lunes, 25 de febrero de 2013

Bragas al sol...





El aroma embriagador del café recién hecho se cuela por los rincones. Abajo, en el patio de manzanas, Manuela lava sus trapos y los tiende al sol. Una cuerda se convierte en el cordón umbilical entre dos árboles huraños,  y entre sus ramas enfadadas cuelgan, ufanos, sujetadores atrevidos y enaguas prometedoras. Llegué a este rincón huyendo de un pasado indigesto, y de una vida que se me rompió de tanto darle vueltas.  
Ahora sólo quiero escribir bajo el perfume de estas ramas, crear, parir unos versos a la sombra de unas bragas secándose al sol.
Me encanta mirar a Manuela cuando, tras tender la ropa, seca el sudor de sus pechos, toma una manzana  y la muerde con esos dientes carnívoros y mira hacía mi ventana, divertida. Provocadora, extiende sus bragas para que el viento las acune, mientras me mira coqueta. Luego toma la cesta vacía y la acomoda a la cintura dejándome contemplar en su marcha la cadencia de su cuerpo al caminar. Mas no acaba ahí el tormento, pues para calmar su sed bebe agua de la fuente dejando que esas gotas extraviadas bajen por sus pechos, delatando con la humedad los contornos rosados y dulces de sus pezones. ¡Ay! ¡Cuántos versos nacerán después de esos ojos negros y de ese cuerpo moreno! Cómplice será el viejo manzano de mis suspiros de amor.


                             ">





69 comentarios:

  1. y cómplice el lector. Vas a tener que averiguar a qué se le dice manuela en argentina. Hacía rato que no te leía, y no has perdido las mañas, incluso las mejoraste. Un beso grande

    ResponderEliminar
  2. Garriga, creo (aquí me ruborizo) que en español una manuela es lo mismo...
    Pero creo que me ha traicionado el subconsciente, porque hasta que tú no lo has mencionado, yo ni siquiera había pensado en "esa" posibilidad...(glup)en fin que he barajado diversos nombres y me ha gustado Manuela porque es contundente.
    (carcajada) pero bueno, como hace tanto frío, y los árboles están desnudos y los parques solitarios y las nubes amenazan luvia..., pues un poco de calor humano no va mal. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Precioso Ángela. Que real, parece que la estoy viendo. Es como una pintura de Veazquez hecha de palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿a que huele a café recién hecho y jabón y a manzanas maduras?

      un abrazo, Clara, que bien verte por aquí.

      Eliminar
  4. Me trasladas a las campiñas italianas. Fenómeno. Qué buena eres describiendo situaciones! Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo las describo, tu las inmortalizas. La cuestión es no dejarlas esacapar...un abrazo, fotógrafo mio.

      Eliminar
  5. Ah... O me falla la memoria o este espléndido-momento-relato-retrato ya lo había leído. Un gran placer volver a su instante preciso, precioso y derramante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...algo viejo, si, pero lo he peinado un poco. Gracias Igor, un abrazo.

      Eliminar
    2. Ah, mi neurona aún parpadea. Menos mal... "peinado" me gusta.

      Eliminar
  6. Divinamente, divino!!!
    Es una maravilla de relato, sensual, cálido. Me ha encantado, Angela.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con estos fríos, que bien va leer algo cálido y sensual ¿verdad?
      que nos caliente un poco el corazón...

      Eliminar
  7. Una situación maravillosamente relatada, donde la sensualidad se derrama desde un acto tan cotidiano como tender la ropa.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero, amigo mio, tender la ropa es todo un arte.

      un abrazo, y ya verás como ahora cada vez que vez que veas unas bragas al sol te acordarás de Manuela.

      Eliminar
  8. Pues sí, gran complicidad del viejo manzano...

    Escribes muy bien.

    Y para eso no necesitas la complicidad de nadie excepto la de ti inspiración.

    Un abrazo.

    Bellos relatos. Es verdad que me cuesta introducirme en los personajes, pero capto algo de la esencia de tu poesía al escribir . No sé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si captas la poesía es suficiente.

      Mira, la escena es sencilla: un poeta solitario y una mujer alegre y sensual, que goza de los pequeños actos cotidianos como son el agua fresca, el sol, y una dulce manzana. Luego la sensualidad la encuentra el que mira.

      Un besazo Amapola.

      Eliminar
    2. Pues si, es lo que yo había captado...

      Lo que pasa es que yo soy tengo un lenguaje más pobre para expresarlo...

      Lo siento.

      Dejémoslo en que capto tu poesía, la adornes como la adornes, tienes suerte de poder escribir así.

      Yo lo que veo es el fluir de los sentimientos en ti a travás de las palabras, me resulta suficiente.

