miércoles, 13 de febrero de 2013

De cómo evitar que el lector se corte las venas...



De vez en cuando aparco mi insensatez y me sumerjo en lecturas aleccionadoras y   constructivas. Recién he terminado Cómo no escribir una novela de H. Mittlemark y S. Newman y debo decir que está bastante bien. Mi parte razonable me aconseja, no obstante, que tome de ese libro todo aquello que pueda servirme sin seguir a pies juntillas todos esos buenos consejos, para no perder de vista la frescura, la locura que caracteriza a mis paranoias.

Quitar la paja. Eso se me ha quedado grabado a fuego. Quitar la paja. Eso quiere decir que debemos aligerar nuestra novela de todo ese lastre que no sirve para nada, por el contrario, puede llegar a aburrir al lector e impacientarle, incluso cansarle de tal manera que lance el libro a la chimenea, no sin antes proferir alguna blasfemia en contra de nuestra adorada madre, por hacerle gastar un dinero que podría haber gastado en ron del bueno o en una entrada de cine.

Las palabras y sus disfraces. En este capítulo nos habla de esas palabras que los aficionados a la escritura usamos para pavonearnos ufanos, dando a entender al paciente lector  que somos gente muy ilustrada y erudita, que hemos leído muchísimo y barajamos  un amplio abanico de palabras inusitadas que obligan al lector a visitar constantemente el Word reference, con el peligro de hacerle pensar al pobre que igual es un pelín tontito al no conocerlas. Aunque el mayor peligro subyace en que nosotros, rutilantes estrellas distantes, no estemos demasiado familiarizados con este tipo de verborrea y metamos la pata hasta el punto de colocar una palabra en lugar de otra, con el consiguiente ridículo espantoso. Porque no es lo mismo ser megalómano que melómano. O ser un hijo putativo que ser un hijo de puta. A veces más vale colocar un dijo conocido que no un peroró, arguyó, trinó, apostrofó, o retrucó,  al que no estamos tan acostumbrados. Sencillez ante el desconocimiento. Que no quiere decir esto que no utilicemos palabras hermosas o menos conocidas, siempre que sean las más precisas, las que mejor definan lo que queremos decir, no buscando el simple adorno.

El lirismo. Yo peco de demasiado y por eso me he visto bastante reflejada en ese apartado del libro. No sé cómo no me odiáis. Normalmente describo en exceso, sin darme cuenta de que mi pobre lector ha aprovechado mi  interminable descripción de esos cielos caleidoscópicos, de esa extensa paleta de colores en que las montañas… bla bla bla, para ir a prepararse unos sándwiches de huevo, lechuga y pepino; también ha aprovechado  ese tiempo precioso en que yo prosigo con los tonos sangrientos en que el cielo se rompe sobre el campanario para ir a darle la vuelta a su tortilla de patatas y entonces sí,  entonces es cuando yo retorno sensatamente al meollo de la historia (allí donde seguramente se cometía un asesinato cruel) y  mi pobre lector se sienta y  retoma la historia. Se ha saltado la paja que debería haber quitado yo.

Y es que al final a Dios se le perdona que sus designios sean de lo más inverosímiles,  infrecuentes o retorcidos. A un escritor que se precie se le exige verosimilitud, precisión, y pobre de él que no aporte credibilidad. En fin, que Dios puede electrocutar cinco veces al pobre Fenix en el mismo dia, para dejarlo después a merced del ojo de un huracán, pero no sin antes enviarle una virulenta escarlatina. Y no pasa nada.

Resumiendo: este libro del que os hablo está cargado de buenos consejos para que no caigamos en las garras de típicos tópicos y clichés varios, que obligan a un editor a desechar nuestra novela.

"Pos" eso, que a leer mucho, a revisar lo escrito y recordar que escribimos para que nos lean, no para que la gente se corte las venas jaja 

Un abrazo.

53 comentarios:

  1. Pues yo, ¿qué quieres que te diga? Estoy a gusto aprendiendo de tí. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ah, eso es porque tú lo cuentas todo con una imagen y no necesitas las palabras.

      De todas formas en la fotografía también se han de seguir unas técnicas para mejorar el resultado, supongo.

      Hagamos una cosa: tú aprendes de mi y yo de ti ¿hace?

      Eliminar
  2. Muy interesante aporte. Estoy de acuerdo con todo lo que dijeron los notables H. Mittlemark y S. Newman -personas que acabo de tener el gusto de conocer- y que has sitetizado con humor y sabiduría.

