)gracias, amigo.

    ResponderEliminar
  2. El arranque ya me ha pillado, pero la segunda parte me ha gustado especialmente. Menuda despedida. El ahogo, la camisa, la fuerza de algo que se escapa a tu control.
    Hasta que se sale del poema.
    PD1, comentario malicioso: podría aplicarse también a las redes sociales y etcétras.
    PD2, este blog chisporrotea...

    ResponderEliminar
  3. ay las redes sociales, la de amores que provocan. El poder de las palabras, Igor, lo sabemos.
    PD1, gracias.
    PD2, me alegro de que te guste el poema. Hermoso el tuyo de la noche.

    ResponderEliminar
  4. Los pelos como escarpias me has puesto. Me dejas con regusto a tristeza y soledad, me dejas sintiendo y si me dejas me quedo a acompañarte por estos lares y saborear tus letras
    Un besito

    ResponderEliminar
  5. Claro, por supuesto, cuarenteañera, me encantará tenerte por aquí. me quedé flipando con tu blog. Eres grande, nena.:)

    ResponderEliminar
  6. Tus versos son sutiles y hermosos pero es mucho más hermoso lo que transmiten, transmiten ese tímido susurro de la boca besada.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, chico de la cuerda floja. Si te caes alguna vez de esa cuerda avisa, que iré a darte un beso en la pupita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar