domingo, 21 de julio de 2013

Caliente

Me estoy planteando seriamente ponerme a escribir literatura erótica como una posesa. Es que vende, vende mucho, muchísimo: lo veo lo noto lo huelo. Veréis,  esto ocurrió ayer: andaba yo tomando mi cafelito matutino acompañado de mi sempiterna “pantera rosa”  (todos habéis comido pantera rosa y no digáis que no) y rodeada de mujeres. Compañeras de trabajo todas, todas salidas, calentorras, erizadas, palpitantes y húmedas ¡Todas! ¿Y sabéis por qué? Pues porque andaban comentando las bondades del célebre escritor este que se ha puesto tan de moda que parece ser que las tiene a todas enfebrecidas y abducidas.

Mis ojillos de escritora aficionada saltaban de una boca a la otra; masticaban ellas sus bocatas de sobrasada y queso, beicon y queso, queso y atún mientras sus manos iban a veces directas al corazón para dar fe de la bondad de esos libros, unas se lo recomendaron a otras, esas otras dijeron que estaban leyendo también unos libros de una autora española con seudónimo extranjero que es la repera, y se pasaron los títulos ¡Y yo con cara de jilipollas! ¿Qué cojones hago yo escribiendo sobre los maravillosos tonos del cielo?

¡Estas mujeres lo que quieren es leer asuntos sobre hombres fuertes y dominantes, hercúleos y depilados, perfumados, con barbita de dos días que las pongan contra el armario de la cocina, ése donde tienen los utensilios de limpieza, o que las tomen de la cintura y allí, sobre la lavadora en marcha, les den lo suyo!

Estas mujeres me tirarían piedras si leyesen a mi Matilde, porque ellas quieren leer cómo un hombre dolorosamente guapo y poderoso acorrala a esa mujer de vértigo contra los azulejos de la ducha y le acaricia las tetas mientras el agua y el jabón se deslizan por su coño depilado y él, con una verga grande que parece a punto de estallar, gime y le dice “nena me muero por meterte todo esto, quiero reventarte, quiero que grites, que te estremezcas, que tus manos y tus pies se abran y se cierren como los de una gata complacida”; a lo que ella responde con la voz entrecortada y estremecida de la cabeza a los pies “¡Por dios! que tenemos poco tiempo, ya sabes que Pablo llega a las tres”.
Ellas, mis compañeras, lo que quieren leer es como él la agarra y la echa sobre la cama, húmeda y con el pelo mojado,  palpitante toda ella, respirando de manera entrecortada, con los dientes castañeteando del deseo; quieren leer como él la inmoviliza de las manos y le muerde la boca mientras le separa las piernas, ellas quieren leer sobre la manera en que ella le mira cuando él entra bruscamente dentro de ella con esa verga grande y ella gime sintiendo que se puede partir por la mitad de un momento a otro; claro ellas lo que quieren leer son los detalles de esas embestidas salvajes, y quieren escuchar lo que él le dice, lo que le susurra: son todas palabras sucias, ya os aviso. No, claro está: a mis amigas no les interesa de qué color están las montañas cuando el sol, esa naranja de fuego, se tumba adormilado dejando paso a esa luna pálida y somnolienta.

Me sentí algo triste, aunque no es un ningún misterio que la mayor parte del tiempo me siento como una extraterrestre que se ha resbalado por la salida de emergencia de un objeto volante no identificado con forma lenticular y lucecicas de color rojo putón y ha caído de culo (o de cola, que no sé yo como sería mi anatomía si fuese un alienígena) en mitad de una reunión de gente que habla habla y habla de asuntos que me interesan poco.
Horas después llegué a casa y ya frente al ordenador revisé algunos de mis trabajos y pensé ¡qué carajo, si es que escribo lo que me gusta!

Un besazo a todos.


29 comentarios:

  1. Felicítate por no ser una borrega ni una payasa como la mayoría de esas pobres desgraciadas que tienen que vivir toda la vida con un cerebro de mandril.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que ocurre es que a veces sufro de algún ataque de soberbia, porque me creo algo y en realidad soy bastante poco. Pero bueno, mi neurona me trabaja lo bastante como para agarrar un tomo de mi estanteria donde duermen mis grandes, leer un poco y darme cuenta de que no puedo decir ni mú.

