jueves, 17 de mayo de 2012

Historia de una derrota.



Mi madre era una belleza morena de ojos negros, rasgados y profundos. Era una fiera sin domar, de cintura quebradiza y con unos pechos blancos capaces de doblegar los principios del más honrado de los hombres. Pechos de luna, lunares. Delgada y de pelo negro, caprichosa, elegante en el vestir y domadora de voluntades masculinas. Mi padre la quiso cazar en cuanto la vio. Se le doblaron las piernas, se le fundió el corazón y sus ojos azules no miraron más pechos que los suyos. Mucho más joven que ella, adoró sus andares de pantera española, sus flores en la solapa y su cintura de movimientos hipnóticos. Sus caderas al andar adquirían el movimiento y la cadencia de un velero en alta mar. Mi padre andaba con el estómago revuelto y los pensamientos en desbandada, afiebrado y consumido por esos ojos abismales. Preparó todo tipo de trampas. No sabía entonces que en toda esta historia de cazadores furtivos la única sangre derramada sería la suya. Los ojos negros eran una cárcel rodeada de caimanes.




Bajo el toldo de un tugurio
y en la esquina de las putas,
el hombre escribía sus versos
a la luz de una farola.
Nada duele más
que el amor que se desangra
bajo el brillo disoluto
de una mirada lejana.

44 comentarios:

  1. Pobre... hombre...
    ¡Precioso!.
    Besos desde un lugar donde el sol deja de ser hermoso y se convierte en fastidio jajajaja.

    ResponderEliminar
  2. Es que hay que pagar un precio alto por la belleza y la seducción... ¿Le hubiera ido mejor con alguna menos llamativa? ¡Quién sabe!

    ResponderEliminar
  3. Y quien puede contra el magnetismo indomable de una mujer hermosa. Se puede mirar para el otro lado, pero la sangre no dejara de hervir!

    Muy lindo tu poema, mi estimada Angela!

    Besos y se feliz!

    ResponderEliminar
  4. Hermosísimo. Si esa es la madre, lo que será la hija.

    ResponderEliminar
  5. Maite, si ese sol es un fastidio me lo dices y le amonesto. Que mi niña morena y guapa no pase calor. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  6. Analogias, pues no sé si le hubiese ido mejor o no ¡quien sabe!
    mis padres mantuvieron una relación amor odio la mar de interesante durante toda la vida jaja
    pero es mucho peor la indiferencia, creo.

    besazos, linda.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Que razón tienes Gilberto, eso es lo que le ocurrió a mi padre, él intento mirar hacia otro lado pero da lo mismo, siempre acababa mirándola a ella.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Fernando.
    que va, la hija es la que tienes en el perfil. Como verás, poca cosa.

    Aclaro que la de la foto de la entrada no es mi madre, es una actriz.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Ángela.
    Me ha gustado tu estilo. Me ha transportado a un ambiente de película en blanco y negro, donde lo importante son los ademanes, los sentimientos.
    Desfilan imágenes tan reales, tan bien dibujadas, que la sensación es plástica, en 3D.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. No es sencillo llevar un diamnte en la mano sin que traten de arrebatártelo. Mirar para otro lado te puede llevar a perderlo y aferrarte mucho a él, puede terminar en locura.
    Un beso grande Ángela y no te menosprecies, en tu foto del perfil, te ves arrasadora.

    ResponderEliminar
  12. Pocas veces se sabe lo que hay detrás de las curvas, hasta que te das de bruces con ello.

    Un buena y apasionante historia perfectamente relatada. El poema me encantó.

    Besos Ángela.

    ResponderEliminar
  13. Anda, me has dejado del revés. Una historia de pasiones cuyo final deberé imaginar, en parte.
    Gran descripción del objeto de la vigilancia de los grandes reptiles.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Qué cualidad tienen tus relatos, que te atrapan antes de que te des cuenta.
    Tu padre quedó atrapada por la belleza de tu madre y yo atrapado en la red de tus palabras jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. La fiebre, la consunción, el miedo, la muerte misma... No son "cosas" a tener en cuenta cuando pasión y amor se unen... y mientras dura que riesgo tan maravilloso.

    ResponderEliminar
  16. Apresto su cuchillo para combatir los caimanes que quisieran impedirle llegar a su destino, una mirada de ella bastaba para ponerle en orden sus latidos, acompasándolos a sus pasos.

    ResponderEliminar
  17. Presento mis respetos, Ángela.

    Sólo he leído esta entrada. Es preciosa.

    Una mujer hermosa parece que lo es más cuanto menos se describe...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Gracias Petra, viniendo de ti es todo un cumplido. He pasado por tu blog y me parece estupendo. Enhorabuena por esa publicación de tu relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Osvaldo, gracias por el piropo. Me has alegrado el día.
    Que buena esa metáfora del diamante, antiguamente para saber si una moneda era buena se mordía, menos mal que eso ya pasó a la historia jaja.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  20. Teresa, ya, estoy de acuerdo. Detrás de una curva cerrada puede haber un precipicio.

    metáforas y más metáforas, es lo que tienen las curvas, los diamantes, las panteras...