    Mucha de esas recomendaciones intento poner en práctica, generalmente sin demasiado éxito, pero siempre sirve que nos sean recordadas.

    Mi objetivo actual es ser intenligible, si alguna vez lo logro, avanzaré con el resto.

    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. James, creo que es la primera vez que leo un libro sobre tecnicas de escritura y he descubierto que no está de más, aunque realmente he decidido no abandonar mi manera de escribir, pues creo que todos tenemos un estilo. Pero lo de aligerar carga si que lo voy a tomar en serio, sobre todo cuando no aporte nada al resto del texto. Son trucos que mejoran el resultado, como lo de corregirlo, pulirlo antes de colgarlo. En eso ando yo, en dominar mi impaciencia, en permitir a un texto reposar durante un tiempo, en definitiva: facilitarle el trabajo al lector.
      Un abrazo, James.
      :)

      Eliminar
  3. En definitiva a seguir aprendiendo todos los días un poquito más, como hoy con tus letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Rafael,lo bonito de los blogs es que aprendemos unos de otros, y además nos vamos tomando cariño y admiración.

      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  4. Me dejo guiar por tu sabiduría maestra

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Labios de fresa, y yo me guiaré por la tuya. Otro beso para ti.

      Eliminar
  5. A una novela no se le exige hoy más que una cosa: que no nos mate.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. UF, amigo mortal, verás yo soy una amante de los clásicos. No puedo evitar pensar que antes se escribía mejor, que la riqueza de las palabras era enorme y que todos las historias aún nos resultaban muy novedosas. Pero debo reconocer que leo un poco de todo, y que siempre ando investigando sobre autores modernos para darles una oportunidad. Ta vez soy yo, que me he equivocado de siglo. También es cierto que ha cambiado el mundo de la edición, que antes publicaba el que era extremadamente bueno y ahora publicar podemos hacerlo todos, otra cosa es que nos compren o que nos lean. Pero al final solo existe una cosa: el amor por la escritura, y por la lectura, claro está.No olvidemos nunca que leer es fundamental, que espolea el caballo de la imaginación.
      Ya me he enrollado mucho jaja un beso amigo mortal.

      Eliminar
  6. -No les hagas ni caso, tú no necesitas recetas -arguyó Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, alma de cántaro! claro que necesito esas recetas. No todo el mundo es tan brillante como tú, mi querido Antonio. Por cierto señores, este hombre escribe de lujo. Ha escrito una novela sobre la que pronto haré una reseña: La ley de los similares.
      Será un gran placer escribir sobre tu novela, y no sólo sobre ella sino sobre todos tus trabajos que son estupendos. Antonio es el rey de la precisión; su puntería a la hora de escoger la palabra adecuada sólo es comparable a la puntería que gastaba el bueno de Eastwood en "Por un puñado de dolares".

      beso.




      Eliminar
  7. Aprender,aprender y aprender,en estos caminos,donde intentamos expresarnos a través de la palabra, siempre somos alumnos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más importante es no perder la ilusión y las ganas de expresarnos. Da igual las intenciones que tengamos con respecto a la escritura, lo importante es disfrutar creando.

      Aprendamos unos de los otros.

      Eliminar
  8. Bueno, no creo que llegue a escribir nunca una novela ni nada que supere la longitud de una entrada del blog, pero vaya, que si algo puedo decir sin mentir es que palabras raras no uso nunca, ni me pierdo describiendo las cosas :D

    A mí lo de las palabrejas, leerlas, no me molesta, incluso me gusta ir a mirar qué significan, es como cuando leo un relato y leo "sexo", me extraña tanto leer ese vocablo desconocido y al leer la definición me digo "ah si coño, eso que hice hace tantos años".

    Lo de las descripciones excesivas pues ya es otro tema, me gustan las cosas más directas.

    Ahm, que acabaré con una recomendación de cine, "El gran carnaval", besos querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, eso nunca lo digas, Dess, igual un día te levantas con una gran idea y te pones como un loco a escribir y escribes 2891 folios de un tirón, y tu gato corre asustado a decírselo a tu mujer, y ésta viene corriendo de la cocina con el teléfono en la mano y te grita ¡que llames a un editor! :)

      Bueno, bromas aparte, tu escritura es fresca y sorprendente, tú verás lo que haces.
      Me apunto esa peli y te recomiendo dos de las raritas :El increíble hombre menguante" y "La parada de los monstruos". Y no sé si te he recomendado "La noche del cazador" dirigida por Charles Laugthon. Esta peli tiene una fotografía de la hostia.
      besos querido.

