viernes, 15 de febrero de 2013

Stephen King, Mientras escribo


Mientras escribo  de Stephen King.

Creo poder afirmar que he leído casi toda la obra de King; para mí es uno de los mejores escritores de terror contemporáneos. No discutiré si actualmente la calidad de sus novelas ha bajado o no, eso es cuestión de gustos.
Como es un autor que me ha ofrecido muy buenos momentos tanto en la lectura, como en el cine (no olvidemos que muchas de sus novelas se han llevado a la gran pantalla), he tomado este libro suyo, tal vez mejor sería denominarlo ensayo, como un camino a recorrer de su mano, de su sabiduría y de su experiencia en el mundo de la literatura. No sé si seguiré sus consejos, puede que tome prestado alguno, pero he captado con claridad su mensaje: no hay salvación para un escritor malo, pero un escritor bueno puede llegar a ser un gran escritor. El camino recorrido de su mano se me antoja extraño, porque al final se trata de su historia, de sus comienzos y es obvio que comenzó en una época donde publicar era difícil, pero creo que aún es más difícil hacerlo ahora que el mercado está saturado y ningún editor apuesta por un escritor novel al que no conoce ni su padre. Las circunstancias han cambiado, la crisis que nos asola no ayuda mucho. Pero que nadie se hunda, que nadie solloce ni se mese los cabellos ¡Que para los que anhelamos ver nuestro libro al lado de un ejemplar de Vargas Llosa aún nos quedan la consoladora autoedición o la  pantanosa coedición!

Stephen ha escrito este libro porque sabe que existimos unos cuantos lobos esteparios a los que nos gusta escribir, no sabemos por qué, ni a donde nos llevará, ni si lo hacemos bien, pero no podemos dejar de hacerlo. Y él lo sabe.
A todos nosotros va dirigido este ensayo, un trabajo estupendo de un autor que comenzó de la nada y que se abrió paso a codazos en un mundo al que no todos pueden acceder.

Y es alucinante espiar al King de Salem Lot o de Dolores Claiborne tras los visillos, verle levantarse a las tres de la mañana en un hotel, donde Tabby dormía tranquilamente, y bajar, con la cabeza bullendo de ideas, hasta el vestíbulo para buscar un lugar tranquilo donde ponerse a escribir como un poseso. Casi es palpable su entusiasmo cuando explica de qué modo nació Carrie (aquí su esposa tuvo un papel fundamental)  o descubrir que hay otro final de Misery que no conocemos, o lo borracho que estaba cuando creó Cujo, una novela que casi no recuerda haber escrito (fueron tiempos malos aquellos), o cómo salió del  bloqueo que sufrió en Apocalipsis, o que cantidad  de sí mismo contiene El resplandor.

Stephen King huye de las tramas, no necesita argumentos. Cree en cambio en una buena idea, en crear una situación en la que abandonar a sus personajes a su puta bola para que estos se busquen la vida. No sabe cómo acabará su novela, no tiene un final predeterminado y no piensa en él, dice que sus personajes sabrán cómo solucionarlo. Flipante ¿verdad?

En realidad él no quiere proporcionarnos el pez, quiere ayudarnos a sostener bien la caña y advertirnos que pescar requiere de mucha paciencia y que hay que dedicarle muchísimas horas.
Creo que ese es el mensaje. Practicar, practicar y no desistir. Este es un libro que os recomiendo si queréis pasar un buen rato y descubrir ese  mundo de curiosidades que rodea a una novela y a su elaboración.


Próxima reseña: La ley de los similares de Antonio Tocornal, un bloguero que hoy presenta su libro en Mallorca.

34 comentarios:

  1. Yo creo que un libro tuyo aparecerá al lado de uno de Vargas Llosa, y yo lo compraré, y aunque no aparezaca ahí y aunque sea producto de una "consoladora autoedición o la pantanosa coedición", da igual, seré tu cliente y tu lector.
    Besos


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tengo uno autoeditado (son mis trabajos del comienzo), y no me atrevería colocarlo al lado del de Vargas Llosa. Pero intento aprender todo lo que puedo y algún día si que escribiré uno bueno, ya lo verás.

