lunes, 11 de agosto de 2014

Harina de otro costal

"A-ni-ta,  luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Mi pecado, mi alma. A-ni-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. A-ni-ta".

Bueno, esto es una broma.

Pero la verdad es que adoro a esta mujer, lo reconozco. Ana Cepeda y yo nos conocimos hace tiempo, en un foro llamado Grupo-búho en el que no estuvimos mucho tiempo –cuando llego a un sitio al poco tiempo lo cierran, esto me lo tengo que mirar-, luego, tras el cierre de persianas de dicho foro nos fuimos viendo en nuestros respectivos blogs y cuando nos apreciamos un poco más ya nos dimos los “feisbus”, que nosotras no le abrimos la puerta a cualquiera.
Después de todo este tiempo de interactuar por los diferentes caminos que nos proporciona internet, por fin nuestro abrazo “real” ha sido posible, que no digo que los abrazos virtuales no sean reales o beneficiosos, que lo son, pero… ¿qué queréis que os diga? ¡No es lo mismo!

Me encantó abrazarla, Ana es una tía inteligente, cercana, arrolladora, es más guapa que en las fotos y tiene una voz suave, agradable. Vino acompañada por un joven alto y apuesto al que presentó como su hijo Pedro. Pedro “el descerebrado”, Pedrito, que es el vivo retrato de su abuelo, su abuelo Pedro Cepeda, un nombre éste contundente que ha tenido mucho protagonismo en esta quedada nuestra, de Ana y mía. Y es que ella hace mucho tiempo que viene trabajando en un manuscrito que dejó su padre,  que fue un  niño de la guerra, uno de tantos niños evacuados durante la guerra civil. Estas memorias a las que ella ha dado forma hasta convertirlas en un libro: Harina de otro costal.

También ella es harina de otro costal, y no me cansé de decirle que su padre estaría muy orgulloso de tener ese libro entre sus manos, porque más allá de que es un testimonio valioso de un tiempo, de una guerra, de unos niños arrancados de sus hogares, más allá de estos hechos históricos está el gran homenaje que le ha hecho esta mujer a su padre. Tal vez esto es lo que más me ha conmovido del asunto, el rescate del olvido, porque la palabra escrita es un lazo irrompible que nos ata con la vida. Una manera como otra de inmortalidad. Ole por ti, Anita.

De todas estas cosas hablamos en un lugar que me pareció el marco perfecto, un lugar de antiguas reuniones literarias, donde una vez se bebieron absentas y la gente habló apasionadamente de sus trabajos literarios, o de sus poemas o de sus cuadros, tal vez rodaron partituras por las mesas.
Ana habla y habla, es imparable e interesante; yo la miraba arrobada pensando para mis adentros “qué mujer”.


De todo este encuentro saco la conclusión de que hay gente maravillosa por las redes que merece mucho la pena conocer, y de que todo el monte no es orégano, pero ¡joder! hay orégano muy interesante por ahí, como ésta Anita mía.

¡Nos vemos en Madrid!



21 comentarios:

  1. Me alegro de esta amistad y complicidad que nos relatas.
    Un abrazo para ambas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael, al final es un gusto y algo muy curioso eso de poder abrazar al dueño o dueña de esas entradas que tanto nos dan que pensar. El círculo se cierra, el mapa se pliega y los meridianos se juntan. Lo que me da rabia es pensar que tengo amigos muy lejos, cruzando el charco y a esos si que no sé si los podré abrazar.

      Eliminar
  2. Es agradable poder disfrutar de la amistad.
    Un beso, Ángela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi amapola, siempre por aquí dándole un toque de perfume a mis entradas...

      Eliminar
  3. Brutal!! Ambas sois Harina de otro Costal!! Y yo súper orgullosa de conocería, leeros y teneros en mi maravillosa y exclusiva lista de amigas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maite, poco a poco os voy conociendo a todos, ahora también conozco a Anita, la guerrera. Un gusto ser amiga vuestra. Por cierto, desde que andas enamorada has abandonado la pluma...uhmmmm te daré de collejas como no vuelvas a escribir, Pau.