      Saludos, Angela, que siempre los tengas. Un abrazo.

      Eliminar
    3. Mi niña preciosa ¡que tierno me resulta eso que me dices! tú pregunta todo lo que quieras; si es que mi forma de escribir no la entiendo a veces ni yo jaja
      mil abrazos.

      Eliminar
    4. No te preocupes, creo que simplemente te expresas, gracias por tu visita a mi blog.

      A veces tardo en constestar a los comentarios, no te preocupes.

      Besos, tu sigue escribiendo así.

      Eliminar
  9. Es una lástima que asomándome a la ventana apenas pueda distinguir una cara colgando la ropa, otro de los inconvenientes del medio urbano, inconveniente que hasta hoy no había ni reparado en él :)

    De cualquier manera si la mujer tiene sensualidad cualquier cosa que haga enciente la llama del amor, o a los simples nos pone cachondos.

    Besos querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho yo no tengo ningún patio debajo mio, por el contrario tengo un vecino exhibicionista que se pasea en bolas casi todo el día y que en verano tiende sus calzoncillos al sol. Pero le he dado la vuelta a la tortilla porque mi vecino es muy poco sensual. Además coloca muy mal los alfileres.

      Un día de estos os contaré esta historia. Os hablaré de su desnudez y de los celos de mi marido jeje

      Eliminar
    2. Seguro que al pariente le dices que está muy bueno :D

      Eliminar
    3. Mi marido ya lo ha visto, desgraciadamente. Tenemos unas escenas de celos muy divertidas cuando llega el verano y el tipo se pasea en bolas por todos lados..., ya os contaré.

      Eliminar
  10. La sensualidad es una cualidad femenina que sólo pocas mujeres llevan dignamente. La sensualidad conlleva, paradójicamente, un dejo de despreocupación y una pizca de inocencia. Es también paradójico que en la sensualidad convivan naturalidad y estrategia.
    “Bragas al Sol...”, transmite todo eso, y mucho más.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. James, te puede sonar muy frívolo, pero una de las cosas por las que me gusta ser mujer es por que puedo utilizar estas armas a mi antojo. Verás, por ejemplo,las mujeres sabemos de las tormentas que causamos subidas a unos tacones y con una bajada de pestañas. Pero la sensualidad está mucha veces alojada en el ojo del que mira.
      La palabra "sugerir" es preciosa.

      Un beso.

      Eliminar
  11. Te gusta Manuela, verdad?
    Seguro que seríais una gran pareja.
    Aunque claro, si Manuela tiene un poco de gusto no va ser fácil eh?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, si, pero tú has leído la palabra "bragas" y has venido para acá trotando a ver de qué color son... jeje

      Manuela no es mi tipo, pero me cae bien y a veces, tras la colada, sudorosas y ruborizadas nos sentamos y compartimos una manzana roja, mientras el vecino nos observa tras las cortinas, esperando que en ese cruce de manos y manzanas, nos rocemos los dedos dulces y pegajosos.

      un beso.

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Cárabo, gracias. Luego voy a tu árbol a verte.

      Eliminar

  13. Parece mentira que una tía tan gansa a veces escriba esas cosas tan tiernas otras veces...jejeje...

    Muy chulo amiga. 21 beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿cómo que gansa? jaja gracias, perfil romano. Un besazo.

      Eliminar
  14. Manuela sí que es bien zorra y sabe calentar, ja.
    Aunque puede que el fisgón se esté haciendo la película él solito ;)
    Me encantan tus escritos; te lo dije, ¿no?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raúl, sí, Manuela es algo provocativa, es cierto. Pero recuerda que el que observa es un poeta, y los poetas tenéis mucha imaginación. Gracias por el elogio al blog.

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Ángela:
    Muy bueno, te felicito.
    Un relato para calentar el alma, ya que el invierno español debe estar tan frío como el Ártico.
    Claro, esa muchacha debe derretir cualquier témpano. ¿No es cierto?
    Aquí, por caso, doña Emeteria no resulta nada sugerente; menos aun cuando cuelga sus culottes, calzada en sus eternas pantuflas y haciendo gala de sus crenchas mal teñidas y sus kilos más que excesivos. Si la veo, cierro la ventana.
    Beso metralleta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hace mucho frío es cierto; hoy estamos a 3 grados.

      Pero hombre no trates así a la pobre señora Emeteria, lánzale algún piropo que le subirás la autoestima.
      ¿y sus bragas se mecen al viento? os deben ocultar la luz del sol con su sombra jaja
      besos metralleta, y añado un abrazo.