      Eliminar
    2. Ya las tenía apuntadas, creo que me las recomendaste en un correo :)

      Sobre lo otro, daría igual, sería incapaz de escribir sin faltas de ortografía, y no todo lo soluciona el corrector del word.

      Pero gracias por el piropo querida mía. Y muchos besos de esos castos y pudorosos (si el pariente está cachas un par solo, que paso de problemas).

      Eliminar
  9. Yo creo ,amiga mía, que no sabes lo grande que eres.
    Tu humildad no es buena.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uy, que va!, si soy muy pequeñita. Soy un ejemplar de bolsillo jeje

      Me hacéis grande vosotros, porque me queréis.


      un abrazo de puntillas.

      Eliminar
  10. Pues no puedo estar más de acuerdo. Ya sabes en el proyecto en el que me he metido yo solita y por lo primero que he empezado ha sido por el punto 1 y he seguido a pies juntillas esos tres consejos que destacas.

    Bueno saberlo para no perderse.

    Un besote lírico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente no son 3 consejos: son 200. Y son aceptables, aunque no con todos estoy de acuerdo, pues al final va en función del estilo, pero al menos creo conveniente sopesarlos.

      Tu proyecto es enorme, niña, espero que la recompensa también lo sea, y si no te quedará el buen sabor del homenaje realizado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Querida Ángela, que buen artículo, se lo recomiendo a las poetizas que escriben para eruditos y se olvidan de nosotros, pobres mortales que por no tomar un par de horas con el diccionario desechamos el poema.
    Recuerdo haber comenzado a escribir con un léxico académico para luego darme cuenta que las cosas mas bellas son las cotidianas.
    Mi mayor éxito fue "El escrividor", una atrocidad literaria que hice por divertirme.
    Amiga, te dejo un gran abrazo y gracias por estar.
    Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti no te hablo ¡que nos has abandonao!

      Siendo sinceros a mi no me molesta que un texto contenga palabras desconocidas para mi, al contrario aprendo más (el word reference es estupendo), y enriquece mi vocabulario. Pero tampoco es bueno el exceso, o abusar de los tecnicismos. Hay grandes autores que escriben de una manera sencillamente deliciosa, sin grandes fuegos artificiales. Otros, como Poe y Lovecraft, escribían de una manera exquisitamente recargada, que a mi me entusiasma. Al final todo esto va a gusto del lector.
      Un besazo Molí. Y no nos abandones ¡escribe!

      Eliminar
  12. Te recomiendo leer Mientras escribo de Stephen King.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tenemos telepatía? jaja ya lo estoy leyendo, en realidad los compré los dos juntos.

      En cuanto lo acabe lo comento.

      Eliminar
    2. Francamente lo estoy encontrando muy ameno. Sobre todo la parte de su infancia jaja lo que me he reído con el pasaje de las ortigas (no digo más para no desvelar la historia?Pero ahora estoy en el centro del meollo: caja de herramientas. Dentro de esa caja están las herramientas que todo escritor necesita a la hora de escribir, y la metáfora para presentarla es ideal. Además para los amantes de su literatura es muy curioso enterarnos de que manera fueron creadas sus historias.

      Eliminar
  13. Ángela:
    Como bien se han dado cuenta todos, soy autodidacta; algo que me eximiría de saber mucho sobre el tema. Sin embargo, he abrevado en algunos libros sobre composición y corrección de textos, que han resultado ser bastante útiles.
    Decidí no ser florido, ni llenar de bellas palabras mis textos, más bien los acerco a la cruda realidad cotidiana, pues he comprobado la pobreza de vocabulario de demasiada gente "cultivada".
    Tus textos son notoriamente diferentes a los míos y eso no quiere decir nada; en ellos manejas muy bien la trama argumental y el ritmo del relato. Quizás alguien te sugiera que te convendría resumir detalles; pero, ¿quién se arroga el derecho de decir que algo sobra? Por supuesto, las redundancias o las reiteraciones deberían eliminarse, salvo que lo que busca el autor sea exactamente ponerlas allí.
    Cuando de novelas se trata, viene a mi memoria el concepto que tenía Borges sobre tales estructuras literarias: le desagradaban. Básicamente, porque tenían mucho de vano y poco de sustantivo. Él no escribió novela alguna.
    Los cuentos y la poesía me parecen más concisos, en ellos se puede desarrollar un concepto o una idea, sin abundar en anécdotas irrelevantes, descripciones a granel, cabos sueltos por doquier...
    Pero, al final, lo más importante es que el autor se encuentre cómodo con la manera que elige para expresarse.
    Besitos metralleta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arturo también yo soy autodidacta. No tengo estudios literarios ni he hecho cursillos, ni talleres, y mis logros académicos son escasos.
      Creo que lo único que me ayuda es que siempre he leído mucho.
      Es cierto, tu manera de escribir y la mía son diferentes, tal vez nuestras lecturas también lo hayan sido, pero los dos buscamos lo mismo, lograr expresar lo que queremos decir.
      Las influencias a la hora de escribir son muy importantes, pero todo apunta a que cada uno, al final, encuentra su propio estilo.

