miércoles, 11 de abril de 2012

Mirando por la ventana...




Llueve. El aire levanta las hojas y los árboles, tristes, ofrecen sus ramas con las palmas levantadas. Llueve, la tarde está desierta y una tristeza mansa se levanta del suelo. Charcos helados, donde van a morir las hojas secas, crujir de pasos solitarios perdidos bajo un paraguas.
Llueve y hace frío. Lágrimas de nieve caen sobre el asfalto, sobre los tejados rojos, sobre las farolas. La tarde se va oscureciendo, húmeda y plateada, envolviendo de acero gris la suave corteza de los árboles. A la luz de las farolas, perlas de agua flotan perezosas, embargando de soledad los bancos del parque. Muere la tarde, perfumada de soledad. 





40 comentarios:

  1. Llueve y hace sol, hace calor y frío (frilor?), se instala la nostalgia y la pena, pero afortunadamente, esta lluvia cesa y después vendrá un radiante verano.

    No sé si me gusta más tu texto o "mi" Gordon Matthew cantando posiblemente la canción más triste del mundo.

    Verás que en breve deja de llover y se impone el sol, niña. Muy bonito, como siempre

    ResponderEliminar
  2. Cuánta tristeza y belleza recogen tanto tus palabras como la canción que las acompañan...
    No deja de ser curioso cómo nos dejamos invadir por una suerte de ciclotimia de los sentidos cuando el tiempo atmosférico cambia.
    Hermoso texto :)

    ResponderEliminar
  3. Letras tristemente bellas. Me encanta ese "muere la tarde, perfumada de soledad"

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Triste, pero bello texto.


    Un momento en el tiempo.


    Bien escrito.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Paisaje típico de un ocaso invernal, donde se conjugan las nostálgias y las tristezas.
    Buena descripción de un momento que a mí, me inspira.
    Te dejo un beso

    ResponderEliminar
  6. Estas son las tardes mas bellas y tristes que he leido.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Nostalgia y miradas de un paisaje que cambia por momentos.
    Un abrazo, Ángela.

    ResponderEliminar
  8. Muy delicada y sentida manera de describir un momento de tristeza.
    Es el tipo de observación que ataca de improviso, en mitad de una travesía. Y crea esa sensación de flotar en otra dimensión, mientras se descubre otra faceta oculta de algo bien conocido.
    Al menos eso es lo que sentí yo al leerla.
    Algo que califica de excelente manera al texto. Y se hace costumbre.
    Saludos, Ángela.

    ResponderEliminar
  9. Hermoso como el aura que te intuyo, querida amiga; la ventana, el cristal y la lluvia es un tridente que utilizo mucho en mis poemas; me gusta esa imagen poética porque siempre me trae a la memoria los más bellos recuerdos, es como si los fabricara, y luego los guardara, para esos días en concreto.
    Maravilloso, eres muy especial, amiga mía.

    ResponderEliminar
  10. Analogias: quédate con la canción jaja.

    No sé...por aquí, en Barcelona, estos días está lloviendo bastante. A mi me encantan los días de lluvia, no voy a negarlo.
    Son días de recogimiento, de una cierta tristeza que viene de la mano de los recuerdos de mi niñez. Recuerdo que los días de lluvia, como no podíamos salir a jugar, mis hermanos y yo nos echábamos debajo de la mesa a leer tebeos, a inventar historias de terror que contábamos con la luz de la linterna enfocándonos los malvados dientes de leche, para darle más énfasis al relato. Jaja que buenos tiempos
    aquellos. La lluvia me los recuerda.

    ResponderEliminar
  11. Si, Trece, parece que somos títeres del tiempo. Al menos nuestra pluma.
    Gracias por venir.
    Me alegra que te haya gustado la canción.

    ResponderEliminar
  12. Has pintado con palabras un bellísimo crepúsculo, de esos en los que sólo caben los colores fríos de un trozo de invierno que se resiste a la primavera.

    Un beso y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  13. Gaucho, un abrazo.
    A veces hay mucha belleza en la tristeza, pero eso, los que garabateamos de vez en cuando un poema, ya lo sabemos.

    ResponderEliminar
  14. Osvaldo:
    A mi la lluvia me ha robado infinidad de poemas, relatos y otras vainas.
    No sé qué tiene, ni que influjo, ni qué poder, pero me desarma, me deja en los huesos pelados.

    un abrazo. Nos seguimos leyendo, y gracias por venir una vez más.

