viernes, 15 de junio de 2012

un poemita canalla






He ido a pedirte sal,
con la alocada ilusión
de introducirme en tu cama.
Pero me ha abierto la puerta
una criolla,
negra y dulce como el chocolate
o el maíz.
Al fondo tú descansabas en el catre,
recuperando los ritmos
con las vergüenzas al aire.
Has visto el enojo
en mis uñas afiladas,
has oído el alboroto de caballos
en mi vientre,
y en el vano de la puerta
me has susurrado bajito
acariciando mi espalda:
si te bajas las enaguas
en el patio de manzanas
yo sujeto tus caballos
morena.

y no me has dado la sal...






este poemita es algo antiguo, pero mis nuevos amigos no lo habéis leído. Para vosotros, que os adoro, que lo sepáis. Y Teresa: gracias por tu maravilloso regalo, una vez más.

61 comentarios:

  1. Una poemita que es un placer para los sentidos. Y es otra cosa, también. Es una historia. Porque detrás de cada verso se intuye un mundo, un pequeño universo con sus claves, que no explicas pero puedo imaginar.
    ¿Por qué no contar también historias mediante el verso?
    Esos caballos son sorprendentes, pedazo metáfora.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me pareció buenísimo la primera vez que lo leí. Lo he leído muchas veces y no me cansaría nunca de seguir haciéndolo.
    Tiene algo muy especial, visceral. Es canalla, sí. También sensual. Muy de piel húmeda.
    Besos, ojos de mar.

    ResponderEliminar
  3. No sólo me ha parecido ameno (que la poesía y yo no nos entendemos muy bien) sino que además es divertido.

    ;))))))

    ResponderEliminar
  4. Igor, me temo lo peor: que soy demasiado transparente.

    un beso, barcelonés.

    ResponderEliminar
  5. El conocimiento
    es una perla


    gracias.

    ResponderEliminar
  6. Julio, gracias jaja

    si, de piel húmeda, de paredes azules y escaleras frescas encaladas, de aromas con olores a mazorcas y mantequilla,de grandes palmeras y dátiles maduros, de dulces de caña de azúcar.

    un beso, madrileño.

    ResponderEliminar
  7. Analogias, a mi la poesía me derrumba por dentro, me encanta, ojalá supiese escribirla dignamente, pero de momento me muevo en ella como un elefante en una cacharrería.

    un beso enorme.

    ResponderEliminar
  8. Quién necesita la sal entre manzanos?? Metáforas equinas que dibuja la ansiedad física de los amantes.
    Olores, formas, recuerdos llenos de sensualidad.
    Me ha gustado mucho. Eso quiere decir que siempre has escrito bien...

    Un besoooo

    ResponderEliminar
  9. Humor y calidez humana, aunque lo peor es ese final en que el protagonista que narras del poema, se va sin que "le hayan dado la sal".
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
  10. ¡Que maravilla de Poema canalla!
    Me ha encantado.
    No te ha dado la sal, pero ha puesto toda la pimienta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Angela, siendo de tus nuevas lectoras debo agradecerte por reeditarlo. Es una joyita de sentimientos y metaforas
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola Ángela!

    ¡Vaya con el pícaro vecino! No desaprovecha una.
    Me ha gustado ese aire picante, sí señor. Me alegro que lo hayas reeditado, pues por falta de tiempo no solemos entrar en entradas (valga la redundancia) más antiguas.

    Y que conste que el honor es mio por tener a una estupenda narradora como amiga.

    Un besito Ángela,

    ResponderEliminar
  13. Vaya con el poemita canalla!!, yo creo que no iba por la sal, iba por la pimienta de la vida.
    Muy original y gracioso, ha sido todo un placer pasar por aquí, volveré.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Entre la sal y la pimienta y las enaguas sin bajar...me ha gustado, aunque al final el vecino se la trajinará...un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Has hecho bien en sacarlo de nuevo porque yo no lo había leído, soy nueva como ya sabes, no te había visitado nunca, es la primera vez que lo hago, porque tú me has visitado, gracías por hacerlo, he venido a corresponder a tu visita, como suelo hacer, me he alegrado que me visites, porque así he conocido tu blog, me ha encantado, te volveré a visitar, si no te importa.
    Vaya por donde salió la sal, vaya con la criolla, vaya con lo que te encontraste, entre la sal, las enaguas, los caballos en el vientre, las manzanas y todo lo demás, y al final no hubo ni sal ni ná de ná.
    Bonita poesía mu flamenca y mu sala.
    Me encanta que tengas a mi bonita ciudad presente desde que has leído mi poesía, como me dices en tu comentario.
    Besos de esta nueva amiga bloguera.

