martes, 8 de mayo de 2012

Una noche de sueño esquivo






A veces me sumerjo en un estado extraño al que no sé si llamar locura, indiferencia hacia el entorno o introspección. De cualquier manera, me gusta estar ahí y además tampoco puedo elegir. En ocasiones llego por mi propia voluntad, otras simplemente me dejo envolver por ese abismo nebuloso y me dejo llevar.

¿Son mis personajes una prolongación de mi locura, de mis miedos, de mis deseos ocultos?



¿Son la mano que empuña la espada, la voz que habla, el puño cerrado que golpea?
Una vez me enamoré de un personaje.

Era una noche de sueño esquivo, de farola intermitente, de sirenas de ambulancias, de llantos de bebé ahogados, de amores perros, de sábanas con claros instintos asesinos que se aferran al cuello. Le di vida. Fue un parto rápido, me aferré con fuerza a los ángeles de madera de la cama y apreté los dientes. Salió mirándome a los ojos. Nos debíamos cosas, lo sabíamos ambos desde el principio.

Yo le di la luz a sus ojos negros, el color de su pelo y la rabia de sus dientes. La dulzura de sus labios y la miel de sus dedos. Coloqué un traje negro sobre una silla y le dije: vístete, mañana te pensaré una vida.

Le busqué un alojamiento bohemio, un sudor, una guitarra, un rayo de sol para el pelo, una máquina de afeitar, un imán para su nevera. Un trabajo inestable, facturas, un pasado triste, un amor imposible, una madre tirana, una hermana lasciva, un sueño utópico.


30 comentarios:

  1. Aimga Angela; pienso que cada uno crea los personajes de acuerdo con su personalidad y les trasmite la vida que le dicta sus sentimientos ; nadie da lo que no tiene.
    Aunque digamos que nuestros escritos no tienen nada de autobiográficos no es del todo cierto, al menos así lo pienso.
    Unabrazo

    ResponderEliminar
  2. Espero que esa creación, además de cobrar vida, entre en acción y nos lo hagas saber.

    Tus personajes son parte de ti misma, de tu locura y tu cordura, está claro, pero no prescindas de ellos, por fa.

    ResponderEliminar
  3. Nuestros personajes nos definen, ahí estamos de acuerdo. Lo mejor es dejarles salir sin hacerles preguntas de por qué son así, por qué están locos o demasiado cuerdos, por qué son violentos, cobardes, bravos, guapos, gordos, feos. Que vivan su vida y con ella se lleven nuestras miserias. Y por supuesto, que hagan lucir nuestras virtudes, claro.

    El que has dado a luz parece peligroso. A ver qué dice ahora.

    ResponderEliminar
  4. Pero seguro. ¿Leiste las ruinas circulares de Borges? Y como dice josé cruz, los personajes nos crean

    ResponderEliminar
  5. Y es que, a veces, nuestro estado de ánimo es el que refleja la anatomia física y el consciente de nuestros personajes.
    Muy buena Entrada, Ángela.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Angela...." Una noche de sueño esquivo "
    Me ha encantado tu relato nunca e imaginado un personaje, si imaginar como es una persona sin conocerla.

    ¡¡¡ muy interesante !!!

    un beso

    ResponderEliminar
  7. Te devuelvo la visita y me has llenado de envidia sana, porque escribes muy bien y encima eres seguida por un montón de gente.
    Yo seré uno más.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Conozco esa sensación que has descrito, Angela; se trata de una indiferencia obligada, un cortocircuito que rompe los cabos que nos sujetan a la cordura y nos sumergen en algo que (equivocadamente)tachamos de síntoma de locura y que en realidad es un estado natural del ser humano; un viaje iniciativo a la fuente de la eterna lucidez.
    Me ha hecho gracia lo que has dicho de enamorarte de tu personaje (las descripciones, magistrales; por supuesto), porque se parece mucho a lo que me sucede a mí; no es un personaje que pueda quedar reflejado en negro sobre blanco; es más un recuerdo retroalimentado por todas las sensaciones bellas que, a menudo, me son esquivas y configuran un universo personal habitado por una ilusión de la que me he enamorado y a la que le he entregado mi corazón.
    Hermoso, como siempre, visitarte; querida amiga, tu modo de escribir siempre me acaricia.

    ResponderEliminar
  9. Si te ayudó en algo,considéralo bueno, la imaginación a veces ayuda a salir de situaciones tristes o rutinariarias.

    UN SALUDO JAENERO.

    ResponderEliminar
  10. A veces los personajes nacen de momentos de dormida consciencia, y otros de un trastornado insomnio, pero cuando llegan, está en nosotros darles cabida en nuestro mundo demente.

    Felicitaciones por tu parto Ángela.
    Yo llevo unos cuantos días intentado parir mi tercer personaje, pero mira que se resiste; ahí tengo a los otros dos dedicados a la vida contemplativa. :)

    Besitos y buena noche.

