martes, 26 de junio de 2012

camaleones del color de la flor de lima...




Y que conste que no envidio sus suaves caderas de leche.
Ni que la fotografíes de perfil mientras se lava los pechos.
Tampoco me parece mal
que le prestes tu sombrero  a lo Walt Whitman,
ni que le lies un joint, y se lo enciendas
y se lo coloques suavemente en la boca.
Que conste que no me duele demasiado que le cantes Love mi tender
mientras la  miras al fondo  de sus ojos acantilados.
Encuentro escandaloso que le cuentes, en cambio, las aventuras
de Kerouac,
y que la llames Mary Lou, sólo para besarle los pies.
Que conste que no me importa que pintes mandalas en su espalda desnuda,
que empieces por la suave curva de su culo trémulo de nectarina
para terminar, rendido, en la perfumada selva de su nuca.
Que conste que no me importa que le prestes el abrigo negro,
ése que te hace parecer a Oscar Wilde.
Tampoco me parece mal que le prestes nuestro espejo,
aquel que utilizó Gauguin para descansar sus ojos
de mil soles abrasadores,
ese espejo negro de incierta profundidad
donde el pintor moría de vértigos abismales.
No me  importa que le regales al piano
una íntima sinfonía de Tchaikovsqui
donde sólo escucharán, expectantes,
un grupito de camaleones extasiados.
¡Pero por dios, no le prestes mi champú con olores a frambuesa y mango!




67 comentarios:

  1. jajaja, pero Dios! Qué nivel de intelectualidad hay por estos lares, niña!!!!

    ResponderEliminar
  2. jo, que lo acabo de colgar, si no me has dejado ni poner la música.

    que te quiero, niña, jajaja

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito Ángela y nos vas llevando en ese reparto de los detalles femeninos que en este caso son "usurpados" y a los que vas dando un placet continuo hasta llegar a ese final donde se rebela el instinto de la mujer que en buena lógica lanza el grito y dice: "¡...Pero por Dios, no le prestes mi champú con olores a frambuesa y mango...!"
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
  4. No, eso si que no.
    Me ha encantado. Fantástico e informal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. !!Hola,Angela!!

    Q gracioso ha estado tu relato.Me ha fascinado la parte en la q dice...que empieces por la suave curva de su culo trémulo de nectarina
    para terminar, rendido, en la perfumada selva de su nuca.Cuanta poesía en tan pocas palabras.
    Maravilloso,muchísimos besitos,Angela.

    ResponderEliminar
  6. Asi me gusta, que estés dispuesta a todo, menos a perder el toque revelador de la feminidad: "el champú". Me ha gustado mucho es de una gran originalidad.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Santo cielo, que bello texto, me ha encantado de la forma que has narrado y me que quedado con los deseos de leer mas.
    Un abrazo fuerte, querida.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡Hasta ahí podiamos llegar!!! eso si que no, los utensilios de aseo son personales, y más con lo que vale el botesito en Mercadona que se ha puesto por las nubes...un besote y como siempre me ha encantado.

    ResponderEliminar
  9. ¿Tu champú? ¿El de olor a frambuesa y mango? ¿Le presta tu champú?... Eso es imperdonable. No me extraña que estés harta. Yo , yo,... no sé que le haría yo. Pero tú eres demasiado buena, demasiado condescendiente, querida. Por eso le presta tu champú, porque te conoce, porque sabe que se lo perdonarás...

    ¡Ay! qué cruz, señor. Qué pasada de cruz tienes con este chico tan dadivoso con lo que no es suyo.

    Un besitooo para ti, Ángela. Me has hecho sonreir, y me has sorprendido.

    ResponderEliminar
  10. Ah!!! La música: apropiadísima y preciosa.

    ResponderEliminar
  11. Ahhhhh noooo....!!! con eso no jodan...
    A mí que no me tomen el vino que tengo en la heladera.
    Me has hecho reír Ángela, gracias.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Lo del champú es una puñalada trapera por la espalda.

    No sé puede sobrevivir a eso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Oye es que el champú y la crema de la cara, son sagrados, a ver cuando se enteran...¡Y yo con estos pelos!

    Muy bueno.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  14. ¡Al menos jocoso!... La rebeldia del que lo tiene todo perdido...

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Elvis está vivo, y si no que me lo demuestren.
    Un placer... que digo!! un gustazo pasar por aquí entre tan elegantes e inmortales letras.