      En cuanto a la poesía, me encanta, pero a la hora de escribir me decanto por la prosa. Me siento mucho más cómoda.

      Un abrazo Arturo, ¡que carajo! ¡un montón de besos metralleta de los que dan las abuelas efusivas!

      Eliminar
  14. Estoy de acuerdo contigo, hay que escribir para que te entiendan y no para obtener el record de palabras "rebuscadas".

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo ideal sería encontrar un término medio: ni escribir de una manera demasiado coloquial, ni escribir con palabras que casi no conocemos.

      José Manuel, un abrazo.

      Eliminar
  15. Me ha encantado tu entrada de hoy Angela,debe ser dificil ser escritor.

    Tu puedes hacer con las palabras lo que quieras, ya te dije otra vez que tenías don.

    Y bueno me alegro de haber leído tu reflexión.

    Es un mundo complejo es de los escritores, tú tampoco tienes porqué parecerte a nadie, a mi me parece un mundo complejo, porque hay que vivir del público lector, y bueno, supongo que es relamente dificil llegar a esa comunión profunda con tus lectores.

    Pero, yo no dudo de tu talento, así que pa alante.

    Con todas las cosas que te apetezca escribir.





    ResponderEliminar
  16. Bueno, yo no me considero escritora, Amapola, simplemente aficionada. Creo que un escritor de verdad es aquel que se gana la vida con sus libros; claro que hay excepciones, el autor de La conjura de los necios murió sin saber que su obra se ha convertido en una obra maestra.
    En todo caso yo me conformo con distraeros un poco.
    Un abrazo fuerte, y gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  17. "YO YA ME ENTIENDO" dicen algunos ▬inevitablemente▬ incomprendidos

    ResponderEliminar
  18. Un melómano es alguien a quien le gustan mucho los melones verdad?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, de la misma manera que cuando hablamos de tautología no referimos a ese arte que tan de moda se ha puesto: los tautuajes...

      jeje

      ¿Si te doy un beso me sacarás un ojo con el asta?

      Eliminar
    2. No te sacaré un ojo.
      Y además te haré precio especial.

      Eliminar
  19. No lo he leído pero sabía de su existencia y quiero conseguirlo. La brevedad es una exigencia que debería hacerse cualquiera que se pone a escribir. Quitar líneas es como avivar un fuego: no se nota la operación, pero todo el mundo nota los resultados.
    Gracias por recordarnos el libro y la idea.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues el de King está brutal! Me estoy empapando de mil detalles: cómo nacieron sus novelas,de qué ideas partieron,sus métodos de escritura, cuantas horas le dedica; recordad que King estudió magisterio y daba clases de literatura. En fin, os contaré cuando lo acabe que me queda poquísimo. Leer, leer, leer, eso es lo fundamental.

      Eliminar
  20. Buenos consejos te has agenciado y gracias por compartirlos, Angela.
    Un fuerte abrazo.

