sábado, 24 de marzo de 2012

Señor Vargas Llosa:






No me importa que sepan ustedes que velo el lecho de dolor de una anciana a la que se le ha metido en la cabeza que ha llegado el momento de morirse. Como un árbol tumbado a la fuerza, al que un tornado violento y resentido ha postrado de costado, yace ella boca arriba con el pecho podrido de mucosidades lacerantes y obstinadas, que crepitan como un leño en el hogar. En el asiento reservado al familiar resignado vigilo yo, libro en mano, de que la muerte, esa sombra descocada y oportunista, no se la lleve impunemente en el silencio de la noche, entre la modorra del sueño y el frío metálico de la mañana. Deberé, según parece, sorprenderla y provocarle una estampida. Y no sé yo, si mi figura apocada sacudirá los cimientos sólidos de aquella que anda descalza y vestida de soberbia desde hace ya tanto tiempo.Sonrío en la penumbra, acurrucada. Plegada en mi templanza y libro en mano, atesoro los segundos respirables, acumulando sensaciones. No hay nada de más en nuestra vida, ni un dolor, ni un suspiro, no. No. Porque si miro mis manos, boca arriba y boca abajo, estás me cuentan que los caminos se cruzan, que las rayas de la vida y de la muerte juegan al parchís y en medio de la línea del amor tengo una pupa que se convirtió en secuela y ésta en sabiduría.Vuelvo a sonreír, porque al final la vida es el libro más interesante.Me duermo, y la culpa la tienen los segundos hospitalarios, que laten bajo el peso del hormigón del tiempo.Todo aquel que escuche su propio cuerpo en el silencio más sepulcral, sabrá de ese vértigo que se siente al cerrar los párpados para escrutar los humores de la noche.Y en ese sueño que se levanta quejumbroso y valiente, nacido de una postura casi contorsionista, veo al señor Vargas Llosa, padre de este libro que ameniza mis largas horas de sillón, y le digo: valiente libro ha escrito usted, señor Vargas Llosa...


...que atormenta
y desconcierta mis pesares
con sonrisas
verticales.
Que si abluciones
y tormentas estomacales,
que si vergas
querubines y lenguas,
que si la transparencia de la seda negra
y el silencio del eunuco,
la saliva del infante
en la boca de su madrastra,
el cuerno del unicornio,
abrazos, muslos y montecillos de Venus,
pechos blancos y turgentes,
vientres blandos generosos,
hendiduras con olores agridulces,
jóvenes amantes en el bosque 
que ríen, con el cuerpo enredado
y yacen después, sonriendo de gozo
mientras el tercero en discordia
contempla la escena, dichoso.




Y quisiera yo saber cómo ha logrado usted, señor Vargas, que en este momento de mi vida encajen de esta manera tan exacta, su sonrisa vertical con este pesar abstracto.

62 comentarios:

  1. Impresionante mezcla...y rara...deja un regustillo raro en la tripa...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. En ese silencio sepulcral en el que estudias las hadas y fantasmas de tu vida, es donde tú te encajas en los versos de Vargas Llosa, pues te identificas con esa mezcla agridulce de sus escritos.
    Felíz de pasar por aquí Ángela.
    Te dejo un beso

    ResponderEliminar
  3. He ahí el paralelismo de tantas vidas.....

    Saludos......

    ResponderEliminar
  4. Un texto impresionante, pero magistralmente compuesto. Saludos
    mil, linda. Ha sido un placer leerte.

    ResponderEliminar
  5. Un gran texto...

    Gracias por tu lindo comentario en mi rinconcito.

    un abrazo

    maite

    ResponderEliminar
  6. Un rompecabezas mágico y hermoso.
    Escribes con pasión y un poco de altanería, lo que está muy bien.
    Gracias por tu muy grata visita a Fugacidades.

    Saludos desde una Copenhague intentando con éxito zafarse del invierno,

    Ian.