    BESOS

    ResponderEliminar
  16. Pero Angela, un champú no se le niega a nadie, a menos que estés un poquito celosa (o ella sea más joven).
    muy bello relato, me encantó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Una completa intelectualidad inicial y un final inesperado. Que se compre su champu!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Ángela:
    Muy bien logrado.
    Tanto el texto precedente, como el remate humorístico (o no tanto, si eres la dueña del champú) me gustaron mucho.
    Es cierto, hay cosas tolerables, miles de ellas; pero, hay otras que son insoportables. Con esas, es mejor que no se meta nadie...
    El cabello de una dama es sagrado.
    Un beso en la mejilla (sin rozar la cabellera).

    ResponderEliminar
  19. Rafael, si bueno, amigo mio, en esta vida hay asuntos perdonables: otros no jaja.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Pedro Luis, me alegro de que estés de acuerdo conmigo.
    Es que no sabés lo bien que huele ese champú.

    ResponderEliminar
  21. Lady Celeste, gracias cielo.

    en el final sólo busco desdramatizar un poco jaja

    ResponderEliminar
  22. Jose Manuel, siempre trato de buscar eso: la originalidad. Dificil asunto ese, no creas.

    un beso con olores a champú. Los pasillos interiores de mi cabeza igual andan bastante vacíos, pero los exteriores huelen de maravilla jaja

    ResponderEliminar
  23. Noris Marcia, muuuuuchas gracias jaja

    un abrazo muy muy fuerte.

    ResponderEliminar
  24. Fibonacci de mi vida, tú si que me entiendes jaja con lo que ha subido todo ¿verdad?

    un besazo, chico solicitado.

    ResponderEliminar
  25. Petra, siempre me entiendes, ya veo. Sí.

    jajaja me alegro si os he hecho sonreír un rato.

    ResponderEliminar
  26. Sí, la verdad es que esa canción me encanta.

    ResponderEliminar
  27. Osvaldo. ¡cómo te entiendo! a mi me quitan el champú y la lío parda, pero ¡que te quiten a ti el vino de la heladera! como mínimo deberías hacer un poema sobre el asunto.
    yo te apoyo, amigo mio en ese grave asunto, si señor.

    jaja un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  28. Toro salvaje, veo que entiendes mi desolación.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  29. Teresa, si me quita la crema de la cara igual lo agarro por el pescuezo y le escribo, no un poema, sino un relato de terror del bueno, de esos en los que hay decapitaciones y esas cosas.

    jajaja sois la leche, os tengo que adorar.

    ResponderEliminar
  30. Pablo Garcia,

    ah!..., ¡el amor!

    un abrazo Pablo, que pases un buen verano.

    ResponderEliminar
  31. Luis, que Elvis está vivo lo sabemos todos.

    El Rey anda todavía en mi corazón alborotando con el terremoto de sus caderas.

    ResponderEliminar
  32. el molí...

    ¡que va a ser más joven! lo que es más fresca jaja

    un besito, Molí.

    ResponderEliminar
  33. lapislázuli, bueno, Walt Witman me encanta, también Truman Capote y los demás, Kerouac, Wilde... Sólo quería hacerles un pequeño homenaje a tantos artistas maravillosos.

    ResponderEliminar
  34. Si, mi buen amigo Arturo, yo soy la dueña del champú: la dama ultrajada.

    Igual tú, dueño de ese porte tan caballeroso, querrías defender mi honor batiéndote en duelo con el profanador de mi armario de utensilios de baño.

    jaja un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Uf, Ángela, buenísimo. Me encanta como expresas ese dolor, reprimido por la cordura, pero en el que a la prota se le ve el plumero. Hasta que no puede soportar más y salta por el champú, cuando todos sabemos que le molestó más lo del mandala.
    Felicidades. Es genial.
    Un montón de besos, ojos de mar.

    ResponderEliminar
  36. oh Angela, este sí que es bueno. Claro que sacando lo del shampoo me has dado muy buenas ideas, mirá que dibujar mandalas en su espalda.
    Sí, con sangre los dibjaré.

    ResponderEliminar
  37. Gracias Julio, y lo que a mi me cuesta hacer un poema, ¡dios! y tú los escribes de a pares.

    si es que el poeta eres tú...

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Fernando, ¿tú también?

    ohhhhhhhhhhhh

    jaja
    un abrazo. Me tengo que poner en serio con esa historia estupenda que vas escribiendo, que si mal no recuerdo va casi por el final.

    ResponderEliminar
  39. ¡Todo tiene un límite y hay cosas por las que no paso!

    Muy bueno, genial diría yo. Me ha gustado mucho y te felicito.