      Eliminar
    2. Parece que Amazon sólo vende la edición en papel, ¿como podría adquirirlo para el Ipad o el KIndle?
      Gracias

      Eliminar
    3. Yo te paso el enlace pero, en serio, no te veas en la obligación.

      http://www.amazon.es/Luna-de-San-Juan-ebook/dp/B005HE225K

      Eliminar
  2. Me parece fantástico el resumen que haces del libro. Si yo fuera escritora pondría en tus manos mis prólogos.
    Es verdad que dejar la historias en manos de los personajes es mas fácil. Si imaginamos una trama tenemos que llevarla hasta un final mas o menos coherente. De esta otra forma el final es sugerido y cambiante día a día según el estado de ánimo del escribiente. Estoy de acuerdo con King.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo mejor de todo: como el propio autor no sabe cómo va a acabar también queda sorprendido ante el desenlace.
      A mi me encanta esa forma de escribir donde los personajes toman las riendas.

      Un abrazo Clara, que bien haberte descubierto.

      Eliminar
  3. No. No me gustaría tenerlo de compi en una fiesta salvaje. Seguro que me dejaría en ridículo. Qué decir de lo que dice.,¿como discutirlo?
    Besssos.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reescribo:

      Juas! tomo nota! A mí S. King sí me gusta, pero bajo mi punto de vista peca de exceso de detalles y que todo se desarrolle en las diez últimas páginas. Eso sí, consigue tenerte pendiente todo el libro.

      Ahí estoy buscándolo...

      Eliminar
    2. Si, sus libros son algo gordos jaja y eso que descarta un diez por ciento en la última revisión...

      Pues eso, si lo lees ya me contarás.

      Eliminar
  5. Muy de acuerdo con toda tu reseña, Ángela. La diferencia es que yo hago casi todo lo que él ahí aconseja. Ese libro me ayudó mucho en la manera en que hoy escribo.
    Y de paso te comento que yo sí tengo leída toda su obra en castellano, incluidas sus rarezas, poemas, cómics, etc.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Hay consejos que me resultan imposible casi de realizar. Él aconseja, por ejemplo, encerrarse a cal y canto a escribir en un lugar tranquilo durante un tiempo establecido (5 o seis horas depende)En mi casa no existen los lugares tranquilos. La verdad es que yo escribo en sitios la mar de extraños y cuando tengo un rato de tiempo. He llegado a escribir relatos enteros en servilletas en la puerta de la cafetería del hospital donde curro, o sentada esperando el bus (podría contaros mil ejemplos extraños). Tampoco sé si podré resistir ese tiempo recomendable que King nos aconseja dejar reposar los trabajos, nunca he podido resistir más de dos semanas con un relato guardado. Estos son ejemplos de algunos consejos que no sé si podré seguir Raúl. Pero, mira, el de acortar texto inservible, o sea todo aquello que no aporte nada a la historia, ése me encanta y te aseguro que lo pondré en práctica. El del lirismo no sé, es que es mi manera de escribir. Hay una formula en el libro que le envió un editor en una de las cartas de devolución que decía así: 2ª Revisión = 1ª Revisión-10%. Esto equivale a decir que en la segunda revisión hay que amputar un diez por ciento de material sobrante. Eliminar la paja. En el libro viene un manuscrito de su novela 1408 ¿lo recuerdas? y simplemente cambiando un nombre propio por otro más corto la novela varió en 14 o 15 lineas. En fin, que me enrollo, lo que quiero decir es que el libro me ha encantado, porque sobre todo me parece muy sincero, muy auténtico (incluso al final confiesa que hubo un momento en que se agobió escribiéndolo), y desde este momento hago mio todo aquello que me sirva, pero lógicamente(¿recuerdas cuánto odia King los adverbios?)no puedo seguirlo todo sin cambiar mi forma de escribir. Pero recomiendo a todo los aficionados a la escritura que lean este libro, que cuanta más información tengamos mucho mejor. Raúl, un beso, y perdona por la chapa.

      Eliminar
  6. King seguramente sea mi autor preferido, o al menos del que más novelas he tenido el gusto de leer, este ensayo entre ellas. Sí es verdad que parece una obra más dirigida al escritor, al autor novel, que al lector. Pero es una joya para acercarse a su forma de pensar y concebir esto de la escritura. Los consejos quizás estén más enfocados hacia la realidad que le tocó vivir y también a la narrativa americana. Los tiempos han cambiado, y las tendencias también, pero aún así hay alguno con el que merece la pena quedarse.