      Eliminar
  2. La novela erótica no vende, los relatos tampoco.
    Tu tienes que escribir como lo haces, el tema es lo de menos,y preocuparte del público es una bobada,aunque eso lo sabes muy bien.
    No cambies. Es tu camino.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La novela erótica si vende, y los relatos también: ambos géneros sacian el apetito de todos aquellos que se decantan por ellos. Hay grandes relatistas, no te olvides de Chejov, Kafka, Bequer, Saramago, Dickens, Hemingway, Julio Verne, Stendhal..., hay muchísimos autores consagrados que en algún momento han escrito relatos. La novela erótica me gusta en su medida, coincidido con Rick en que las secuencias eróticas demasiado explícitas me cansan,sí, creo que me seduce mucho más que mi imaginación añada el resto.
      Pero creo que hay que leer de todo, y añado a riesgo de ser grosera, que aquel o aquella que sólo lea libros por alguna moda momentánea, no es un lector de verdad.

      Eliminar
  3. Exacto!!! Escribes lo que te gusta, lo que te hace sentir, vibrar, enfatizar... Nos llegas con tus horas altas, bajas...
    En resumen que disfrutas escribiendo y los demás disfrutamos leyéndote, y conseguir atrapar al lector es el premio gordo.
    Lo erótico tiene sus momentos y no son todos. Créeme!!
    Un fuerte abrazo, Ángela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bah, no sufras Aurora, me ocurrió lo mismo cuando la Meyer se infló de ganar pelas con el fenómenos Crepúsculo. Son berrinches de soberbia. Pero bueno gracias a dios a mi se me ocurren muchas más maneras de describir a alguien que se ríe entre dientes, ¡ay que mujer esta Meyer! entre eso y lo de las hirsutas cejas jeje

      Sí, confieso que me leí el primer libro de la saga para averiguar por qué mi hija babeaba a todas horas y me tenía la alfombra constantemente chorreando. Infumable.

      Bueno de todas formas yo me quedo con el Marqués de Sade y con las Once mil vergas de Apollinaire.

      Eliminar
  4. Lo bonito es que tú puedes escribir de lo que te gusta y algunos, venimos encantados a leer tus relatos, ,sencillamente, porque nos encontramos a gusto con ellos y porque sí...
    Un abrazo y adelante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que razón tienes, amigo Rafael. ¡y cuánto llena el corazón escribir lo que a uno le gusta! ¿verdad?

      Un abrazo para ti también.

      Eliminar
  5. Angela " Caliente "

    Al encontrarme con tus letras me dije es hora de cenar, se me hace tarde, no puedo leer ahora todas estas líneas..y me han atrapado tus locas vocales y consonantes entremezcladas calentando tu blog jajajaja
    ¡¡¡ Maravilloso relato !!! sacado desde tu corazón con la verdad de los sentimientos de una mujer

    un beso

    ResponderEliminar
  6. Angela ... no te he comentado que he publicado, meses atrás...un relato
    " Un plomero he contratado " y tiene los azulejos que comentas jaja
    Pasa a leerme está a la vista en mi blog.... besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. acudiré a visitar a ese plomero tuyo, pero te aviso que yo las cañerías las tengo bien gracias a dios jeje

      un beso Dolly.

      Eliminar
  7. Yo me temo que escribas de lo que escribas lamentablemente no te harás rica escribiendo, hay mucho escritor y pocas ventas, asi que lo dicho, escribe de lo que quieras que esto es cuestión de modas, ya tocará que esté de moda aquello de lo que escribes, aprovecha entonces :)

    Besos reina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo sé, lo sé, dess. De hecho creo que no me haré rica de ninguna manera jaja

      Eliminar
  8. El que no escribe lo que le gusta, está condenado al fracaso. Tal vez venda millones de libros...pero entonces la escritura si no sale de dentro pierde su esencia. Lo demás es negocio.
    Yo espero no dejar de escribir nunca lo que sale de mí. En el momento que escriba lo que creo que los demás quieren leer...quizá sea momento de dejar de escribir.
    Muy bueno tu texto. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Dios! cuanto frenesí en tan pocas líneas. Qué ritmo!! másssss. Un beso Ángela.