    Faltaría más, mi champú, pero qué se ha creído:):):)

    Gracias por tu visita y tus palabras

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Trini, es un gran placer pasear por estos mundos del blog y encontrar tanto talento, el placer es todo mio, por cierto: felicidades.

    ResponderEliminar
  41. Nada de compartir secretos, privacidad..
    Precioso, de verdad que sí.
    Besos

    ResponderEliminar
  42. Una cosa es el intelecto,y otra muy diferente las cotidianeidades! Muy hermoso el texto,sensual y erótico( hasta en su magistral giro)Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  43. Gracias, mientrasleo. Me gustan mucho tus entradas: me iluminas, me ilustras.

    un beso.

    ResponderEliminar
  44. luna roja.

    con estas calores, con los colores vivos del verano, con los olores, todo está tan bonito que la sensualidad nace sola..., muchas gracias.

    ResponderEliminar
  45. Muy interesante, me gusto :D espero y leas mi nuevo poema n_n

    ResponderEliminar
  46. Erick, ya mismo estoy por ahí leyendo ese nuevo poema. Un abrazo y muchas gracias por venir a visitarme.

    ResponderEliminar
  47. Me encanta como lo has descrito. Despues lo leí con el fondo de Elvis, con ese ligero toque de radio antigua rozando la gramola y le da un giro de 360º.
    Creas adicción, que lo sepas.

    ResponderEliminar
  48. Muy ingenioso Angela,
    que tengas un buen fin de semana.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  49. Gumer ¿en serio?

    mil gracias.
    y mil besos.

    ResponderEliminar
  50. Ricardo, buen finde también para ti.

    gracias y un beso.

    ResponderEliminar
  51. Angela..." Camaleones del color..."

    He empezado a leerte y me dije pobrecita, ha de estar resignada y a compartir con otra la infidelidad de el,lo que menos he pensado que eres fanàtica por los olores a frambuesa y mango jajajaj

    ¡¡¡ divertido relato !!!

    un beso

    ResponderEliminar
  52. jajaja, dios, me muero de la risa ¡que no es autobiográfico, por dios!

    no sufráis por mi, que aún nadie me ha cambiado por otra, ni han sustituido mis besos, ni han invadido el lado de mi cama.

    os adoro.
    te adoro dolly.
    eso si, con el champú soy un poco estúpida, y con los libros también. Libro que presto (y me cuesta) luego lo reclamo.

    un beso desde una Barcelona que revienta de colores y de calores.

    ResponderEliminar
  53. Al final me cogiste el champú!.
    Muy bueno, un saludo.

    ResponderEliminar
  54. Lo que está cerca de la nariz, también está de la boca. ¿Qué es eso de prestar partes de la esencia?.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  55. Me ha gustado como quitas paja de lo esencial, pero ahora todo el mundo
    intentara robarte tu champú con olores a frambuesa y mango jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  56. Alfred, muchas gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  57. Jorge, bienvenido. Intentaré que no sea así.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  58. En este escrito, haces un despliegue de conocimiento y buen gusto para contar una historia. Me pareció un texto muy creativo.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  59. Muchas gracias Humberto, intento ir mejorando un poquito más cada dia. Hace poco que escribo, esto es un camino de constancia, constancia y trabajo. Tú lo haces muy bien, tu blog es estupendo.

    ResponderEliminar
  60. Ángela, me quedo por aquí. Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  61. Acracia, también yo me quedo en tu blog. Me gustas.

    gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  62. Si es que hay cosas que nunca deberían de compartirse después de haber sido compartidas, entre ellas el champú:) Me ha encantado!!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  63. Excelente.

    Todo hace pensar que la Literatura actual depende mucho más de los escaparatistas de los grandes comercios que de la inspiración y el oficio de los escritores...

    Beso.

    ResponderEliminar
  64. Me encanta, me encanta y me encanta. No sé decirte nada más, hace tiempo que no me pasaba por el blog y ya me ha conquistado de nuevo.

    ResponderEliminar
  65. Salamandra a mi me encanta que te encante. Un besazo.

    ResponderEliminar
  66. amigo mortal, escribir es lo suficientemente satisfactorio para mi como para que sea la mejor recompensa.

    un abrazo de verano.
    ¿en que se diferencia uno de verano a uno de invierno? los abrazos de verano son mucho más sensuales.

    ResponderEliminar
  67. inmigrante de los versos, hay cosas que no deberían compartirse, es cierto.Tú ya has visto cuan tolerante soy, pero algunos asuntos rozan el mal gusto.

    un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar