lunes, 11 de marzo de 2013

Quid pro quo




Me gustan los búhos, las panteras, los gatos, los buitres carroñeros. Me divierte la risa malévola y aprovechada de las hienas. Me asustan los ojos muertos de los tiburones y la inexistencia que habita en los ojos de cristal de las muñecas. Me gustaría mirar la luna desde la almena de un castillo. Me aterroriza el fondo abisal del mar, las ballenas y su idioma íntimo. Me fascina el canto de las sirenas, su hipnótico embrujo, y entiendo a los marinos que se dejan seducir por sus cantos.
No podría dormir en la misma habitación en la que descansa un muñeco de madera.
Me dan miedo mis fantasmas.
Me gustan mis personajes y sus vidas alocadas; disfruto inventándoles finales imposibles; sé que algunos me odian, pero yo los adoro a todos.
Me reconforta el chocolate caliente. Me llevo bien con las chimeneas, con los troncos, con el humo, me gusta el humo de María y no me importa bañarme desnuda en el mar por la noche.
Me pone nerviosa que me mires.
Quiero mirarte.
Me apetece que invadas mi cuerpo comenzando por el cuello, y no me importa que sepas que tienes la batalla ganada.
Me seduce que te guíes por el mar de mi geografía siguiendo mis constelaciones  lunares. No me importa que me acorrales en la cocina y me muerdas la boca.
Nunca he sido valiente. Tengo mucho que perder.
Creo en la bondad de la gente, y en su maldad. Sé que todos llevamos un monstruo dentro.
No creo que los ojos sean las ventanas del alma, pero el brillo de las lágrimas me cuenta todo lo que necesito saber.
No me gusta la gente que grita, no me gusta gritar.
Me siento como un elefante en una cristalería en un restaurante de lujo; prefiero unas cervezas en un tugurio destartalado rodeada de buena gente.
No soy muy lista, no soy muy guapa, no sé mucho de nada, pero me muero por vivir y poder contarlo.
Si tú me dices ven, no lo dejo todo, pero sujetaré mis lágrimas.
No me asusta la muerte porque no quiero ser inmortal, si lo fuese sería vieja demasiados años.
Me gusta cómo huele la lluvia. Me gusta la tristeza desasosegada de los árboles en invierno. Me conmueve la indisciplinada grosería del granizo. Me provoca lujuria el sol estallando de rabia sobre el mar. Trago saliva cuando contemplo cómo se desangra la luna sobre los tejados. Un parque vació me provoca una tristeza inmensa. Admiro la voracidad del mar.
Me produce ternura el olor del cuerpo de un bebé. Me produce terror el olor a muerte de un viejo.
Me gustan los lunes. Adoro el aroma del café.
Me gusta mi gata cuando está triste y azul. Me gustan las palabras extrañas. Leo a los poetas suicidas.  Guardo las cartas de amor. Me gusta Calamaro, me gusta que me diga que es comandante de mi parte de adelante y dirigente de mi parte más urgente. La Callas me produce escalofríos cuando la escucho paseando por la playa desierta. No me gusta febrero.
Siempre quiero comprobar cuánta literatura me sale de las venas.

Os toca...

60 comentarios:

  1. Que siga saliendo de ti, esta maravillosa literatura por mucho tiempo Ángela, de esa manera podré seguir disfrutando de tus palabras desordenadas con sentido.
    Me siento muy cerca de lo que cuentas, pero no sabría expresarlo como tu lo haces.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Fantástico!! uffff lo que he disfrutado leyendo todo esto niña!! me toca:

    Me encantan la muerte y sus alrededores, cementerios, autopsias, cipreses y lápidas, siempre visito los cementerios de las ciudades a las que voy.
    Leo sobre todo suspense y me hubiese encantado que Holmes hubiera existido ahora, lo hubiese conquistado a pesar de ser un misógino insoportable.
    Me aterra la soledad, no la soporto por más que a veces sea necesaria, quiero ruído, de niños, de música, de lluvia, de gente, de vida!!
    Me han partido sólo una vez el corazón, pero no veas como me he recuperado. Odio la playa, prefiero el campo y tomar un café caliente en un sillón de mimbre, bajo un techo de madera y mirando los olivos. No sueño con ser una princesa, quiero ser la reina. Me fascina la música celta y las diferentes etnias, mezclas divinas. No soporto la lentitud ni a la gente que calla. Me muero por conocer a esa persona especial que no ha llegado a mi vida y soy feliz en pequeñas dosis. Deseo que llegue el otoño, me inspira y cada día me despierto para soñar, odio el verano y no concibo mi vida sin magia.
    Es maravilloso leerte.
    ¿Qué te ha parecido? jajajajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves? esto no se cuenta bajo las luces de las cámaras de foto. Uno se deja estas confesiones bajo la luz mortecina de unas velas, de unas copas, en la intimidad de una charla sin prisas.
      Pero otra vez será, mi morena sureña. Ojalá encuentres esa tirita para tu corazón tan lindo. No coincidimos en algunos gustos, pero eso tiene poca importancia, porque las personas que se aprecian a veces son muy distintas.

