martes, 24 de julio de 2012

Me gustas incluso cuando callas...



Y te quejas de que ya no me gustas.

Escucha:

Me gustas como un helado copioso de chocolate con la galleta crujiente, y me gustas tanto como tomarlo a la orilla del mar cuando este está calmado y conforme.
Me gustas más que un beso en el que se administra el pecado en pequeñas dosis de veneno dulce. Me gustan tus besos venenosos, pues.
Me gustas tanto como Santorini por la mañana vestida de blanco, cuando está más bonita que una mujer recién salida del mar, con el pelo sombrío y los ojos azul cobalto.
Incluso me gustas de la misma manera que Venecia al atardecer, con el sol enredado entre sus canales tortuosos, mientras suena la voz cadenciosa de Charles Aznavour.
Venecia sin ti.
Y casi me gustas tanto como un capuchino en la Piazza San Marcos cuando el sol se muere entre los pechos de la Basílica.
También me gustas tanto como algunos poemas de Benedetti, incluso tanto como aquel dedicado a los pies femeninos que tanto adoro.
Me gustas de la misma manera que las costas de Barcelona vistas desde el aire, a mis pies,  sabiendo cuanto las he echado de menos. Saladas, magníficas, importantes.
Si incluso me gustas cuando callas, porque pareces ausente (risa)

¡Ay! pero creo que no me gustas tanto como los preciosos pendientes de ópalo que compré en Myconos.

62 comentarios:

  1. Con la sombra del poema Benedetti como fondo, me recreo en tu relato y le sigo atentamente.
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
  2. Ante lo material, que se quiten todos los quereres...una de cal y otra de arena, no sea que se lo crea en demasia...un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  3. Ese toque de humor del final me ha encantado!!! Grecia... mmmmmm... debe ser divina, a mi me gustaría conocer tantos lugares...
    Genial esta vuelta, genial el texto y me has hecho sonreir. Afortunado ese que tanto te gusta, aunque no como esos pendientes de ópalo jajajajaj (qué bueno ha estado eso).
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Veo que tienes buen gusto, por lo menos eso se desprende de tu maravilloso recorrido turístico.
    El titulo me ha traido a la mente un poema de Pablo Neruda, de su libro 20 Poemas de Amor y una Canción Desesperada.
    "Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
    y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca..."

    Feliz día, besos.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, Rafael, en realidad no es un relato, ni siquiera es un poema. Son simples pensamientos llevados al papel.
    Me alegro de que al menos te hayan distraído, no tienen otro fin.En estos tiempos difíciles que nos han tocado vivir, donde estamos tan saturados de malas noticias, sólo me apetecía eso, distraeros un poco.
    mil besos.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡ay, Fibo, es que tú no has visto esos pendientes!!

    jaja

    ResponderEliminar
  7. Garriga de mi vida: mujeres mujeres mujeres...
    ¿que haríais sin nosotras?

    hombres...

    :)

    ResponderEliminar
  8. Maite, Grecia es maravillosa, te lo aseguro. Me he traído todo el encanto de sus tierras enredado en los ojos.

    morena guapa, gracias por pasarte.

    ResponderEliminar
  9. José Manuel, mi última frase es un homenaje al maestro Neruda.

    adoro su poesía.

    un beso.

    ResponderEliminar
  10. El giro final me ha encantado! No me lo esperaba para nada... Que después de tantos elogios... Un placer leerte, como siempre.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Me gusta tu nuevo look negro. Me gusta tu lírica y tu ironía. Me gusta tu romanticismo y tu frivolidad. Me gustan tus símiles y tu realismo... O sea: ME GUSTAS TÚ.

    Un besazo, Ángela.

    ResponderEliminar
  12. Creo no hace falta le digas más cuanto te gusta.
    A mí me gusta pasar a leerte.
    Un beso Ángela

    ResponderEliminar
  13. Normal, es que Myconos, es Myconos...insuperable! jajaja.

    ResponderEliminar
  14. Me gusta, me gusta tanto que me quedo por aquí.

    ResponderEliminar
  15. !!Hola,Ángela!!

    Mon ami,ya estas de vuelta,q alegría.Y con un post divino,q bueno es q algo te guste de esa manera.
    Muchos besitos,Ángela.

    ResponderEliminar
  16. Margarí, quería darle un final algo frívolo y casquivano jaja

    me alegro de que te haya gustado.

    He curioseado un poco tus blogs, y tomo nota.