    ResponderEliminar
  17. No lo habìa leìdo, y me gusta.

    Sensual poema.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Un escrito bien pícaro que no necesita otro condimento que leerlo un par de veces.
    Hermoso Ángela.
    Te dejo un beso, y en mi casa por las dudas, siempre sobra sal.

    ResponderEliminar
  19. Petra Acero, un apellido de metal para una dama con el corazón muy tierno: gracias.

    ResponderEliminar
  20. Rafael, el menor de los males es la falta de la sal...ohhh

    gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Pedro Luis, no, no me dio la sal, ni bajó al patio de manzanas, al final cerró la puerta y se lió con la criolla de labios de chocolate...
    en fin, así es la vida.


    un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Lapislázuli, este poemita tendrá unos meses, lo que ocurre es que a medida que voy teniendo nuevos amigos, me gusta desempolvar alguna de las cositas más viejas para que las leáis.

    nos vemos en tu blog.

    ResponderEliminar
  23. Canalla, pero sencillo y muy divertido. Y eso que no soy demasiado de poesía :)

    Besines

    ResponderEliminar
  24. Ángela:
    ¡Qué bueno!
    En pocas palabras has desarrollado una historia de deseos incumplidos -por un lado- y de un previsor caradura, que no deja cerrada la puerta, por el otro. Llegado el caso, ya sabe dónde abrevar y domar potros salvajes.
    Tiene todo ese desenfado metafórico, necesario para que se torne agradable a la lectura.
    No lo conocía, lo que me hace imaginar los tesoros que me estoy perdiendo...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Gracias Rober, la verdad es que adoro la sencillez en los poemas.

    ResponderEliminar
  26. Arturo gracias por los elogios.

    un beso grande.

    ResponderEliminar
  27. Ese tono que se impone al decir "morena..."
    Me gusta la doble lectura.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Buenas metáforas un poema simpático.
    que disfrutes el fin de semana.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  29. No, nunca habia leido el poemita,
    pero me ha encantado su ritmo y su
    miedo como todo lo que se descubre en la tierra. Un abrazo, Angela.

    ResponderEliminar
  30. Ángela, perdona, tenía pendiente visitarte y agradecerte tu visita.
    Este poema realmente sabe a romance antiguo. Me encanta. Hoy ya nadie escribe así,y tú has sabido recuperar ese cantar de entonces sin caer en tópicos.
    Felicidades, Ángela.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. gracias Miguelangel, por cierto, te he dejado unos cuantos en el tuyo.

    ResponderEliminar
  32. Es muy hermoso el poema, muy vivo, muy fresco, transparente... Y elegantemente sensual. Gran disfrute. Gracias por pasarte por mi blog. Vuelve siempre. Un beso de sal...

    ResponderEliminar
  33. Un poemita con mucho arte. Lo conocía de antes, y tiene un no sé qué, un gustillo insinuante.

    Besos desde el sur.

    ResponderEliminar
  34. No soy de leer poesía pero he de confesarte que es la primera que leo y quiero seguir leyendo, de verdad te digo.Me resulta preciosa, visceral, erótica, divertida, canalla...
    De salto en salto he llegado hasta esta morena de caballos desbocados y si no te importa quiero seguir sus pasos. Saludos desde Tenerife y te dejo enlace de mi blog por si quieres conocerlo.
    http://gofioconmiel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  35. Broche final impresionante querida amiga :)
    Eres una escritora con infinidad de recursos, salta a la vista esa maestría en el sentir y en el decir; inigualable también en la descripción de ambientes y personajes; aunque está diseñado a modo de poema nos hacemos una idea muy clara en la mente de esas situación.
    Maravilloso, como siempre.