    ResponderEliminar
  15. Gilberto, gracias por venir y gracias por esas palabras preciosas, que me animan a seguir torturándoos.

    jaja un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Pedro Luis, gracias a ti, por perder un poco de tu tiempo precioso en leer a esta loca de atar. Un abrazo y gracias de nuevo por compartir conmigo la tristeza de esta lluvia.

    ResponderEliminar
  17. Arturo, después de leer tu blog, el que por cierto recomiendo encarecidamente, tus palabras de elogio me llenan doblemente de orgullo. Viniendo de ti, un genio de las palabras. Está resultando todo un placer el conocerte. Sigamos leyéndonos, please.

    ResponderEliminar
  18. José Cespedes.
    El poeta de las palabras y las imágenes. Señores: este hombre saca poemas de todos lados. Un placer, amigo, y muchas gracias por venir. En cuanto a mi aura, supongo que unos días estará más clara que otros. Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Mercedes, tu que eres escritora sabes lo dificil qaue resulta a veces describir tanta belleza. Se hace un nudo en la garganta y no se encuentran las palabras adecuadas. Todo cuanto se escriba se queda pequeño. Un abrazo. Sé que me entiendes.

    ResponderEliminar
  20. Alberto

    esa palabra me gusta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. ¿Estas melancólica?, me ha parecido sentir una nube de tristeza.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  22. No, que va. Lo que ocurre es que por Barcelona está lloviendo estos días y la lluvia, aunque me encanta, me pone un poco triste. Todo bien, no sufras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Nunca una tarde lluviosa y desapacible fué tan bien descrita ni recibió tantos elogios que evocan nostalgia.¡ Bravo! Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Gracias Vanten, otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  25. Me impresiona leerte, cuando decido venir.
    La belleza de la soledad cuando la visitas por sorpresa y te paras a verla con atención nos ofrece una gama sorprendente de tonalidades.
    La comparan con la tristeza, yo la entiendo como la serenidad que me falta, como el equilibrio perfecto.
    Ese espacio que anhelamos, cuando pedimos a la vida que se calle por un rato, me es necesario y busco todos los instantes que me ofrece.
    Me da paz leerte, enmedio de mis tormentas interiores.
    Un abrazo desde mi lado.

    ResponderEliminar
  26. Pasé por aquí siguiendo pasos de barro... de momento sigue lloviendo, y me gustan las gotas de esta pequeña tormenta, que son tus letras.

    ResponderEliminar
  27. Me encanta tu prosa poetica...ya lo sabías (como dice la puñetera canción) Me encanta tambien la lluvia, y el cambio que le has dado a tu blog desde que no vengo igual...vamos, que me voy encantado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Hola Ángela,
    ayer fue un día de suerte.
    Encontré tu blog en la inmensidad de la blogosfera.

    Ya tienes un nuevo lector.

    ResponderEliminar
  29. Ines, me alegro de acompañarte en esa soledad de tu tormenta interior.
    Soy una observadora de la naturaleza, cuando miro, cuando observo, no quiero que se me escape nada; no puedo, no debo perderme ese instante justo en que la Hierba crece, porque quizás no vuelva a repetirse ese segundo sublime.
    La lluvia tiene un rumor que me tranquiliza.
    Gracias por entenderme. En cuanto pueda iré a visitarte y a darte un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Luisgar, si, de momento sigue lloviendo pero cuando salga el sol lo hará de una forma rabiosa, no sufras y yo iré a contártelo directamente, un abrazo y gracias por tu visita. En cuanto pueda voy a verte.

    ResponderEliminar
  31. poemas sépticos:

    gracias por la hermosura de la brevedad.

    ResponderEliminar
  32. Castelo, gracias a ti, por la canción y por la dulzura.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  33. Fernando Santos

    muchísimas gracias, nos vemos prontito.

    ResponderEliminar
  34. Zavala, gracias.

    Estos mares blogueros son la mar de revoltosos. Iré a buscarte, lo prometo, a ver que me cuentas tú.

    ResponderEliminar
  35. Entrei para fazer uma visita e adorei.
    Já estou a te seguir.
    Bjs.

    ResponderEliminar