    Un besito, Ángela. Me voy poniendo poco a poco al día por aquí, que estaba algo perdido últimamente ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi es una delicia leerle, si que es cierto (debo reconocerlo) que me gusta mucho más el King del pasado que el de ahora. Pero tal vez es porque yo tampoco soy la misma.
      Este libro es un pastelillo caliente para los que adoramos sus novelas, porque además de ilustrarnos sobre el difícil arte de juntar cuatro letras, nos cuenta sus secretillos, sus dificultades, y el amor por su esposa, además de contarnos lo gamberro que era cuando era pequeño ¡ay dios! lo que me reído con ciertas anécdotas algo escatológicas jaja. En fin, que recomiendo su lectura. Gracias Rober,un abrazo.

      Eliminar
  7. Ángela:
    De Stephen King he visto la adaptación que Kubrik hizo de "The shinnig" y probablemente alguna que otra película menos lograda. La citada película es una obra maestra. (Here's Johnny!)
    El género que cultiva King no figura entre los de mi preferencia, por lo que será muy difícil que lea algo suyo alguna vez.
    Hace muchos años, cuando era joven, leí Narraciones Extraordinarias, el clásico de Edgar Allan Poe (tu libro preferido) y me agradó de modo extraño: las historias eran geniales, pero no me agradaba la temática (en especial, El pozo y el péndulo). Curiosamente, hace poco, vengo a descubrir que "La caída de la casa Usher" es una metáfora del incesto entre hermanos y -más curioso aun- que Cortázar en su "Casa tomada" hace una versión de aquel cuento, aunque en su historia el incesto no es consumado.
    Me sentí un ignorante total.
    He aquí el problema: el escritor, en tanto artista, debe escribir un texto sencillo y de fácil deglución por el lector, en su tarea deberá cuidar la estética de su mensaje, que entrelíneas esconderá -condición sine qua non- el verdadero sentido de su obra, la razón del porqué ha sido escrita.
    Mientras leía tu entrada, recordaba ciertas anécdotas de Bioy Casares y sus técnicas para la escritura. Acerca de "La invención de Morel, dijo (más o menos): en aquel libro no quise correr riesgos, de modo que solo utilicé oraciones cortas.
    Los escritores son un tipo de prestidigitador que, con su técnica bien aprendida, genera trucos que nos entretienen, solo que hay algunos de ellos que -además de entretener- transmiten algo más elevado durante su acto.
    Valga aclarar que, en una época, leía a Isaac Asimov con gran deleite de mi parte. En fin...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arturo, son muchos los autores que han bebido de las fuentes de Poe, incluso Lovecraft. También Kafka es un gran referente. A mi me atrae Poe, me gusta mucho su prosa recargada y elegante, la oscuridad y el miedo que envuelve a sus relatos; son sus miedos reflejados en el papel. ¿Sabias que tenía pánico a ser enterrado vivo? si supongo que si lo sabrás. Creo que lo que hemos leído en nuestra infancia tiene mucha influencia en nuestra manera de escribir, seguramente tu manera y la mía son tan diferentes porque hemos bebido de fuentes distintas y muy opuestas.Siempre recomiendo leer su biografia, porque es tan interesante como sus relatos.De Asimov creo que no he leído nada, pero lo tengo pendiente.

      Un beso metralleta, querido amigo.

      Eliminar
  8. Este es uno de esos autores que creo que están infravalorados, "best sellers", meten ahí a los que venden uchos libros independientemente de su calidad, para mí la tiene, "El juego de Gerald" es mi novela favorita sin duda alguna, y me he leído muchas, "la mitad oscura" también me gustó mucho claro, en realidad me gustaron casi todas, alguna se me atragantó.

    Es terror, pero un terror muchas veces sugerido, más psicológico que otra cosa, no aburre, que es lo principal, son novelas para pasar un buen rato, pero que tienen su mensaje, yo al menos siempre encuentro alguno.

    Sobre la técnica pues ni idea, se me escapan esas cosas, pero vaya, que creo que es de los escritores de referencia del último medio siglo no me cabe duda alguna.

    Besos.

    PD: "sin novedad en el frente", todo un alegato antibelicista allá por los años 30, lo que le da mucho más valor.

