miércoles, 5 de diciembre de 2012

De Reyes, camellos, mulas y esas vainas




Comíamos tranquilamente un suculento estofado de patatas cuando la imagen del santo padre iluminó de forma agradable la pantalla. Hablaba el hombre, sí, decía algo.  ¿Qué dice el santo padre? Preguntó mi enjuta suegra empujando un buen pedazo de vaca con un considerable pedazo de pan. Dice que debemos descartar, en el pesebre,  la presencia del buey y de la mula, madre—dijole mi santa. Mi hija pequeña, mi ángel rubio, la luz de mi vida, me miraba con los ojos encharcados de lágrimas y ya temblaba su boquita formando un puchero. Ella, que recién había sacado la gran caja de cartón donde cada año guardaba las entrañables y antiguas figuritas de belén. Cómo acariciaba ella con sus manitas de caramelo a esa gran familia de reyes, pajes, camellos, vírgenes, san joseles, angelillos, pastores, cabras, vacas, cerdos; familia que, por otra parte, se había ido ampliando con algún indio cheroqui y alguna caravana llena de fulanas (yo a las fulanas las llamé pastorcillas) y generosos barriles de wiski.

¡Ah! Pero no acabó ahí la desgracia, pues el santo padre anunció algo más y tal vez mucho más importante: que los Reyes Magos, sus majestades los Reyes Magos de Oriente, no eran de Oriente ¡No! Parece ser que provenían de un lugar llamado Tarsis. ¿Dónde está eso? Farfulló entre dientes mi suegra.  Dice el santo padre que está en Andalucía—dijo mi santa. ¡Uy! Pues seguro que son de Matalascañas, como yo—dijo la momia enlutada. No madre, que dice el santo padre que son de Huelva—aclaró  mi santa a la madre, que refunfuñó resabiada.
Desesperado me fui a beber al bar. Sí, necesitaba encontrarme entre hombres, hombres duros que tal vez también habían recibido un mazazo de esa índole, u de otra. ¡Tú te crees, Amancio, que ha dicho el Papa que los Reyes son de Huesca!—le dije a mi amigo, agarrándome a la barra del bar para no caer. Y éste, que me aprecia, me puso una mano en el hombro y me dijo así: no nos podemos fiar de nadie, tronco.

Llegué, o me trajeron, muy borracho. Yo, evidentemente, no recuerdo nada.

Cuando volví de trabajar encontré a mi pequeña observando entre hipos el portal, huérfano ya de animales. Yo, su padre, debía decirle las palabras que ella necesitaba y no sabía cómo hacerlo. ¿Debemos cambiar los reyes, papá, debemos tirar estos a la basura como hemos hecho con el buey y la mulita? ¿Debemos buscar unos reyes que sean de Huesca? Sí hijita, así debe ser—le dije, sorprendido por la grandeza de su alma infantil. Me mordí los puños con desesperación y me tiré a la calle dispuesto a solventar el problema. Espérame aquí chiquitina, papa lo solucionará—le dije y le mandé un besito aéreo. Deambulé por las calles. Miré escaparates navideños donde  figuritas de toda índole harían las delicias de cualquier niño, mas no de la mía, arraigada como estaba a sus viejas costumbres.

Apesadumbrado y apunto de desistir vislumbré entonces una tiendecita especializada en rarezas navideñas y amablemente le pregunté al vendedor si tenía Reyes Magos de Huelva, a lo que éste, impertérrito, me contestó que de Huelva no, pero que tenía un terceto de cuerda y violín, labrados en madera  de nogal, que eran la leche y me informó extasiado que uno de ellos, negro como el azabache, tocaba de manera efusiva la pandereta. Mostróme la cara del negro zumbón y ciertamente su sonrisa resultaba en extremo distendida y alborozada. Miré al vendedor, confundido. ¿Lo querrá con los camellos? Quiso saber el vendedor, y, ante mi desconcierto, dejó el terceto sobre la mesa, esperando pacientemente mi respuesta.

Las declaraciones del santo padre nada decían sobre la procedencia de los camellos, tampoco especificaba el número de jorobas, así que mi respuesta al vendedor fue negativa. Camellos ya tengo, buen hombre ¿Y qué diablos voy a hacer yo con un terceto de cuerda? El hombre se encogió de hombros y salí de la tienda.