    ResponderEliminar
  11. Hola Angela! Pasé a devolverte tu visita por mi blog y me he llevado la grata sorpresa de encontrar tus letras! Realmente escribís muy bien y ya iré pasando por el resto de tus obras. Hoy leí este "parto literario" y "el árbol de zapote..." AMBOS EXCELENTES! Me quedo por tus espacio! Un abrazo desde Argentina!

    ResponderEliminar
  12. No es nada preocupante...yo cada noche me invento una...y sigo aquí tan campante...no pasa nada por eso...me ha encantado...un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  13. Nuestros personajes son parte de nosotros mismos, a veces ni nos damos cuenta...

    ResponderEliminar
  14. José María, comparto tu comentario. Sí, nuestros trabajos contienen más de nosotros de lo que pensamos.
    Nadie da lo que no tiene, esa frase tuya me ha dado mucho que pensar.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  15. Analogias, gracias. En realidad la cordura sólo me sirve para comprobar lo loca que estoy a ratos jaja

    gracias niña.

    ResponderEliminar
  16. Jose Cruz: mis personajes deambulan como recordatorio de la oscuridad que llevo dentro, también de la belleza.
    En sus actos a veces, incluso de manera velada para mi, veo todo aquello que desearía hacer y no debo.
    ¿son ellos nuestra voz, la boca, la mano?
    Me conozco mucho mejor desde que escribo, porque ellos me gritan a la cara lo que yo no me atrevo a decir mirándome al espejo.
    Incluso a alguno lo he matado por llamarme: mediocre. Después lo he perdonado, claro.

    un beso...

    ResponderEliminar
  17. Fernando Garriga:

    No, no he leído ese libro de Borges. Prometo colocarlo en mi lista de pendientes. Me van a faltas vidas para leer todo lo que quiero. De momento estos días he acabado El túnel, de
    Sábato. Una gran novela.

    Gracias por tu visita. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Pedro Luis, el estado de ánimo es el timón que dirige nuestras palabras, dalo por hecho. Y más factores: la luna, la lluvia, un dolor, una pérdida, el desamor, un aniversario.., mil cosas.

    un besazo.

    ResponderEliminar
  19. Doris ¿nunca has imaginado un personaje? pues es algo muy grande, en serio.Placentero, vertiginoso.
    Dar vida, aunque sea ficticia, nos hace sentir grandes, poderosos. Dar también significa, quitar, y eso nos convierte en casi dioses.

    bla bla bla...

    un beso enorme.

    ResponderEliminar
  20. Epífisis:

    gracias, y no sientas envidia. Un blog es como una plantita: si la vas regando crece :)

    no eres uno más...

    abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Ángela:
    Una confesión particular, donde nos relatas con maestría el nacimiento de tus personajes.
    Me encantó.
    Y me hizo recordar a "Las ruinas circulares", un magnífico cuento de Borges.
    Ambos, desde diferentes ópticas, plantean un mismo hecho. Si no lo hubieses leído, no pierdas la oportunidad de hacerlo.
    Un beso, Ángela.

    ResponderEliminar
  22. Céspedes

    Espero que no le hayas entregado tu corazón entero a esa ilusión retroalimentada por sensaciones hermosas, y dejes un poco para nosotras, tus fieles seguidoras.
    Gracias por tus aportaciones, son muy valiosas.
    Ese cordón umbilical que nos separa de la locura llamémosle cortocircuito, es el que nos mantiene ilusionados, vivos.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Ana, la escritura es beneficiosa, tenlo por seguro. Recuerda que al liberar sentimientos abrimos una puerta a nuestros miedos, a los fantasmas y monstruos que viven torturándonos. Si les dejamos salir, sentimos alivio, aunque luego vengan otros...

    ResponderEliminar
  24. Teresa, estaré atenta a ese tercer personaje tuyo.
    Por cierto, hermosísimo tu poema, las imágenes también.
    Lo recomiendo a todos.
    Señores: pasen por el blog de Teresa, que es una maravilla.

    ResponderEliminar
  25. Verónica M.: gracias, estaremos en contacto. Nos leemos ¿ok?

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Fibonacci, eres un encanto con talento, mucho.

    Claro que no pasa nada por andar un poco loco. Es más sano que andar ciego y aburrido.

    ResponderEliminar
  27. GaMyr. Cierto, todos esos personajes conviven dentro de nosotros, solo debemos ponerle un traje y darles un empujoncito, el resto ya lo ponen ellos solos.

    Un abrazo, nos leemos.

    ResponderEliminar
  28. Arturo, como eres el segundo en recordarme la existencia de ese gran cuento de Borges, me lo voy a comprar enseguida, para leerlo y contaros mis impresiones. Gracias, amigo mio. Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Nuestro inconciente siempre anida un personaje, en buena hora haberlo parido, no olvides que la vida se la pones tú, y ahí si llevará incorporado todo lo tuyo.
    Buena entrada .
    Te dejo un beso

    ResponderEliminar
  30. Gracias Osvaldo ¡que razón tienes!

    un abrazo.

    ResponderEliminar