    ResponderEliminar
  17. Petra, en cuanto al look negro jaja pues os debo tener a todos mareados, hija, porque me aburre mantener durante mucho tiempo el mismo look, así que os aconsejo, más bien os suplico: paciencia.
    También me gustas tú, tanto como mis pendientes de ópalo.

    ResponderEliminar
  18. Osvaldo, creo que tenés razón, ya habrá imaginado a estas alturas cuanto me gusta ¿verdad?

    un beso de miel para ti.

    ResponderEliminar
  19. Analogias, por la satisfacción de tu sonrisa imagino que has estado por esa ciudad preciosa y blanca, con los suelos más bonitos que he visto nunca. ¿no te recordó un poco a Ibiza?

    ...sus molinos, su pequeña Venecia...

    ahhh

    ResponderEliminar
  20. Laira, y me encanta que te quedes. También yo me he tomado la licencia de aparecer por tu blog y dejarte un comentario. Un lugar estupendo tu blog, por cierto.

    ResponderEliminar
  21. Mi chica Celeste, me encanta que me llamaes mon ami jaja seguro que suena muy dulce en tus labios.

    Si, he estado en muchos sitios, he tomado mucho sol, y traigo los ojos llenos de lugares hermosos.

    ResponderEliminar
  22. Y qué decirte, tan elegante... es un gusto leer tus letras, importantes, naturales, con fuerza y auténticas.

    Se me ha incrustado esa imagen de las playas de Barcelona a vista de pájaro... y Venecia...

    Te mando un beso, llegará, te lo aseguro, lo empujé con ganas.

    ResponderEliminar
  23. Me gusta su aroma cuando se levanta el sabor de su piel despues que se baña
    su aliento cuando respira su mirada cuando me mira

    ResponderEliminar
  24. Me gusta tu regreso Angela, sobre todo que lo hayas hecho tan renovada.
    Si "Ella" me prefiere a unos pendientes, pues que se quede con ellos.(¿Machista? ja ja)
    Te dejo un abrazo, bienvenida.

    ResponderEliminar
  25. Pues esto de evocar es un misterio. Yo casi me he visto en esa plaza, frente a ese café y ese atardecer.

    Tengo uno de esos viajes a las islas griegas pendientes. Ya se intuye que han cundido las vacaciones ;)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  26. Luis, andamos todos tan saturados, tan ceñudos y preocupados por lo que está pasando en general, que si la prima de riesgo ( antes la prima de riesgo era esa chica ligera de cascos que te hacía una visita y lo ponía todo patas arriba), que si los recortes, que si los incendios, que si el corralito si, que si el corralito no, en fin..., que me apetece salirme de madre y escribir algo que no nos haga reflexionar demasiado.
    Y nos queda el amor.
    un abrazo chico sureño.

    ResponderEliminar
  27. Recomenzar, preciosas palabras las tuyas. Con gente como vosotros da gusto.

    abrazos mil.

    ResponderEliminar
  28. El Moli, ella no te prefiere a esos pendientes, seguro, doy fe. Lo que ocurre es que a las mujeres, de vez en cuando, nos encanta ser muy malas.

    muchos besos para ti.

    ResponderEliminar
  29. Rober, te encantarán las islas griegas, son una maravilla, a mi especialmente me gustó muchísimo Santorini.
    Evocar no es difícil, sólo tenemos que cerrar los ojos y describir.

    ResponderEliminar
  30. A mi me gustan muchas de las cosas que te gustan a ti pero ahora mismo me muero por un helado en la escalinata de la plaza de España en Roma

    Un besote cielo y gracias

    ResponderEliminar
  31. chica de los labios de fresa:

    ¿Ese helado sería al lado de Gregory Peck y de Audrey Hepburn? (vacaciones en Roma)

    buen sitio ese, no se me ocurre ahora mismo uno mejor para tomar un helado.

    ResponderEliminar
  32. Muy bueno, y el toque de humor al final, tremendo jeje
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  33. Femenino al 100%, haciendo gala de nuestros pequeños vicios secretos que tanto "nos gustan"
    Precioso

    ResponderEliminar
  34. XII al final siempre es bueno introducir algo de humor. Y es que últimamente nos hace tanta falta...

    mil besos.

    ResponderEliminar
  35. mentrasleo, me encanta buscar pendientes por todos aquellos lugares que visito, me da igual que sean baratos, pero me encanta traerme un recuerdo.
    ay, pequeños vicios, tienes razón.