    ResponderEliminar
  7. Que lindo texto Angela, pero vamos, como todos los tuyos, siempre es un placer pasarse por tu casita... además la has blanqueado no??? mmmm huele a pintura fresca, a cal... y a yerbabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Carlos, si tú ya sabes que soy rarita ¿de qué te sorprendes?

    beso afectuoso, piloto.

    ResponderEliminar
  9. Osvaldo: Las horas hospitalarias pasan de forma muy lenta, son pesadas, aplastantes. ¿qué mejor que torearlas con un buen libro? ¡El beneficio evasivo de la lectura es tan grande! nos rapta de la realidad y nos lleva a un entorno mágico, donde ya no somos nosotros. Nos escapamos por la ventana a otros mundos. Y ya todo lo cotidiano se queda aquí.
    gracias por venir.

    ResponderEliminar
  10. Erik:

    supongo que en los momentos difíciles es cuando más apreciamos lo bien que huele el aire a hierbabuena, y lo claro que está el cielo. La vida sigue y no espera a nadie.
    un saludo, y gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  11. Ángela, mi bella dama, que placer leer tu escrito, me encanta tu estilo, no diría que es raro, sino muy original y estoy complacida por poderte leer.

    Un beso enorme y feliz finde

    ResponderEliminar
  12. Noris, que grata sorpresa. Considérate abrazada.

    :)

    ResponderEliminar
  13. Mª Teresa, gracias, y no hay de qué. Tu blog es muy hermoso, pasaré muchas veces a visitarte.

    ResponderEliminar
  14. Ian: con pasión y algo de altanería jaja tú lo has dicho.

    Estoy conociendo a gente muy interesante, y tú eres uno de ellos.

    ResponderEliminar
  15. Maite, mi morena guapa. Gracias por venir.

    Si, la casa la pinto continuamente, es que me aburro rápidamente.

    :(
    un beso enorme.

    ResponderEliminar
  16. Gitana, ¡mira que me gustan tus ojos!!
    gracias, espero que nos sigamos leyendo mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  17. O el libro es mágico o lo eres tú.
    Me inclino por lo segundo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. beautiful poem . is a great write much kisses

    ResponderEliminar
  19. Toro, el libro es una maravilla, recomendable cien por cien. Elogio de la madrastra se llama.

    :)
    gracias por pasarte.

    ResponderEliminar
  20. Me encantó esta entrada tremendamente original, de cómo una persona velando a un vivo aguarda por la muerte (y la guarda) introduciéndose en la tinta de Vargas Llosa,

    Las sonrisas verticales suelen evaporar algunos pesares abstractos.

    Me gustó mucho, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Suelo verme extraviado pensando que no hay nada que no haya sido escrito ya, entonces me encuentro con escritos como estos y todo cambia. Excelente. Un saludo del blog vecino.

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  23. Magnifico texto Ángela... No siempre es una oportunista la muerte, a veces es un camino piadoso de salida. Son más oportunistas y crueles la enfermedad y el dolor... En los hospitales, esos sitios tétricos y fríos de habitaciones impersonales e iguales, más de una vez te salva de la desesperación un buen libro. Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Tu composición y comentario me ha sorprendido muy gratamente.
    Un abrazo, Ángela

    ResponderEliminar
  25. Me ha gustado mucho, que bien le plantas cara a esa SEÑORA, lo malo es que de poco vale cuando ella se empeña.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  26. Misterioso final. Qué debe ser o quién ese tercero en discordia, que dice ser dichoso. Muchas cosas y variantes se podrían aceptar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Los grandes escritores guardan flechas envenenadas para cada uno de nosotros. A veces nos ayudan a seguir.

    ResponderEliminar
  28. Buen texto.

    Vargas Llosa es tan controversial!

    Pero dicen que solo se discute sobre lo que tiene importancia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Me gusta mucho lo que escribes y cómo lo escribes.
    Con tu permiso, espero, lo asomo a mi ventana.
    Mil besos desde el Sur

    ResponderEliminar
  30. Tener entre la manos un buen libro en unos momentos trágicos como los que describes puede ser como agarrarse a una tabla que te mantenga a flote.
    Buen texto.
    Salut !