    Y que sepas que cuando te leo, me dejo las venas crecer, jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Consejos que compartiré otra vez en cuanto acabe al señor Stephen King, que me está dejando "patidifunta".

      muak

      Eliminar
  21. A traves de esta entrada me ha intrigado y ya lo agente- Tratare de leerlo
    Abrazo

    ResponderEliminar
  22. ¿Dónde está la verdad?. Nadie es ejemplo porque todos somos diferentes, amamos diferente y nos deleitamos diferente.
    El lirismo a veces encierra el ego de quien escribe, rodeando de belleza lo comúnmente cotidiano, (algo que para mí es un arte).
    Tu sentido de la perfección te lleva a embellecer lo común y eso solo se consigue con mucho esfuerzo.
    Algo nos une. Mis respetos
    Clara http://muyclara.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  23. Claro, estoy de acuerdo en que nadie es ejemplo, y que todos tenemos diferentes maneras y técnicas a la hora de escribir, y lo que te vale a ti no me vale a mi. Lo sé. También he aclarado, al comienzo de esta reseña o comentario del libro, que de todos los consejos me quedo con aquellos que me ayuden a mejorar sin alterar o modificar mi estilo. Porque al final lo más importante es que todos tenemos un estilo diferente y el estilo es el sello de cada autor. Pero ciertos consejos, como el de repasar muchísimo antes de colgar un relato o el de dejarlo reposar un tiempo para verlo después desde otra perspectiva, a mi me parecen muy útiles. Siempre he sido muy impetuosa a la hora de colgar un relato o un poema, y ando luchando para no hacerlo. En fin, el tema da para mucho, Clara, y no me quiero ir por las ramas que al final aburro a los muertos. Dentro de nada colgaré otra reseña sobre otro libro: "Mientras escribo" de Stephen King, con más consejos y truquillos de uno de los maestros del terror.
    Mis respetos también para ti, y te felicito por tu blog que me ha enamorado.

    ResponderEliminar
  24. Mi problema es que tengo poca paciencia y eso de repasar y repasar me resulta un rollo, :),aunque yo apenas lo hago reconozco que es una gran verdad, es decir: hay que repasar y repasar y leerlo en frio.
    La mayoría creo que ya lo sabemos pero lo jodido es llevarlo a la práctica.
    Me ha resultado interesante tu entrada y gracias por darme a conocer esos dos libros que no conocía.
    Un abrazo, Angela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Repasar es un coñazo, lo sé, pero tiene su recompensa: un texto cuidado que los lectores agradecerán sin duda.

      He colgado otro libro que contiene consejos de escritura, para mi gusto aún mejor que el otro.

      Eliminar
  25. A mí me pasa como a Ohma, me puede la impaciencia. Ha sido muy interesante leer estos consejos, aunque no voy a llevarlos a práctica porque no pienso escribir ninguna novela ufff qué pereza y además no me veo capacitada la verdad sea dicha. A mí tus descripciones me parecen fantásticas, no pienso irme a darle la vuelta a la tortilla, faltaría más. Antonio Gala (que me encanta) es otro escritor que se tira dos páginas describiendo, sobre todo si es al protagonist, que todavía sueños con el turco de la Pasión turca...
    Besitos niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, niña, ya sabemos que el tema de los gustos es algo subjetivo. A mi también me encantan las descripciones, hay algunos autores que crean unas ambientaciones maravillosas, y a mi me gusta recrearme en ellas, pero eso no le ocurre a todo el mundo; hay quien prefiere ir directamente al meollo.

      Eliminar
  26. Menudo temita,amiga :)
    Bueno, mi forma de pensar 8que no tiene por que ser la acertada) es que la historia es, o debe ser, más importante que el "historietista"
    la garndeza de un escritor suele estar, casi siempre, en saber pasar desapercibido y dar claridad, luz, a su relato. No obstante, en nuestro caso en particular, que no vivimos de esto, no debemos exagerar con eso de "escribir para que nos lean"...en eso tenemos una ventaja sobre un escritor profesonal, y es la libertad de escribir para nosotros mismos muchas veces (dentro de un orden, claro) dando así rienda suelta a nuestras manías, anhelos, sueños y demás rayadas.
    De todas formas hay tantos consejos sobre como escribir que como le hagas caso a todos, muchos se contradicen.
    Lo fundamental es transmitir...contar algo, no dejar frío...y crear verdad?
    me gustó tu post, Angela, y volver a pensar en estas cosas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Creo que la forma y el fondo son importantes, un relato bien escrito y que transmita es perfecto. Un relato que transmita mucho y tenga errores garrafales de forma es molesto de leer y distrae la atención de la historia.
    Creo que lo bueno está en buscar el equilibrio entre ambas cosas ¿no?
    Un abrazo Antonio :)

    ResponderEliminar
  28. Si quitamos la paja, ¿qué nos queda a los feos?.

    La paja por si misma no es mala, depende de la calidad de la paja, tú no hagas caso y haz lo que creas que debes hacer.

    Besotes.

    ResponderEliminar