      Abrazo apretujao.

      Eliminar
  3. Me gusta cuando callas porque es perfecto...

    Jajajjajaa

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si callara me echarías de menos.

      beso enfurecido.

      jaja un abrazo incluyo.

      Eliminar
  4. Me dan miedo mis fantasmas... Me gustan las canciones de Calamaro, me gusta escuchar un piano solitario, una trompeta deslizante, una guitarra en libertad.
    Adoro la tranquilidad, el amor y la comprensión. Son calientes tus besos porque se encienden en mi boca, hay un lugar correspondido para cada uno de nosotros. Me gusta el invierno, me gusta el otoño. Son buenos los humos si hay espacio para las miradas sencillas. Son lejanas las miserias y ojalá dejen de existir. Amo la honradez, la hospitalidad, la filosofía, la tertulia sin armas y el abrazo del oso. Quiero felicidad sin mentiras, quiero que me quieras como quiero quererte porque lo mereces.
    Me gustan las velas, la luz natural. No me gusta contaminar, malgastar, destruir sin motivos de evolución.
    Me gusta leer a Ángela Piñar y le mando un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  5. Mi niño sureño, a ti lo que te pasa es que la vida te duele, la belleza te atrapa, y las injusticias te ofenden.

    Sos un romántico empedernido, gracias a Dios.

    ResponderEliminar
  6. Quisiera poder plasmar mis gustos y disgustos tan bien como los has hecho, o como lo han hecho los otros comentaristas, pero no tengo el talento pero, lo peor de todo, sería denuciado con toda la razón del mundo.
    Me ha gustado la descripción que has hecho de una parte de vos misma y cómo las has hecho.
    Besos & abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga, no seas modesto, que seguro que lo harías muy bien.

      Siempre nos quedará París.

      Eliminar
  7. Me temo a mí misma, cuando me encuentro a solas. Adoro la luz del sur, el azul del mar, los olores del verano, las nubes blancas, la caricia de un gato amigo, el café con los buenos amigos, la risa sincera en la gente, los abrazos verdaderos, los besos de dos en dos o de tres en tres, añoro en la distancia y me duele el silencio y la oscuridad. Me dejo cosas en el cofre, por si alguna vez coincidimos tener para contarte Ángela.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos en muchos gustos Aurora. Te envío unos cuantos besos de dos en dos.

      Eso, deja algún misterio guardado así tendremos más cosas que contarnos frente a una taza de té.

      Eliminar
  8. Intenso repaso en ese "Quid pro quo" que nos dejas. Quizás en algún momento sea capaz de hacer algo parecido, aunque de momento me quedo con lo dejado por ti.
    Un abrazo en la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No importa, Rafael, tú te dejas tanta sangre en tus poemas...

      un abrazo en la tarde.

      Eliminar
  9. Me pierdo en los estantes abarrotados de las librerías.
    Me aferro a una taza de café cuando necesito parar el mundo.
    Viví historias hermosas, tristes, duras, divertidas, locas…, y sé que aún quedan muchas en el tintero mi sangre por escribirse.
    Normalmente no recuerdo mis sueños, pero construyo muchos en mi día a día.
    Quiero sin cuantificar.
    No hago preguntas porque yo prefiero contar cuando me apetece.
    El blues es mi música. El chocolate mi pecado de gula. La curiosidad mi motor.
    No tengo mascotas, me gustan los animales en espacios abiertos.
    Fui buena en matemáticas a pesar de ser de letras.
    Cada día soy menos romántica y un poco más cínica, pero el tiempo no me ha hecho más sabia.
    Y cada mañana, mientras cobijada entre las sabanas pacto mi tregua con el reloj, me preguntó ¿qué pasará hoy?

    Besos tocaya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tres cosas muy interesantes que has dicho:
      Quieres sin cuantificar, y normalmente no preguntas porque prefieres contar cuando te apetece.


      Sí eres más sabia.

      Eliminar
  10. Impresionante manera de saber de vos. Provocás fantasías, y pienso que es adrede, ja ;)
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. quid pro quo significa que ahora tienes que contarme tú...


      otro beso para vos.