    ResponderEliminar
  31. Un grato hallazgo el conocer tu blog.La sensibilidad y la magia están instalados en él.T sigo.T invito a seguir mi blog.Saludos poéticos.

    ResponderEliminar
  32. Haces gala de toda tu habilidad hoy con esta mezcla.
    Me gusta, se sale de lo habitual.
    Besos

    ResponderEliminar
  33. Gracias Ángela por tan cálidas palabras. Este poema tuyo me ha encantado: tiene fuerza poética, gracia descriptiva y profundidad. Felicidades!
    Un beso desde Madrid.

    ResponderEliminar
  34. Angela, qué quieres que te diga. Solo me sale una palabrota. Acojonante. Cada día me gusta más tu estilo.

    Nos leemos

    joserc

    ResponderEliminar
  35. Juan Ojeda, muchas gracias

    Las sonrisas verticales suelen evaporar algunos pesares abstractos.

    jaja que razón tienes!!

    ResponderEliminar
  36. Heinrich, no, no está todo escrito, porque todavía nos quedan muchas cosas por contar. A ti, y a mi...

    un saludo y por cierto cuidado con la bici!!

    ResponderEliminar
  37. Lázaro, tienes mucha razón: las oportunistas son las enfermedades, que a veces entran de puntillas aprovechando de que miramos para otro lado.

    Claro, la muerte puede ser piadosa, codiciada, inmerecida, merecídisima, puede venir sin que la esperes, y puede ser buscada.
    tiene muchos vestidos ella.
    Gracias por pasarte Lazaro, en cuanto tenga un momento me paro por tu blog a ponerme al dia.

    ResponderEliminar
  38. Luis Nieto, muchísimas gracias. Te digo como al resto, algunos sois nuevos para mi, y prometo ponerme al día con vuestras cosas.

    ResponderEliminar
  39. Ross, :), gracias por pasarte, tu ya eres una asidua de esta casa. Es todo un placer compartir vivencias con todos vosotros.

    ResponderEliminar
  40. Igor el tercero en discordia...
    para saberlo tendrás que leer el libro de Vargas Llosa jaja.
    un beso niño

    ResponderEliminar
  41. Esgarracolchas: y además parece que van dirigidas a nosotros exclusivamente verdad? es curioso.

    ResponderEliminar
  42. Gaucho: este es el primer libro que leo de este autor, y me ha encantado. Hay una mezcla de ternura, belleza y suciedad, de lascivia e inocencia, todo unido como una amalgama fácil de hacer.
    Es un libro que despierta sensaciones nuevas. Siempre desde mi punto de vista.

    ResponderEliminar
  43. Si Funambulus, un libro siempre es una tabla de salvación, aunque la mayoria de las veces es alimento, es placer.

    Un beso insolente.

    ResponderEliminar
  44. Angel, te voy a tener en cuenta.

    Un saludo desde una Barcelona radiante.

    ResponderEliminar
  45. Juan Pardo, de momento me he inscrito en tu blog, y en cuanto tenga un momento me pongo a comentar, que es lo que a mi me encanta.

    ResponderEliminar
  46. Mientrasleo, muchas gracias. Contigo ya soy asidua, tu blog es una fuente de alimentación para mi.

    un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  47. Antonio Porpeta, verás maestro, y te digo maestro deletreando las palabras con sumo placer. Yo, que he tenido el honor y el privilegio de escuchar uno de tus versos. Le di a ese click maravillosos que nos conecta entre unos y otros, es la magia de internet. Y apareciste tú en esa entrevista. Nunca había cerrado los ojos escuchando un poema, me encantó tu voz declamando, tu dulzura, y pensé: este hombre me va a tener de seguidora toda la vida.
    Desde aqui recomiendo tu blog, que me parece maravilloso. Un placer maestro.

