domingo, 24 de agosto de 2014

Pedro Cepeda, el inmorible.


Harina de otro costal: novela de Ana Cepeda.

Javier Marías hizo unas reflexiones muy interesantes durante la ceremonia de entrega del premio Rómulo Gallegos en el año 1995, reflexiones que incluyó en el epílogo de su novela “Mañana en la batalla piensa en mí” y que vienen a decir algo así:
“Quizá no sea lo más sensato por parte de un escritor que sobre todo hace novelas confesar que cada vez le parece más raro no ya el hecho de escribirlas, sino incluso el de leerlas. Nos hemos acostumbrado a ese género híbrido y flexible desde hace por lo menos trescientos noventa años, cuando en 1605 apareció la primera parte del Quijote en mi ciudad natal, Madrid, y nos hemos acostumbrado tanto que consideramos enteramente normal el acto de abrir un libro y empezar a leer lo que no se nos oculta que es ficción, esto es, algo no sucedido, que no ha tenido lugar en la realidad. El filósofo rumano Cioran, muerto recientemente, explicaba que no leía novelas por eso mismo; habiendo ocurrido tanto en el mundo, cómo podía interesarse por cosas que ni siquiera habían acontecido; prefería las memorias, las autobiografías, los diarios, la correspondencia y los libros de historia”.
Si nos paramos sólo un minuto a pensar sí que resulta muy curioso que contando con tantos sucesos interesantísimos dentro de la historia del mundo, la mayoría de las veces nos decantamos por leer o escribir asuntos inventados, creando personajes que no han existido todavía.

Tal vez por eso cuando Ana me habló de ese manuscrito que escribió su padre, me provocó un sentimiento extraño, porque iba a leer las memorias de alguien “real”, iba a ser testigo de su dolor, de sus miedos, de su impotencia, de sus desacuerdos, de su rebeldía. Iba a leer algo no inventado.
Este manuscrito pertenece –Pedro ya es inmortal o “inmorible”—a uno de aquellos niños de la guerra de los que todos hemos oído hablar en algún momento; ¿quién no ha visto un documental de aquellos críos en el canal de historia? ¿Quién no conoce la historia de aquellos miles y miles de pequeños que fueron enviados a distintos destinos para preservar su vida? Podemos encontrar toda la historia de esos niños en cualquier sitio, en la red, en bibliotecas, pero no me digáis que no es mucho más impactante leerla de la mano de un superviviente de aquel horror.

Pedro fue un niño de Rusia, sí, fue uno de aquellos niños considerados casi privilegiados que la madre Rusia, tras un gran recibimiento festivo y propagandístico, acunó en sus brazos procurándoles enseñanza, alimentación e higiene, hasta que esta madre entró también en guerra, entonces, con las tropas nazis invadiendo las zonas donde se hallaban estas casas de acogida, los niños se vieron de nuevo totalmente desprotegidos.

Pero yo no quisiera hablaros de guerras ni de dictaduras, ni de paraísos ficticios de los que no se podía salir, ni de la manera en que se consigue mano de obra barata durante las guerras, ni de las torturas brutales, ni de que no es oro todo lo que reluce, ni de como uno podía encontrarse con sus débiles huesos en el fondo húmedo y podrido de una cárcel acusado de espía. A mí lo que me gustaría es resaltar la tenacidad, la valentía de este hombre, de Pedro Cepeda, que nunca calló lo que pensaba, aunque siempre le conminaban a hacerlo por su bien, pues la verdad que sale de la boca del inocente cuando critica o cuestiona el mal funcionamiento del sistema no es agradable para el oído del corrupto, del dictador, ni de sus acólitos.

Concretando: esta es la historia de Pedro Cepeda, ese pre-adolescente malagueño que perdió treinta años de su vida intentando escapar de una dictadura comunista; una historia contada por su hija Ana, Ana Cepeda, Anita, que  una vez cuando era niña vio ese manuscrito lleno de polvo sobre el piano y no le hizo caso porque cuando somos niños no entendemos del dolor ni del miedo, ella, ella que cuando se hizo mayor entendió la magnitud, el alcance de esos papeles arrugados por las lágrimas, cargados del olor de mil cárceles oscuras, ella es la que nos trae ahora, en forma de novela completa y documentada, esta historia, por fin: la historia de su padre, que fue un superviviente.
Qué bueno que las palabras no se pierdan en el tiempo, que bueno que al final no muramos del todo.