Días después, la piadosa faz del santo padre iluminó de nuevo la pantalla de mi televisor y anunció, emocionado, que tras seguir con sus pesquisas detectivescas, había hallado nuevos datos y estos eran textualmente que los reyes andaluces no montaban sobre jorobados camellos,  sino sobre nobles y autóctonas mulas.

Mi hija rompió a llorar ¡Esto ya era demasiado! En un arrebato de ira, muy poco navideña, tomé a los tres reyes con sus respectivas monturas y los lancé a la basura.
Y en su lugar coloqué a tres reyes del deporte: Messi, Maradona (que ya tiene camello propio) y al bueno de Iniesta, que un día nos hizo tan felices.


Y no hay más, señores.

60 comentarios:

  1. La verdad es que eres impresionante. Sabes hacernos sonreir, que gran falta nos hace en estos momentos, y de una manera sana.
    Gracias por este relato tan dulce y tierno y por ese final tal original.
    Un abrazo querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reírse es sano, y ademas dicen que embellece y estiliza jeje


      un abrazo navideño, querido Rafael.

      Eliminar
  2. Si es que ¡Con estos papas!...Como sigan así, va a resultar que el personaje principal del Belén era un niño huerfano... ¡La virgen!.

    Muy divertido y agudo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡la virgen, dices! pues espera que el santo padre no se ponga a mirar bajo sus faldas buscando restos del espíritu santo jaja

      arderé en el infierno ¡pero que bien me lo paso!

      Eliminar
    2. Tranquila Ángel, el Papa estará allí con nosotros y seguirá dándonos motivos de jolgorio.

      Besos.

      Eliminar
  3. Messi, Maradona, Iniesta....

    Con Xavi y Pujol sería el belén de mi vida.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toro, las cuestiones de pelotas las dejo para vosotros jaja

      gracias por venir, psicópata mio.
      un abrazo.

      Eliminar
    2. Psicópata tuyo?

      Aynnnnnnnnnnnnnnnnnsssssssssssssssssssss

      Que romántico por favoorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

      Eliminar
  4. Muy bueno, Ángela. Yo estoy de acuerdo hasta en la elección de los Reyes (Maradona, genial con su camello). Aunque después de leer al "bueno" del Salvaje... Xavi y Pujol... No sé, muy difícil lo de solo 3 Reyes, la verdad.

    TRES BESOSSS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tal y como está el tema ponemos a los otros de pajes ¿no? a Maradona le dará lo mismo, si igual ni se entera jaja

      gracias cielo, me apetecía haceros reír un poco.

      Eliminar
  5. Bien hecho Ángela! pero por si acaso no guardes la pluma, ya que igual tienes que seguir con el tema, porque la Biblia en ningun sitio dice cuántos Magos eran. Sólo dice "unos Magos". De modo que hay que estar atentos al sumo pontífice y lo mismo tienes que recuperar las figuras y añadir otras 8 para formar el equipo completo. ;)

    ResponderEliminar
  6. Iniesta no será el rey negro, eh?
    Un relato gracioso y simpático, viene muy bien.
    besos, Ángela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aaaarggggg ¡si es que entiendo poco de fútbol!! no, ya sé que Iniesta no es negro, hasta ahí llego jaja

      un abrazo, Luis.

      Eliminar
  7. Eran Reyes Magos o reyes del balon, porque si son estos últimos te faltan Oliver y Benji que eran los magos del balon,jajaja.
    Un relato de lo más divertido, eres genial.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡uy! pues dice Gumer que en la biblia no especifica cuantos reyes magos eran, o sea que a Oliver y Benji los ponemos también en el pesebre jaja

      gracias José, se trataba de eso, de robaros una sonrisa y un beso.

      Eliminar
  8. Yo opino que con el tiempo los reyes magos serán auspiciados por alguna marca de deporte y , quién sabe, esos tres famosos u otros tres, igualmente célebres, ocuparán sus lugares. Es el precio de la globalización.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  9. ¿Papa Noel no pasó del verde al rojo por un motivo similar? ¿no fue por una campaña de Cocacola?

    ResponderEliminar
  10. Buena elección de Reyes Terrenales.
    Una entrada estupenda, llena de ironía y sarcasmo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, por reyes terrenales yo colocaría a Brad Pitt y a alguno más...(jeje), pero no sé yo si al bueno de san José le haría mucha gracia.
      un abrazo, Pedro.