    ResponderEliminar
  48. Jose María, mi amigo, gracias por ese Acojonante. Me ha llegado al alma, que quieres que te diga!!

    gracias, de corazón.

    ResponderEliminar
  49. Super-original y místico relato. Cuando la imnombrable acecha se produce ese momento de reflexión, con libro en mano; sugiriendo sensaciones agri-dulces e impactantes...Magnífico y lleno enigmátismo y misterio...de calambres vitales y vacios existenciales...Me ha encantado.
    Encima Vargas LLosa de invitado estelar.
    Me parece maravilloso tu blog, Angela y, si me lo permites, me hago fiel seguidor del mismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. Me sigue gustando e impresionando tanto como la primera vez que lo leí..
    Creo que es una genialidad más de esas a las que me tienes acostumbrado.
    Y yo quería comentar otro que leí ayer y ha desaparecido jajaja
    He bajado una aplicación nueva de blogger para android que por lo menos me deja leer y comentar. Espero dejar de perderme tus maravillosos textos mientras estoy sin pc.
    Me alegra volver a poder visitarte.Iré leyendo lo que me he perdido. Aunque cuando te echo de menos leo tu libro ;)
    Un montón de besos.

    ResponderEliminar
  51. Ah, muchas gracias por regarme las plantas, amiga.

    ResponderEliminar
  52. magnifico blog , te esperamos con comentarios tuyos
    gracias y saludos, ahora seguiremos en contacto.

    ResponderEliminar
  53. Cuando nos desaparecemos de la vida real, leyendo un buen texto, nos damos cuenta que existe mas de una... Mientras transito por tu blog puedo sentirlo.

    Hola Angela! Me quedo en este sitio hermoso, si me lo permites.

    Te invito a un cafe en mi blog

    ResponderEliminar
  54. Me ha gustado mucho esta historia que, de alguna manera, me recuerda ese estilo del realismo mágico propio de García Marquez y que también maneja Isabel Allende. Hay en el relato un mundo dramático como ese en el que una persona ya no desea más este mundo y le abre los brazos a la muerte y, el otro, el de los sueños en donde nuestras fantasías se hacen sublimizan, por decirlo de alguna manera.
    Me ha impresionado, pues, este realto muy bien tejido desde el principio al fin.
    Recibe mi abrazo desde Suecia.

    ResponderEliminar
  55. Pedro Luis, será un placer tenerte por aquí. Un día de estos me escapo a tu blog toda la tarde ¿me preparas un té de jamines?

    ResponderEliminar
  56. Julio, mi Julio. Gracias a ti por volver...
    las plantas han crecido mucho en tu ausencia; además extendí tus sábanas, limpié las cenizas de la chimenea, puse derechos los cuadros de la pared y preparé café para tu vuelta.
    Me alegro de verte, mi amigo.
    un beso cercano.

    ResponderEliminar
  57. penyabogarde, muchísimas gracias por leerme.

    estaremos en contacto :)

    ResponderEliminar
  58. Gilberto Cervantes:

    Esta casa es grande, tiene muchos cuartos ventilados, es diáfana, y caliente en invierno. Claro que te dejo quedarte, amigo, y prometo visitarte yo también si me haces un lugar en tu mesa.
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  59. Gustavo, García Marquez e Isabel Allende son dos de mis autores preferidos en literatura mágica. Un poco más García Marquez, lo reconozco.
    Es un género que me hipnotiza, me encanta, me eleva muy alto.
    mezclar la muerte con los sueños eróticos....
    la carcajada en un entierro...
    el placer de sentir el aire tibio en el cuerpo cuando se ha perdido a alguien, a un amigo quizá.
    Todo es lo mismo, es la vida, que empuja con su belleza.

    ResponderEliminar
  60. Como verás, ando dando vueltas. Muy bello este también. Sos increíble. Vargas Llosa, bueno, es Vargas Llosa. No leí su libro.

    ResponderEliminar
  61. Pues te lo recomiendo: te va a encantar.

    gracias por dar vueltas.

    ResponderEliminar