    ResponderEliminar
  36. Me gusta por cómo me hiciste recordar, el sol acariciando el Partenon, el órgano de la Basílica de San Marcos entonando la Tocata y Fuga del Maestro Bach, las aguas de la playa olímpica, la visita al Gran Bazar para encontrar unos pendientes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Alfred, ¡y tantas cosas!
    si hasta he aprendido a decir algunas palabras en griego. En todo caso viajar enriquece de una manera maravillosa. Supongo que a todos os ocurre que al llegar, al pisar, esos lugares, donde tantas veces hemos estado (en los libros)se nos encoje el corazón, nos sentimos pequeños, humildes, enanos, ante tanta grandeza, tanta belleza. El peso de la historia, las manos que construyeron todo eso, los siglos, ahí, de testigos..., uf, corto que me enrollo otra vez.

    gracias, y un beso enorme.

    ResponderEliminar
  38. Confirmado, te gusta mucho, mucho.

    Por cierto, sobre el lateral de tu blog, Kennedy Toole,Puzo, Márquez, Poe...
    Aciertos en estado puro.

    Un beso

    ResponderEliminar
  39. Lo importante es que te guste, y seguro que si se lo dices con estas líneas que has escrito le gustarás un poquito más.

    Besos

    ResponderEliminar
  40. Que bellas palabras! la felicito n_n

    ResponderEliminar
  41. Imilce:
    Y Chejov, y Maupassant, y Conan Doyle, y Hesse, y Tolstoi, y Lovecraft y muchos muchos más..., ahora ando con Capote.

    Y me quedan tantos por descubrir.
    Escribir es maravilloso, pero leer a los grandes es..., no hay palabras.

    ResponderEliminar
  42. El inmigrante:

    bueno no sé, igual no lo lee.

    mil besos.

    ResponderEliminar
  43. Lee, gracias, te voy debiendo una visita.

    un beso.

    ResponderEliminar
  44. Muy bello post y con toque final de humos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  45. El amor por la escritura, por la lectura.
    El que lo ha sentido, lo sabe.

    ResponderEliminar
  46. Lapislázuli, jo mira que me gusta tu nick.

    Gracias, creo que un toque de humor descarga un poco la seriedad, y le da un toque pícaro, frívolo, que le va muy bien.
    un beso.

    ResponderEliminar
  47. ALberto, el amor por la lectura siempre ha sido enorme. Adoro leer, adoro mis libros, todos tienen un sitio, un lugar, una fecha, un momento, una historia. Los tengo dedicados, prestados, encontrados, adoptados jaja tengo tantos que cualquier día de estos me tendré que salir a vivir al rellano.
    La escritura es un amor más reciente en mi vida, pero no menos querido.
    Gracias por pasarte, un beso.

    ResponderEliminar
  48. Si alguien me dedica tan solo la mitad de esas palabras, lo dejo todo menos a ella.

    Un abrazo,

    Rato Raro

    ResponderEliminar
  49. A mí me gustas tanto, como a tí escribir. ¡Impresionante!

    ResponderEliminar
  50. Rato raro, igual esas palabras un día te las dedico a ti. Un besazo.

    ResponderEliminar
  51. Gumer, a mi me gusta que te guste.

    un abrazo, chico del norte.

    ResponderEliminar
  52. Ángela:
    Nadie puede ser tan presuntuoso como para creer que es lo más deseado y querido en mundo, aunque sea para una persona.
    Los únicos que alcanzan tal prodigio son los narcisistas.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  53. Arturo, el objeto deseado no lo sabe.
    Ni lo sabrá.

    un abrazo apretadito, como decís por allí.

    :)

    ResponderEliminar
  54. Pues ese día seré muy afortunado.

    Un abrazo,

    Rato Raro

    ResponderEliminar
  55. Ratillo, que me da la risa ¡para!

    un beso mediterráneo.

    ResponderEliminar
  56. No conozco Myconos, (sí Ibiza), pero conocí a un griego allá en la lejanía de mis 18 años que me hablaba mucho de Myconos (y me mandaba fotos desde allí. Sniff!!!) Ande andará?

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  57. Ana, seguro que por la playa Paradise, jaja

    un beso enorme.

    ResponderEliminar
  58. ¡Cuánto me gustan tu pareo y tu pamela de desenfado! ¡Eres la leche! Viajamos en un recorrido ¡gratuito! colgados del amor, y acabamos decidiendo que preferimos unos pendientes de ópalo que el amor por el que se viaja tanto.
    Un enorme placer leerte, no solo los textos, tus comentarios son rápidos, precisos, humorísticos, atentos...
    Un abrazo de los mismos colores que las islas griegas, ¡que envidia, por cierto!

    ResponderEliminar
  59. Quería darle un toque canalla y desenfadado jaja muchas gracias Mafalda.

    ResponderEliminar