      :)

      Eliminar
  11. Jajaja, no sé de qué me suena esta elucubración...jajajaja. Me parto. Está claro que ya que tenemos que sufrir estas chorradas informativas, lo suyo es sacar tajada y descojonarnos un rato.

    De Lepe, lo que yo te digo, jajaja. Ozú!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo porqué, pero intuyo que la cosa no quedará aquí y aún nos reiremos más jaja

      Menos mal que yo no soy de montar pesebre jaja no podría evitar descojonarme de la risa si así fuese.

      Eliminar
    2. Deberíamos montarlo con los Clicks de Famóbil y en Mayo, que es cuando se cree que nació JC (a tomar por culo las navidades de un plumazo! jajaja)

      Eliminar
  12. Hoy tu relato es de triste actualidad. Me imagino a Benedicto en un estudio sobrio de pobreza con la cabeza metida entre libros, ordenando a toda su corte de ayudantes que indaguen en los archivos secretos sobre si había mula o era borrico, si el buey no estaba capado, si los reyes eran magos o payasos. Y miro a los niños de la India, de África, de la esquina de mi casa y creo que sí, que evidentemente es el representante del dios que no existe. No obstante creo que sigue investigando llegará a descubrir la verdad, pero se lo cargaran antes. Amén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Ximens, desgraciadamente a esos niños poco les importará si sus majestades son de Lepe o son de Oriente.

      Entre todas estas risas, hay verdades dolorosas. Y una de ellas debe ser que el papa se aburre...

      Eliminar
  13. Ayns...a veces es cierto que todo tiempo pasado fue mejor...
    MUy acertado tu texto,las observaciones,el ritmo del relato! Como siempre,no nos defraudas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias luna, realmente lo que me apetecía en el momento de escribirlo era arrancaros unas risas, no albergaba mas pretensiones.

      un abracito, preciosa.

      Eliminar
  14. Disfrute mucho la lectura, la verdad me encanto todo lo que narra muchas felicidades! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lee, sé que te tengo abandonado, pero es que ando escasa de tiempo. Por si vuelves a pasar por aquí: un gran abrazo.

      Eliminar
  15. Nos volverán locos con tanto cambio. Ahora entiendo por qué adoptamos costumbres anglosajonas. Hala, me voy al monte a por un pino!!!
    Qué ratito más ameno me has hecho pasar, Ángela.
    Un besazo que te mando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo dicho, debemos andar atentos que cualquier día nos comunican que la virgen no lo era tanto ups...

      Eliminar
  16. !!Hola,Angela!
    Ha estado genial,q arte.Me he reído muchísimo.
    Muchos besitos,guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que necesitamos reírnos un poco, mijita, sino ¿que vamos a hacer?

      un abrazo muuuuuuy fuerte.

      Eliminar
  17. Es que a los niños les cuesta aceptar los cambios para ellos siempre serán esos reyes de antaño y sus camellos.
    Un relato inusual, pero muy entretenido.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, yo siempre creí en los reyes magos, en los de oriente, carajo. Y con mi padre nos íbamos a la montaña a coger hierba para dejarles a los camellos, y para sus santas majestades dejábamos tres copitas de anisete (luego me enteré que se las bebía mi padre jaja), y mi madre me contaba que se había encontrado al rey Baltasar en el mercado mientras ella compraba el pescado y éste le había preguntado si yo había sido una niña buena, y yo le preguntaba a mi madre si el rey negro era tan negro como las figuritas del belén. ¿Que pensarán ahora los niños de todo esto? Como le explicas a un niño que el santo padre ha anunciado que los reyes magos ya no vienen de oriente sino de mucho más cerca, de Huelva, y que en el pesebre ya no va la mula ni el buey. ¿que será lo siguiente? noooooo me niego a que nos enturbien nuestros sueños de la niñez.
      Osvaldo, jaja perdona la rallada. Un abracito.

      Eliminar
  18. Me has hecho reir (...nada fácil a esta hora), gracias.
    Como diría el Robe (extremoduro) "...no me importa que los Reyes no vengan para mí, conque vengan los camellos soy bastante más feliz"
    Abrazote amiga :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...camellos cargados de chocolaaaate rin rin,

      jaja me apunto al evento.

      abrazo fuerte, Castelo.