      Eliminar
  11. Me gusta todo lo que a los demás le gusta de mí... por eso coincido tanto con los que me rodean. Soy así de imperfecto.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Yo siento no poder continuar o responderte en condiciones, pienso en "me gusta" y sólo salen cosas irreproducibles, marranadas varias, a tí no te gustan los ojos de las muñecas por ejemplo, pues yo las muñecas que tengo son para mirarles cualquier cosa menos los ojos :)

    Besos querida, bonitas letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bah, a mi no me importa que cuelgues tus marranadas jaja Me da a mi que por aquí todos estamos curtidos ya; somos viejos marinos cansados de navegar, no nos espantamos fácilmente.

      ¡Venga! ¿oye cómo se llama tu muñeca?

      Besos, querido.

      Eliminar
  13. No me gusta deshojar margaritas ni decapitar langostinos
    pero me gusta besarte y no olvidar nunca que te he besado.
    No me gusta que me dejes solo con mi melancolía
    cuando casi no es de noche y casi no es de día
    pero me gusta que el amor sea encontrarte de nuevo
    en una noche fría o en el alma de un verso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, pero no viniste a darme ese beso. Uhmmmmm.

      Bah, te perdono, porque no decapitas langostinos.

      Un abrazo, Fu.

      Eliminar


  14. Aficionado al buen mantel, fumador irresponsable. Café y prensa, un nuevo día.
    Dibujante ocasional, escritor mediocre; melómano empedernido y cinéfilo constante.
    Buen padre, mejor hijo. Amante pasional, esposo tenaz y consecuente. Trabajador voluntarioso, amigo huérfano.
    Temperamento exagerado, sentimental hasta el sollozo. Egoísta, si, y caprichoso; inseguro, neurótico y a veces lúcido. Ex golfo; compañero del presente... el futuro se verá.
    De un tiempo a esta parte, milagrosamente responsable ¿adulto? Quizás. Cobarde y valiente por igual; sé sufrir, reír, sonreír, llorar, gozar. Pedir y disculparme. Duermo a gusto, y me quiero poco;

    …por eso, a veces, me disfrazo.


    Otro día, con un café delante, continuamos,okis?? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimo, Antonio, ahora te conozco un poquito más. Sí, delante de ese café (y cigarrillo) continuaremos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. jjaja, pues mucha literatura, Angela, gracias por deleitarnos con tus palabras.

    Un abrazo.

    Y habrá que comprobarlo viniendo aquí, saludos.

    ResponderEliminar
  16. Y si te soy sincera , creo que tenemos distintos gustos, pero me gusta como escribes, es verdad estás llena de vida, besos.

    A mi en cmabio no me dan miedo los fantasmas, y espera que sigo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es malo que tengamos gustos diferentes, si al final nos encontramos a la mitad del camino.

      Eliminar
  17. Perdona que te especifique, es que no creo en los fantasmas, solo en los espíritus, y bueno eso es lo que pasa.

    A mi no me dan miedo los ojos muertos de los tiburones ,solo los ojos vivos de los tiburones ( y solo si estoy nadando en el mar y veo a uno), si es por la tele tampoco.

    Enfin aunque distintos gustos tenemos cosas en común , besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que me encuentre nunca de frente con un tiburón, pero si fuese así, me daría un buen infarto oportuno, y dejaría de sufrir.

      Eliminar
    2. Que no me entere que tu sufres , por favor Angela,yo siempre te veo muy contenta...

      jjaja.

      Eliminar
  18. Y bueno creo que tenemos algunas cosas en común, saludos, buen finde. ( que ya me he extendido mucho)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si, mi niña, una de ellas es el amor por la lectura, y por la escritura. Ya ves que sí.

      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
    2. O sea verdad, ( yo escribo fatal,), abrazo de vuelta para ti.

      Eliminar
  19. Me ha encantado conocer un poquito más de ti por aqúi, y ahí va mi parte, que el que da, recibe.Preciosísimo texto.

    Pues yo he bajado al infierno y le he plantado cara al diablo, y después de mucho hablar con él, resulta que se hizo amigo mío dándome una tregua.

    He aprendido a conocerme a través de los demás, por eso me gusta estar rodeada de todos y alejarme de ellos y ocultarme de cuándo en cuándo para procesar lo que he extraído. Todo el mundo aporta, incluso "los malos", pero cuando me envenenan me aparto, me alejo, limitándoles la entrada a mi vida.

    He amado fuerte e insípidamente. He llorado mucho y he hecho llorar a aquellos que me hirieron. No creo en el romanticismo. Existe sí, pero es breve y efímero. Va y viene.

    Me he vuelto dura, pero soy de cera. Me he vuelto práctica, pero detallista. Y siempre doy al principio, pero lo quito todo de sopetón si veo que no merece la pena seguir dando.

    No fuerzo, espero que todo salga de manera natural y si no sale, mejor dejarlo.