      Eliminar
  16. Pequeñas dosis de picardía en estas letras que hacen sacar la sonrisa en la noche.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que te arranqué esa sonrisa Rafael. Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  17. Ángela ha sido una satisfacción conocer este admirable blog.
    Saludos desde Abstracción texto y Reflexión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José Ramón. También yo me he hecho seguidora del tuyo.

      Saludillos desde Barcelona.

      Eliminar
  18. Que no, que no he dejado de leerte aunque no te comente !!!!
    Esta sutileza erótica ya te la había leído y es un placer volver a degustarla.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo sé, Fu jaja. Sí, esta sutileza andaba por el fondo del blog, con dos o tres comentarios; entonces no tenía tantos amigos, por eso la he sacado del baúl, la he maquillado y le he añadido algo de perfume de Dior...

      Gracias Joan, un abrazo.

      Eliminar
  19. Me ha gustado hasta a mí. Consigues que nos la imaginamossss... entera!
    Un besazo, Ángela.
    Habrá que escuchar esos versos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los versos otro día, niña jaja Pero se lo recordaré al poeta, a ver si se digna pasar por aquí y declamar un poco.

      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Guauh!! Precioso este texto,amiga. Me encanta la prosa que has utilizado,ya lo creo. Fíjate, la de poesía que puede salir de un tendal :)

    ResponderEliminar
  21. Claro que puede salir poesía de un tendal, y hasta de debajo de las piedras, allí donde duermen las lombrices jaja todo está en el ojo que mira...

    un abrazo, que pena que a ti no pueda dártelo mañana, otra vez será, escritor.

    ResponderEliminar
  22. Hermoso. La descripción es impecable... El problema es que ahora tengo la imagen en mi mente :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y cual es el problema? ¿Tienes ganas de salir al patio a tender la ropa y a comer una manzana?
      Pues no dejes de hacerlo si te apetece, que siempre hay una manzana y un poeta...

      Un beso Judith

      Eliminar
  23. Una terraza con ropa secándose, una calle estrecha con ropa en los balcones. Sabes que estàs en una ciudad mediterranea cuando ves estas cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doy fe de eso, que lo he visto en muchos lugares del mediterráneo.

      Eliminar
  24. Respuestas
    1. Muchas gracias Manuel, me encanta eso que me dices.

      Eliminar
  25. genial, trasciende la pura cotidianidad para ser un momento realmente hermoso, cómplice.

    ResponderEliminar
  26. Al final la vida entera se encuentra en esos momentos cotidianos, por eso hay que inmortalizarlos...

    ResponderEliminar
  27. Nos describes a Manuela con una sutileza picara, erótica, y genial ! Un relato muy ocurrente.
    Un abrazo
    Isabel

    ResponderEliminar
  28. Manuela está que no cabe en si de gozo, sabe que la primavera espera, jubilosa, a la vuelta de la esquina, y sabe que con ella llegarán los almendros reventando de belleza. Si, Manuela ya prepara sus vestidos de verano mientras el poeta, febril,afila sus lapices y se consigue miles de hojas que llenará de versos ardientes ...

    un beso Isabel.

    ResponderEliminar
  29. ¡Qué sugerente retazo de vida! Me gusta muchísimo... la combinación: mujer, erotismo y manzana, me sugiere muchas cosas. Todas ellas fascinantes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé por qué siempre me han fascinado esas largas cuerdas de ropa tendida al sol, el aroma de las sábanas mecidas por la brisa...
      si, al final los momentos más preciosos de la vida son así de sencillos.

      Un besazo M.

      Eliminar
  30. "Me encanta mirar a Manuela cuando, tras tender la ropa, seca el sudor de sus pechos, toma una manzana y la muerde con esos dientes carnívoros y mira hacía mi ventana, divertida". Me encantó esta parte. Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Un texto lleno de sensualidad que emana algo tan peculiar como una pura lujuria de vivir.
    Buenas letras.
    Diana.

    ResponderEliminar
  32. Una declaración de intenciones, manifestada con el alzamiento de una bandera, con la que sin sutileza alguna se canta a la vida sin mas.
    Una preciosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alfred, siempre hay que cantarle a la vida y darle gracias, casi siempre.

      Eliminar
  33. Cuánta sensualidad!!! Además el texto es muy visual, me gustó mucho.
    Un beso Ángela, paso poco por aquí (falta de tiempo que le llaman) pero cuando paso es un placer...

    ResponderEliminar
  34. Mira, a mí las tías no me ponen pero leyendo esto te lo replanteas todo, eh? jaja.

    Super erótico, niña. Muy bien llevado. Eso de la gota bebiendo, hay que saber explotarlo...

    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate que a mi tampoco me ponen y me he "alterado" mientras describía a Manuela jaja

      besazo.

      Eliminar