    ResponderEliminar
  10. Por suerte escribes lo que te gusta. ¡Y qué bien lo haces!

    Me quedo con tus letras cromáticas, sabrosas, aromatizadas, sensuales... Estamos en verano, pero la única sombra que me interesa es la que me protege del sol fosforito y descarado que nos acompaña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Yo seguiré prefiriendo a Matilde (la de Neruda o la de Hary Belafonte) y a la Rubia del tanga, aunque no dejaría de leer 50 sombras de Angela.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Ángela, no me creo tu reflexión, conoces de sobra tu valor como escritora. Pero has encontrado una excelente excusa para un excelente posteo. Es notable lo parecidos y diferentes que podemos ser los seres humanos, y en dentro de esas diferencias está la posición relativa que ocupa la parte sexual y los gustos respecto al tema. A mí, por ejemplo, los relatos sexuales demasiado explícitos no me llaman demasiado, tampoco los poco explícitos, porque no hay nada nuevo bajo el sol, y yo creo que a esta altura las parejas hacen más veces el amor en la cocina que en la cama. Lo que sí creo que es novedoso para los que no “somos del palo”, son las relaciones de dominación / sumisión y por ahí pasa el morbo de este tiempo, creo. Supongo que una vez que salga más a la luz y naturalmente se popularice –al menos el conocimiento- alguna otra “variante” llegará al primer puesto. Pero lo que finalmente atrae todo es aquello que refleja la realidad humana, sea ella sexual, amorosa, existencial, relacional, o lo que sea. Eso explica que Cervantes y Shakespeare, Ling Yutang y Borges, Ortega y Gasset y Neruda estén siempre en vigencia.
    Besos & abrazos

    ResponderEliminar
  13. Aunque a tus colegas les encante "Grey" ya sabes como lo vapulea la crítica y a toda esa moda de narrativa para unas lectoras que buscan un antídoto a la monotonía sin correr riesgo alguno -dicho sea de paso-, sin embargo tu escritura es una búsqueda, es la verdad para ti y un modo de vida o de ocio. Seguro que el gran Saramago estaría más contento contigo que con E.L. James.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Bueno querida amiga, no cambio yo un polvo con un morenazo de ojos azules y leer como se la mete a una tía en la ducha mientras resbala el jabón por su cuerpo por tus historias ni MUERTAAAAAA!!!!
    Con todos mis respetos para esas mujeres que se mojan las bragas con esas historias, creo en mi humilde opinión que están faltas de sexo, y ya sabes que me refiero a sexo del bueno, no al metesaca metesaca de sus maridos aburridos. Deberían rebelarse, deberían exigir disfrutar a tope, experimentar, dejarse de mojigaterías y sentirse libres y si no es con sus maridos pues que coño, con otro, a tomar por culo, verás como se espabilan y entonces, sólo entonces, leerán novela erótica sin mojarse las bragas y valorando lo que realmente importa: el cómo esté escrita y si engancha o no.
    Tus amigas están todas calientes perdías es obvio jajajajajajajaja.
    Tú sigue con lo tuyo, que eres una maestra, una genia, una monstrua de las letras, ya te lo he dicho muchas veces y escribes como dios.
    Besos morenaza.

    ResponderEliminar
  15. Tú ya sabes que yo leí las 50 Sombras de los cojones y me puse enferma (de hecho dije, si esta tía escribe así bien puedo hacerlo yo, y cree "Subconsciencias"), pero al igual que ha dicho por ahí mi tocaya Auroratris, lo erótico hay que alternarlo. A la gente le gusta el morbo, lo fácil, lo que no te haga pensar, y que te llegue el fontanero y te la meta hasta el fondo, no es más que una fantasía que tienen algunas y que suelen ser irrealizables. No te digo yo si les mando el fontanero que ha encastrado mis lavabos... Antes vomitan! jajaja.