      Eliminar
  4. Jajaja, Anita se nos va a inflar como un globo, va a salir volando y se convertirá en inaccesible, como las grandes estrellas. Ella te dirá que no todo el monte es orgasmo jaja.
    Me ha dado por pensar Angela, que quien nos lea sin saber de que va el rollo igual se piensa que esta es la típica historia de darse cera unas a otras y blablabla.
    Por si acaso aprovecharé para dejarlo claro aquí. Nada de eso, quien nos conozca sabe que somos claritas como el agua, bordes pero claras, y si lo que decimos no fuera cierto probablemente no diríamos lo contrario, pero simplemente nos hubiéramos callado y no estaríamos escribiendo sobre el tema.
    Ana es mucha Ana y una gran tía, ya está.
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Inma, pero lo que ocurre es que yo a Ana ya le tenía mucho aprecio antes de conocerla en persona, y este encuentro lo único que ha hecho ha sido corroborar que es una tipa sencilla y genial. Nada que no esperase. No sé si es que tengo suerte o es que elijo bien, pero de todos los blogueros-foreros que voy conociendo nadie me ha defraudado. Ya conocí en su dia a Maite, a Luis, a Siam y a Lottie, todos buhitos y todos son un encanto.

      Eliminar
    2. Joder, Inma, que no había leído tu comentario. Hoy estamos que esto parece una parte de la película de Pulp Fiction, cuando el Sr. Lobo dice "no nos chupemos las p..." pues así...jajaja.

      El día en que empecéis a ver mi "cara B" vais a salir huyendo despavoridas, ya os lo digo yo, que algun@ ha visto a la bestia que llevo dentro y se han largado cagando leches...

      Y ya está bien por hoy con tanto halago, no? Que esto parece la isla de Lesbos, jajaja.

      Besazos par las dos!

      Eliminar
  5. Tú sí que eres bestial, Angie. Ha sido para mí un placer, un honor y una alegría enorme haberte espachurrado entre mis brazos. Me encantó el sitio, me encantó el búho y por supuesto me encantó el boli-flor que tanto llamó la atención que hasta una niña-guiri quiso quedársela (Ah! No! De eso nada!).

    Esto solo ha sido una toma de contacto. En breve te vienes pa los madriles y la montamos en serio. Ahora sosiego, calma y que vuelva todo a donde tiene que volver (tú ya me entiendes) que es lo más importante. Y cuando todo esté calmado te me vas buscando aves y me informas de cómo y cuándo vamos a quemar Madrid.

    Estoy encantada de que te estés leyendo mi libro y me vayas comentando (pese a todas las miles de erratas).

    Me queda hacerle la crónica al tío Jorge, después irá la tuya...

    Besazos apretujados y espachurrados!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolines, si hubiese tenido otro boli-flor se lo hubiese dado a la niña guiri, pobrecilla, que carita puso. Pero sólo tenía un boli-flor y era para ti, qué se le va a hacer. En cuánto a lo de las erratas de tu libro, tranqui, que en las próximas ediciones-que las habrá- ese error ya estará subsanado, ya verás.Si es que esto ya no es lo que era, ahora los escritores debemos ser como Juan Palomo: yo me lo escribo yo me lo corrijo.

      Eliminar
  6. No puedo estar más de acuerdo contigo, Ángela. No has exagerado nada, así es ella y así te lo transmite. Sin doblez. Personalmente sigo impresionada por el contenido del libro y sobre todo porque ha sido la propia hija la que ha narrado la historia. Un orgullo para ambos.
    Un abrazo muy fuerte, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y para rematar entra mi tocaya a subirme aún más el ego. Claro, luego cualquiera se baja de esta burbuja que sube y sube, joder, que al final me lo voy a creer de verdad!!!!

      Besazo también para ti, súperToc.

      Eliminar
  7. Semejante cariño contagia.
    Una buena entrada, llena buenos sentimientos, más allá del contenido de la novela, que de seguro está brutal.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si que está estupenda Raúl, al menos a mi me ha sorprendido gratamente.

      Eliminar
  8. Qué bien que hayáis tenido ese encuentro y experiencia, que seáis amigas (sonrisa).
    Dos buhitas tan talentosas...
    Por muchos años, Ángela.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Qué bien que ese encuentro haya sido tan gratificante, Ángela! jo, dices que tal vez rodaron partituras sobre la mesa, daría lo que fuera por conocer ese sitio. Ya os imagino en un café de esos de toda la vida con mesitas pequeñas de mármol y camareros maduros con camisa blanca y mandil negro muy atentos y educados, con una neblina de humo iluminada por un ventanal...
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si algún dia vienes a Barcelona te llevo a tomar un café allí, Gum y así le haces fotos que además tiene una fachada preciosa!
      Un beso.

      Eliminar