    ResponderEliminar
  36. Tremendamente seductor, por la palabra, las imágenes y la propuesta abierta que destila.

    ResponderEliminar
  37. Sterki, muchas gracias. En el poema me cuesta más moverme, pero ahí ando...

    un abrazo.
    veo que has colgado cosas nuevas: te comento ya mismo.

    ResponderEliminar
  38. José Cespedes, tus elogios me van a sacar los rubores, ya verás..., en serio, muchas gracias amigo, ya sabes que adoro tus poemas y tus fotos.
    un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  39. Gloria, por supuesto, me encanta tenerte por aquí, luego voy a curiosear tu blog.

    un abrazo.:)

    ResponderEliminar
  40. Luis, mi chico sureño, que últimamente me tiene loca con sus poemas.., gracias.

    un beso.

    ResponderEliminar
  41. Sabagg, claro que volveré por tu blog, dalo por hecho.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Noris, muchas gracias. El otro día pasé por tu blog y te vi allí, retratada y sonriente. ¡¡Guapa!!

    guapa y buena escritora.

    ResponderEliminar
  43. Ricardo Miñana, muchísimas gracias, amigo.

    un abrazo, gracias por pasar a leerme.

    ResponderEliminar
  44. mientrasleo, la doble lectura es sin duda lo mejor.

    ResponderEliminar
  45. Querida Ángela:

    Este poema merece muchos comentarios.

    La tinta le sirve al calamar para escapar de su más próximo adversario, aunque también para alertar a todos los demás. Y la sal...¿ para que le sirve la sal ?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  46. Lo de 'poemita' es injusto, Ángela, éste es un gran poema.
    Me encantó, el final es magnífico.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  47. amigo mortal, creo que la sal la quería para enriquecer una ensalada con aguacates.Pero no me hagas mucho caso, al fin y al cabo no he hecho otra cosa que escribir el poema, pues la morena de la copla no me contó que pasó después.
    En cuanto a la tinta del calamar, sí, tienes razón, pero fíjate que yo me imagino a ese calamar como un mago que extiende su tinta y desaparece por la puerta de atrás. Es que es un calamar sumamente listo.

    un abrazo, y dale otro a ese amigo imaginario.

    ResponderEliminar
  48. Humberto, muchas gracias.

    chicos, este hombre tiene una forma maravillosa de escribir.

    ResponderEliminar
  49. ¡Vaya poema!, hola Angela, es la primera vez que te leo, te diré que entre tu y Teresa creo que podré aprender a escribir poesía, algo que nunca intento.
    Un placer haberte leído.
    Te dejo un abrazo desde el otro lado del charco.

    ResponderEliminar
  50. Pues ya sabes,amiga...la proxima vez, azucar!!, le pides azucar, que parece que de eso va sobrao.
    Muy bueno, me gustó.

    ResponderEliminar
  51. El molí ¡muchas gracias!! creo que Teresa es mucho mejor que yo con la poesía. Yo me mantengo lo justo para no perecer jaja

    muchas gracias y bienvenido. Pon la tetera al fuego que te haré una visita.

    ResponderEliminar
  52. Castelo ¡azucar! ¿cómo no se me ocurrió?


    un beso enorme.

    ResponderEliminar
  53. Que dura es la desilusión de que, al final, no te "den la sal"... Muy sensual y bonita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  54. Pablo, muchas gracias. Creo que otro día me pensaré lo de la sal jaja

    ResponderEliminar
  55. Esas metaforas cuando terminas de leerlas te piden que vuelvas una vez más, y lo mejor de todo es que ayudan a dejar volar la imaginación a lugares muy sensuales y adictivos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  56. muchas gracias, inmigrantedelosversos, me encanta eso que dices.

    ResponderEliminar
  57. Un poema comprimido en su erotismo...

    como el galope del caballo de Bodas de Sangre...

    es una sensualidad rural que se huele en sus imágenes poéticas.

    Para releerlo.

    ResponderEliminar
  58. ¡ay! el galope del caballo de bodas de sangre,eso es demasiado grande...
    Garcia Lorca es enorme.

    ResponderEliminar