    ResponderEliminar
  16. Pensaba poner justamente lo que escribiste al final.
    Ángela, lo importante es que escribas lo que te gusta, y que el resultado te guste a vos. El gusto ajeno es relativo.
    Te cuento...
    Hace poco escribí un relato (que todavía no publiqué en mi blog) para que compitiera contra otro. Mi historia me gusta, de hecho, bastante. Pero a la gente, por lo visto no le gustó nada. Ni siquiera sintieron que cumplía con el género que me habían pedido que escribiera.
    Pero a mí me sigue gustando, y eso es lo importante. No hay que escribir para el otro, sino para uno. Y si hay gente que le guste lo que hacés, es un plus extra que reconforta.
    Sí, uno escribe para nos lean, y nos comenten. Pero si no te gusta a vos lo que hacés, no tiene sentido, porque no hay sangre en ese cuento.

    ResponderEliminar
  17. Angelilla de mis entretelas..no sé si porque soy del sur ( de América) pero no sé lo que es una pantera rosa...ya me he quedáo pensando...

    En cuanto a la pseudo literatura,donde todos follan como Dios,ellas son perfectas,calentorras,de tetas impecables y turgentes...y ellos tienen miembros en vez de pollas, y tantos etecés tópicos,leer una entrada como la tuya,me reconcilia con esa literatura tan denostada...y me demuestra que aunque seamos pequeños amagues de escritoras,podemos hacer cosas mucho más talentosas que trilogías de ese tipo...
    Y si no,a tu >Matilde me remito,o a algunas de las mujeres que han poblado mis relatos eróticos...y ojo,no es falsa modestia!

    ResponderEliminar
  18. Ángela:
    De lo que hablas no es de Literatura, sino de productos comerciales pensados para exacerbar los instintos más básicos.
    Allí el arte brilla por su ausencia.
    Esos escritos están dirigidos a un público que no leyó esa basura durante sus primeros años de adolescencia y -virgen en esos temas- llega a consumir cualquier cosa cuando ya es adulto...
    Más vale tarde, que nunca.
    Un beso muy casto y formal (habida cuenta del tema tratado).

    ResponderEliminar
  19. Mentirosilla.
    ¡Cómo te gusta pescar cumplidos! Lo que quieres es que todos te digamos: ¡No, por favor, no cambies, sigue deleitándonos con lo que escribes y no te prostituyas literariamente; ya sabemos que el pueblo pide basura erótica pero nosotros estamos por encima!

    Pues eso. Que lo has conseguido.

    (con todo mi cariño)

    ResponderEliminar
  20. bah! creo que de todo esto lo más repugnante es que yo me crea superior.
    Ha sido una pataleta estúpida...

    ResponderEliminar
  21. Es que la cosa, la cosa literaria también, está que arde. Están que queman, vamos. Y ahora lo que vende más es el pecado escrito, madre mía... La única literatura erótica, desnuda, que conozco o reconozco es la de Henry Miller, Ninn, algún cuento de Espido, algún trabajo de Almudena Grandes, algún relato de Fante o Bukowski y la desnudez literaria y prosaica de Lawrence Durrell, entre otros. Espera, que también me gustó y sumé a mi fantasía animada y literaria de ayer y de hoy, la novela "una mujer desnuda".

    Jolines, bien mirado y leído, no veas, si que tengo, sí, autores abiertos de par en par. Y paro. No sigo. Que pensarás mal y acertarás.

    En fin, que menos mal que no te has sumado-apuntado al carro...

    Gracias por tu escrito.

    Mario

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias a todos chicos: os adoro.

    ResponderEliminar
  23. Ángela, lo que te tienes que plantear es si quieres vivir de la literatura o no.

    Si necesitas vivir de la literatura, tienes que vender libros.

    Un beso.

    Pero si te sientes viva escribiendo y te sobra el dinero puedes escribir sobre lo que te de la gana , sobre el color del cielo, de las nubes , y de lo grandes que son las montañas cuando se duermen en tu regazo.


    Piénsatelo.

    Haz lo que tu quieras, ( bueno y lo que necesites, ), de todas maneras escribes bien, así que te puedes permitir ese lujo.

    Espero que no te haya molestado mi comentario, la verdad es que no das aspecto de pobre.

    :)

    Feliz semana.



    ResponderEliminar