    Antagónica, como esta vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo con esa dureza de cera.

      Suerte con tu libro (te promociono desde ya).

      besazo, madrileña.

      Eliminar
  20. Me aterrorizan los rostros de payasos con dientes de sierra. :D paso turno. (Qué bien has sintetizado toda una vida) Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a mi los payasos me aterrorizan, pero la culpa la tiene Stephen King.

      Oye Gum, me voy a ver ese Orgasmo tuyo, bueno a verlo no, a comentarlo.

      Eliminar
    2. jajaja pero qué chispa tienes :)

      Eliminar
  21. Uff, una invitación a desnudar el alma en público. Qué chungo y qué difícil. No soy tan valiente, creo.

    Aunque a través de mis relatos supongo que también dejo trocitos de mí mismo, claro que no es lo mismo, porque en ellos tienes que buscarme.

    Un ejercicio jodido este, Angela.

    Y como siempre, un placer leerte, catalana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que dejas trocitos de ti mismo, sé que eres un cárabo sensible, y que escribes de maravilla.

      Eliminar
  22. Me gusta comer el pollo con los dedos ¿valdría eso para algún texto? jjajaja... Aaaainsssssssss... Por lo que veo corre muuuuuuucha literatura por tus venas, hermosamía!!

    Un besazo enorme

    Roser

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pelirroja ¡que placer verte por ésta mi casa! Y a mi el pollo me encanta comerlo con los dedos, y luego chuparlos...ya, algún salidorro se pondrá cachondo cuando lea esto, ya :). Un abrazo enorme, preciosa.

      Eliminar
  23. Patxaran, conejo a la brasa, chimeneas, otoño en el Mediterraneo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido totalmente con tus gustos, aunque creo que el Patxaran no lo he probado.¿De donde es, del norte?

      Eliminar
  24. Mis gustos coinciden en parte con los tuyos. Pero mi timidez me impide explayarme en este recuadro.
    Me ha encantado leerte y descubrir este blog.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Joaquín, creo que yo te he agregado a mi lista.

      Yo soy una tímida sin remedio, en eso coincidimos.

      Eliminar
  25. Me gusta la buena gente, los pueblecitos con encanto, la lealtad de un pero, el buen cine,la primavera y el otoño,caminar, las tertulias. No me gusta la hipocresía ni la mentira.
    Un abrazo
    Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que bonito todo eso que me cuentas Besana!

      Eliminar
  26. Es impresionante. Qué dificil me resulta comentar esta entrada más allá de decir que estoy entusiasmado. Me gusta todo, lo que te gusta y lo que no, porque has encontrado la manera más bella de decirlo. Una maravilla Ángela que no se puede leer una sola vez.
    Me encanta. Y como el título de la entrada es el que es, me voy a ir pensando una correspondencia en mi blog. Me viene bien, porque a la espera de que estalle la primavera no ando sobrado de ideas.

    Un beso, maga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantará leer esa correspondencia tuya en tu blog. A ver si se anima el resto. Un abrazo M, ya sabes que me encanta ese blog tuyo mojado de lluvia.

      Otro beso para ti, mago.

      Eliminar
  27. Mha encantado esta frase "Si tú me dices ven, no lo dejo todo, pero sujetaré mis lágrimas." Igual que me gusta la del famoso libro "Si tú me dices ven lo dejo todo pero dime ven"

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad la frase viene por la canción del trío Los panchos.

      Gracias Laura, no sé si he visitado tu blog, pero paso a mirarlo.

      Eliminar
  28. Me gustan las vacas que miran a tren cuando pasa. Me gusta el sonido del tren cuando salta las juntas de loa railes. Soy de mar y me gusta sumergirme bajo una ola. Me gusta más el click de mi cámara que el crick de un grillo. Me gusta más leer tus locuras que el mejor de los menús de mi reataurador favorito. Me asusta no tener miedo. Me gusta que me animes a escribir. Un beso

    ResponderEliminar
  29. No he visto vacas mas bonitas y aterciopeladas que las del norte, en serio, eran preciosas. Con el tren tengo algo extraño, me seduce, me relaja, pero al mismo tiempo me entristece porque me aleja o me acerca de aquello que quiero.El mar..., del mar ya no puedo decir mucho más de lo que he dicho.
    Me gusta cómo ves la vida a través de tus fotos. Con la fotografía pasa como con la escritura, el objeto, el paisaje, el rostro a describir está ahí delante,pero son tus ojos, solamente tus ojos los que ven aquello que otros no.
    Y claro que te animo a escribir, y lo voy a seguir haciendo. porque sé que puedes.

    otro beso enorme para ti, Gum.

    ResponderEliminar