      Eliminar
  19. Jajajaja, lo que me he reído hoy con tu entrada.Y buenos tres reyes magos te has buscado...Pero yo, le guste o no al papa, seguiré fiel a los tres reyes magos, que los pobres hasta penita me están dando. Además como todos los años contarán con la compañía de varias figuritas de Doraemon, Bob esponja, Calamardo...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di que si, hagamos oídos sordos, que lo importante, lo que no debemos dejar que nos roben es la magia.

      un abrazo!!

      Eliminar
  20. Me has hecho reir y eso en estos tiempos que corren es muy valioso y muy difícil, así que ¡te aplaudo por ello.!

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, gemelas, por partida doble.

      un abrazo.

      Eliminar
  21. La verdad es que no sé a qué ha venido esa declaración del Papa sobre los animales del pesebre y la procedencia de los reyes magos. Hablo de oídas, pero creo que es eso. Puestos a enmendar la plana a la tradición, estoy seguro de que al final, nos quedaríamos sin el pesebre porque las únicas figuras insustituibles y que seguro que estuvieron allí fueron Jesús y María. Lo de colocar a tres reyes magos del deporte me parece muy adecuado, es más, aquí en Cataluña existe la costumbre de colocar en el belén a un personaje cagando, "el caganer", que tradicionalmente era un pastorcillo pero que con el devenir de los años se ha transformado en cualquier personaje famoso a quien haga gracia ver en tan indecorosa postura. El otro día dando una vuelta por los puestos de un mercadillo navideño, puede ver a Messi, el Papa, Iñaki Urdangarin, El rey, Belén Esteban, Rajoy, Marilyn Monroe, Groucho Marx y un largo etcétera... Todos ellos con los pantalones por las rodillas. Así que puestos a poner a Messi en el belén, yo te voy dando ideas, porque lo que está claro es que el Papa no podrá decir nunca que nadie cagó por los alrededores.

    Me he reído mucho :D
    Un abrazo, Ángela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en serio, sólo me falta por ver a Belén Esteban con los pantalones bajados y plantando un pino detrás del portal...

      gracias M, realmente lo único importante es echarnos unas risas, asunto que nos viene muy bien a todos en estos momentos austeros.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Jajaja!!! Qué bueno Ángela, me encantó...
    Yo por eso ni belenes ni santos padres, paso de ambos por completo.
    Un beso, me hizo gracia lo de Maradona y su camello, que es tal cual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡di que si!!! a mi la navidad no me gusta mucho, la verdad, pero al menos que no nos derriben las viejas ilusiones carajo.

      Eliminar
  23. Jejeje, a este paso no quedará ni Dios en el portal de Belén y eso será el final.

    ResponderEliminar
  24. Gracias por las risas Ángela. Eres genial. Fíjate que cuando me enteré de la noticia pensé rápido en tí ¿por qué sería? Ahora espero un relato de su cuenta en twitter. jajaja

    Un besote y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un relato del santo Padre ¡¡¡oh dios mio!!! ese nos hace un apocalipsis zombie...

      Eliminar
  25. Ángela:
    No puedo imaginar qué regalos le hubiesen traído hoy. Una aspirina, seguro.
    El trío, tras ver por como va el mundo, serían Moe, Larry y Curly.
    De chicos decíamos que los Reyes eran cinco, a saber: Gaspar, Melchor, Basaltar, Secayó y Selevantó.
    Con una sonrisa todo, todo, todo se ve mejor.
    Va un beso y mis mejores deseos para ti, en esta próximas Fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi padre se inventó también unos cuantos reyes, a saber:

      Melchor, Gaspar, Baltasar, Saltamás, y Vaasaltar

      jajaja era un sabio mi padre.
      Arturo, un abrazo y feliz navidad.

      Eliminar
  26. Excelente entrada! me ha gustado mucho tu sentido del humor
    e ironía... si me permites me quedo,pasaré a leerte.
    Un abrazo =)
    Poppy



    Es la primera vez que entro en tu blog. y no por circunstancias
    bonitas diría,he pasado por el blog de Julio y vaya disgusto pille!
    Dios le tenga en la gloria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento Poppy, todos le echamos muchísimo de menos. Se nota mucho su ausencia.
      Claro que te permito quedarte, ponte cómoda y sírvete un vinito.

      Eliminar
  27. Te dejo un beso grande querida Ángela y te deseo unas muy felices fiestas en compañía de los tuyos.

    ResponderEliminar
  28. Teresa, también yo te deseo lo mismo. Nos vemos cuando terminen estas locas fiestas. Un abrazo fuerte, amiga mía.

    ResponderEliminar