    PD 2: Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que me ha sorprendido al leer su modus operandi, que no sigue un argumento preestablecido. El juego de Gerard está elaborado a partir de una idea: colocamos a una mujer atada a una cama y la dejamos ahí, a ver qué pasa. King reconoce que tal vez su novela más elaborada(argumento) es La zona muerta, las demás casi todas son situaciones desarrolladas. A mi eso me flipa muchisimo. Y algo que me gusta mucho de este autor es la carga psicológica, humana, que tienen sus novelas.

      Eliminar
  9. De nuevo tomo nota. Lo he de leer, lo he pensado muchas veces... Es que me falta tiempo para tantos libros pendientes, y estoy seguro que este autor me va a gustar porque las películas sí que lo hacen.
    besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más me ha gustado de este libro es presenciar el nacimiento de un escritor, cómo se forja. Mi gusto por la literatura es muy amplio, Luis, sabes que igual me leo el Quijote como Las edades de Lulú de A. Grandes, pasando por Panero. Pero tiene que tener una calidad. A King siempre le he pedido distracción, evasión. Sé lo que me aporta y no le pido nada más. Sus consejos me parecen tan buenos como los de otro, porque al final todo se resume a trabajo trabajo y trabajo, seguido de paciencia y tesón. Un abracito Luis, gracias por aguantarme jaja

      Eliminar
  10. Gracias por compartir este libro.
    Por casa tenemos algunos de sus libros, y hace años leí el de Eclipse total, y el de el perro de la polaroid y vi la película de It aunque el libro no lo leí...

    Un beso y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de Eclipse total está muy chulo (genial Kathy Bates) y el del perro y la polaroid me encantó. El libro de It da mucho miedo, pero la peli da más jaja bueno igual a ti no te dan mucho miedo los payasos terroríficos.

      Un beso.

      Eliminar
  11. Creo que este hombre es adicto a la escritura. Eso, o tiene un ejército de negros redactando. Has leido TODA su obra? Parece Pla!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, tiene muchos libros jaja. Bueno hay autores muy prolíficos, creo que Isabel Allende sacaba un libro cada 8 de enero, si mal no recuerdo.

      Gracias Josep. No, toda no la he leído, pero mucha sí. Aunque reconozco que me gusta el King de los comienzos.

      Eliminar
  12. Me gustó mucho "Mientras escribo" cuando lo leí por primera vez. Lo tengo en la estantería con mis libros de escritura creativa, más que por los consejos que da (que también), por la energía que desborda. Es un libro muy positivo y te deja con la sensación de que tienes que sentarte a escribir ya!.

    Lo cierto es que el mercado anglosajón nos queda un poco lejos y eso de empezar publicando en revistas, aquí no tiene mucho sentido, más que nada porque no existen esas revistas o lo parece.

    En todo caso un libro diferente del maestro y de lectura obligada para los que tenemos el gusanillo de llenar cuartillas.

    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran otros tiempos, ahora nos damos a conocer por internet, pero oye, igual cualquier día nos descubre alguien y nos hacemos ricos.
      A mi me ha encantado leerlo, y las anécdotas no tienen desperdicio.

      Eliminar
  13. A mi también me gusta, y es curioso cómo muchos de mis conocidos se echan las manos a la cabeza cuando lo comento.

    Lo buscaré.

    Un besote

    ResponderEliminar
  14. Pues no sé por qué. A mi me gustan los grandes autores, desde Unamuno hasta Tolstoi, pasando por Dickens y Flaubert, Chejov o Bequer y mil más, pero también tengo mis ratos de evasión y divertimiento.
    No me gustan los libros tipo Cincuenta sombras de Grey la tal Daniel Stille pero respeto su lectura.
    Bah, no hagas caso, tienes que leer aquello que te aporte y te llene.
    Ademas los consejillos sobre escritura están muy bien. Y las anécdotas son muy muy divertidas. ¡Un abrazo, niña!

    ResponderEliminar
  15. ¿Te encanta la reseña? ¿te encanta el libro? te encanta Stephen King? ¿te encanto yo?


    jajaja un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual es cree que està en FaceBook
      ☺☻

      Eliminar
    2. Claro, es que hay que dar más pistas. En fin, a ver si aparece que me tiene intrigá.

      saludillos, Josep.

      Eliminar