    ResponderEliminar
  21. ;e gusta como escribes.
    Siempre es mejor sentir, se vive más.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. El cazador cazado. Y lo malo es que los hombres sabemos que en el fondo, esto es así. Siempre decidís vosotras.

    Me ha parecido leer un comentario de alguien dudando de tu belleza berlinesa. Que no me entere yo.

    ResponderEliminar
  23. Es inmenso, amiga mía; tienes una facilidad increíblemente para retratar, de un modo muy vívido, los ambientes; pero es mucho más asombroso el modo de dibujar las emociones humanas, tu narrar se graba a fuego y produces unas imágenes que nos dan una idea muy clara de las emociones que quieres regalar en tus relatos.
    Eres una persona muy interesante amiga mía, no me cansaré de repetírtelo.

    ResponderEliminar
  24. Me encanta la descripción de esa fiera llamada mujer, domadora de hombres...¡ole!.
    Aunque el pobre tendrá que aceptar su final sangriento.
    Besos.
    Gracias por visitar mi blog, te espero siempre que quieras.

    ResponderEliminar
  25. M, yo estoy tan atrapada en tus palabras como tú de las mías. Es una admiración de ida y vuelta.
    Y tus fotografías son la hostia, buenas, buenas.

    ResponderEliminar
  26. Pablo García. Si, tienes razón, nadie piensa en los riesgos cuando se asoma al abismo negro de unos ojos.
    Me encantan tus palabras.

    ResponderEliminar
  27. El conocimiento...

    gracias, prometo pasar a dejarte una rosa en la ventana.

    ResponderEliminar
  28. mientrasleo, que buen descubrimiento ha sido tu blog. No pasa un día sin que me asome a ver lo que has colgado.

    gracias.

    ResponderEliminar
  29. José. Seguramente, como tú muy bien dices, somos nosotras las que elegimos. Pero ¿sabes? como dijo García Marquez: el corazón tiene más cuartos que un hotel de putas. En el mio cabéis todos vosotros.
    yo os adoro.

    ResponderEliminar
  30. José Cespedes:

    Eres un encanto, a mi me sucede lo mismo contigo. Salgo de tu blog alborotada y muerta de envidia hacia aquella que te inspira esos versos de amor.
    Un abrazo sincero.

    ResponderEliminar
  31. Laira, no lo dudes ni un momento: en tu blog nos vemos.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Hola Ángela, vaya homenaje a una madre arrasadora... muy bueno, y sobre todo el poema final.
    Te dejo un beso al alma...

    ResponderEliminar
  33. Ángela:
    Podría decir con fundamento una infinidad de cosas bellas sobre tu entrada: la descripción de los actores, los sentimientos, el poema final; pero, no hay manera de evaluar o calificar una obra íntima, fruto de muchos desvelos e intrigas, como lo ha de ser la relación entre los progenitores.
    Es más que curioso que yo haya escrito un texto algo similar, aunque no igual; entre una mujer bellísima y un hombre enceguecido de amor.
    Ello podría significar que no fue tan raro lo que les sucedió, aunque para los involucrados, haya sido un mundo. Así nos pasa todo el tiempo, a todos, con todo.
    Un abrazo, con los ojos cerrados (por las dudas).

    ResponderEliminar
  34. !!Hola,Angela!!

    Hay amores q nos arrastran hasta la locura,y aun sabiendo,q nos van a encadenar de por vida,nos lanzamos a su nucleo.Q bonita historia de amor la de tus padres,me ha fascinado la forma q describes a tu madre,seguro q si te pareces a ella debe de ser muy guapa.

    Una entrada magnifica.Gracias por tu visita y amables palabras a mi humlde espacio.Muchisimos besos,Angela.

    ResponderEliminar
  35. Paula, muchas gracias. Ha sido todo un placer descubrirte.

    ResponderEliminar
  36. Arturo, seguramente historias de amor de este tipo deben haber muchas, muchas.
    Por cierto voy a buscar esa entrada tuya que mencionas, que ahora no recuerdo haberla leído.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  37. Lady Celeste, muchas gracias. En cuanto a tu blog, es estupendo.

    ResponderEliminar
  38. Amores ciegos hay a montones pero es cierto que nos ha transportado a historias de película en blanco y negro. Amores que matan y seducen al mismo tiempo.
    Encantado de haber pasado por tu espacio, Ángela.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  39. ...al final uno de alguna forma se desangra igual y si me dan a elegir, prefiero hacerlo de esa forma, con una mujer así...

    saludos desde el fin del mundo.

    Tomás

    ResponderEliminar
  40. Bello escrito, que cuenta una historia de pasión irreprimible, de esas de cine. Está claro que la atracción no la podía contener tu padre y poco le importaban las consecuencias de la misma, y es que cuando uno entra en el mar lo hace sin miedo a mojarse.
    Me ha gustado tu estilo, Ángela.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Mos volveré muchas veces a las orillas de tus palabras, descuida. Muchas gracias por pasarte por aquí, es un gran placer.

    ResponderEliminar
  42. otrovikingo, tienes razón si hemos de desangrarnos esa no es una mala manera.

    gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Isabel que hermosa metáfora la tuya. Sí, el mar puede ser tan hermoso como traicionero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar