sábado, 17 de marzo de 2012

Rojo violento, castaño sombrío




Algunas tardes
a cierta hora,
los cielos cambian de color,
derramándose
sobre los tejados húmedos,
tejados
que de un rojo violento 
cambian 
a un castaño sombrío.

El otoño tirita
tras los cristales
y el viento se aleja
llevándose las hojas muertas.

Tiempo de duelo,
de lamentos,
de noches quebradas,
de miradas que se pierden
en la lejanía,
sembrando la tarde
de suspiros.






melancolía.


26 comentarios:

  1. La tarde llena de rojos suspiros. La belleza del crepúsculo, que transforma el mundo, ¡qué bien retratada!
    Será que el tiempo nos manda mucho, por muy racionales que nos creamos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Que ritmo impecable que tiene este poema, realmente da gusto leerlo para uno mismo, dentro las palabras encuentran ese ritmo y es maravilloso.

    Una certera definición de los duelos; un rojo furioso que se apaga y luego de la violencia (de sentirnos inermes ante el destino) sobrevienen los suspiros y ese otoño bajo la piel, imposible de compartir con otros.

    Me gustó mucho, un fuerte abrazo desde el sur.

    ResponderEliminar
  3. Estos hermosos y tristes versos tuyos también se derraman sobre mis tejados sombríos…
    Ay amiga! El corazón también llora de melancolía.
    Como decía Manuel Machado:
    Esta es mi cara y ésta es mi alma: leed.
    Unos ojos de hastío y una boca de sed...
    Lo demás, nada... Vida... Cosas... Lo que se sabe...
    Calaveradas, amoríos... Nada grave,
    Un poco de locura, un algo de poesía,
    una gota del vino de la melancolía...

    ResponderEliminar
  4. Muy bello poema que al leerse parece que uno estuviera viendo una pintura con ese paisaje contrastante de colores que muestran la proximidad al frío invierno próximo a llegar.
    El alma se llena de soledad y frío.
    Felicitaciones y saludos desde Suecia.

    ResponderEliminar
  5. Claro, Igor, el ánimo sube o baja dependiendo de las estaciones. Ahora en primavera es una gozada salir a la calle ¿verdad? es un baño de sol y de belleza constante que alimenta el alma.
    Sólo he querido despedir este tiempo hermoso de tejados rojos y anocheceres prematuros, cuando el sol se adormece y nos deja esa sensación de peculiar tristeza.
    Dentro de poco sé que explotaré de entusiasmo al ver a los almendros florecidos, pero eso ya os lo contaré...
    un beso enorme, mi niño.

    ResponderEliminar
  6. Juan, es un momento sublime poder ser testigo de la muerte del día.Sí, es un momento de duelos, de recogimiento, de reflexión. Cada día es único y precioso, no deberíamos perdernos ni un solo instante de belleza.
    Un abrazo, gracias por estar.

    ResponderEliminar
  7. Funambulus, mi gran amigo. Manuel Machado dijo eso y mil cosas hermosas más.
    ¡que suerte poder andar por aquí expresando todo aquello que siento y que tú puedas leerlo y contarme!
    que privilegiada me siento a veces.

    un abrazo insensato.

    ResponderEliminar
  8. La mayoría de la veces, Gustavo, sólo tenemos que poner un poco de atención y mirar, porque la belleza se despliega delante de nosotros como una mujer hermosa que se contonea para que la admiren. Describirla ya no tiene tanto mérito, todo es suyo, de ella.
    Gracias por tu visita y también yo te mando un abrazo desde Barcelona.

    ResponderEliminar
  9. Me dan ganas de quedarme absorto tras esos cristales con la mirada puesta en ninguna parte.

    ResponderEliminar
  10. ¿notando, quizás, con los labios el frío de los cristales?

    ResponderEliminar
  11. Me encantan los cielos rojizos salpicados de tonos anaranjados, anuncian que el sol llegqará al día siguiente.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Qué bien sabes desgranar los paisajes!!.
    Me he quedado absorta en un texto tuyo de la derecha, cuando escribías a escondidas, de pequeñita, escondida, creo en un armario.
    Me recordabas a mí, en ciertos aspectos, solo que yo no hice novillos, la que me hubiera caido seria menuda, tanta disciplina de entonces, ufff.
    Me gusta tu estilo mucho y paso a agradecerte tu visita, prometiendo venir tanto como me sea posible.
    Ten un día radiante.

    ResponderEliminar
  13. Una composición preciosa de una estación triste, de oscuridad.. de la que ya nos despedimos.
    A través de tus palabras no es una despedida, sino un homenaje.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. ¡cómo no te van a encantar, Rossi, los cielos rojizos, a ti que estás llena de sensibilidad!
    te mando un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Inés, tu blog me ha parecido tan sugerente que no he podido resistir entrar de puntillas y dejarte una rosa blanca sobre la mesita. También yo entraré a visitarte de vez en cuando con tu permiso, es un verdadero placer ir descubriendo a gente interesante en estos mares anchos de internet.
    un saludo, Inés.:)
    gracias...

    ResponderEliminar
  16. mientrasleo, gracias. De paso me gustaría felicitarte por tu blog, del que estoy muy "enganchada". Me parece excelente, y además se ha convertido en un lugar de peregrinaje para mi, que me encanta estar al día de las novedades literarias.

    ResponderEliminar
  17. Hola Angela, volando en mi Somorgujo Asombrado me dejó en éste lugar, rodeado de bellas letras otoñales.
    Si me lo permites pasaré seguido a visitarte.

    Un gran saludo, te sigo.

    ResponderEliminar
  18. claro!! tu y tu Somorgujo seréis bien recibidos.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Esos colores en el cielo me recuerdan a mi abuela cuando me decía "mira niña esta tarde la virgen plancha pañales"

    Un besote

    ResponderEliminar
  20. Preciosa descripción (y ciertamente melancólica). La has pintado de maravilla. Curioso que la lea justo hoy, que llega la primavera.

    ResponderEliminar
  21. Que cosas más bonitas decía tu abuela,40, ahora siempre que planche me acordaré de eso. Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  22. Si, la primavera ha llegado cargada de agua. Mis tejados no están rojos, están mojados, Analogías. Bendita agua.!!

    gracias por pasarte, Ana, un beso enorme.

    ResponderEliminar
  23. Hola Angela, que buena descripción! Se puede ver la melancolía a traves de tus cristales...
    Las noches quebradas, wow, como duelen en el alma.

    Me ha encantado leerte. Te sigo.

    ResponderEliminar
  24. Perfecto para mi otoño que nació hoy en las comarcas del Atlántico sur..esos cambios sutiles.que va descubriendo la mirada y desparramando nuevas sensaciones en el alma..
    Una bella poesía
    Te sigo y te leo..
    Saludos desde el sur..

    ResponderEliminar
  25. Guillermo: es un placer tenerte por aquí.
    Me gusta tenerte como vecino. Si te marchas de vacaciones prometo regarte las plantas y darle de comer a tus peces.

    bueno, ahora en serio, me encanta tu blog, pasaré con tu permiso, muchas veces a visitarte.

    ResponderEliminar
  26. Prudencio: hermosas palabras que vienen de todo un poeta. Es un placer leerte.

    gracias, humildemente.

    ResponderEliminar