Sí, don Pedro Cepeda era Harina de otro costal, y a mucha honra.





24 comentarios:

  1. Impresionante reseña que solo una gran escritora como tú puede escribir así. Me siento honrada y orgullosa de estas letras que cobran aún más valor sabiendo quién las escribe.
    Los pelos de punta y los ojos encharcados.
    Genial, mi padre estaría orgulloso de mí por tener amigas como tú.
    Besos inmoribles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hubiesen más Pedros Cepeda, que no se callan nada, otro gallo nos cantaría. Ole por tu padre y ole por su hija, que un dia rescató sus palabras y no permitió que se olvidaran.

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho tu reseña. Nos hablas de la historia en minúscula, la que se pierde en el tiempo y la memoria. Un acierto que la hija recupere esa memoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso estamos, para que la historia en minúsculas sea importante también y no se pierda, y los juntaletras -algunos humildes y aficionados como yo- tenemos que cooperar en eso y más.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. No sé quien eres, pero muchas gracias!

      Eliminar
    2. Es mi amiga Mentxu, la que me cogió por la pechera hace siglos y me dijo que oye qué no le metí al tema.

      Eliminar
  4. Yo sólo sé después de todo ésto que creo que Pedro se sentiría muy orgulloso, de su hija principalmente, y de toda la red preciosa que se ha tejido alrededor de su figura y del libro, se podrá pedir más difusión, que siempre es poca, pero no más cariño.
    Muy emotivo Ángela.
    Muchos besos a las dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cariño tenemos para dar y vender, ya lo ves, Inma. Y el libro merece ser leído, y todo lo que hagamos es poco en comparación con todo lo que hicieron ellos por nosotros: enseñarnos a no callar. Un abrazo grande para ti también, preciosa.

      Eliminar
    2. Efectivamente. Estaría más que encantado con todo este despliegue de atenciones. Al final lo ha conseguido, auque sea muy tarde, pero al fin y al cabo, ya es inmorible.

      Eliminar
  5. Fabulosa reseña, Ángela. No me extraña que hayas encharcado los ojos de Ana, mi Toc, los tengo yo que no he hecho nada más que leer.
    Un abrazo gordo, gordo a las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que sois unas blandengues jaja Gracias Aurora, que bueno todo eso que me dices. Un abrazo gordo también para ti, por venir y por dejarme esas palabras tan bonitas.

      Eliminar
    2. Mi tocaya es la releche dando ánimos y cariño.
      Besazo enorme

      Eliminar
  6. Hola Ángela. Muy interesante lo que cuentas de Ana Cepeda y su padre. Siempre se aprende algo. Gracias :)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Gum, inmortalizador de imágenes.

      Eliminar
  7. Impresionante, de escritora a escritora (Ana y tú) dos mujeres de bandera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues entre las dos juntas no hacemos ni un metro! Menuda bandera cortita iba a salir jeje Gracias lunita, un besazo.

      Eliminar
    2. Pero somos muy intensas!!! Besos para Luna

      Eliminar
  8. Leo este homenaje y vuelvo a darme cuenta de lo grande de la historia... Imagino aquél piano, aquellos recuerdos nublados que se transforman en otra realidad actualizada y pública: un libro.
    Me haré con él.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis, a mi me ha gustado mucho y mira que yo no soy muy dada a los libros históricos o biográficos. Eso sí, es un libro para leer detenidamente, contiene mucha información y sale mucha gente. Pero hay un punto en que Ana me dijo que soltaría una lagrimica y te aseguro que así fue.

      Eliminar
  9. Está claro que esta novela te encanta.
    La reseña tienta a querer leer lel libro, sin dudas.
    Ana debe estar muy feliz de tenerte como amiga y lectora.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Interesantes reflexiones las de Javier Marías y Emil Cioran. Hay algo que nos atrapa en las buenas novelas, quizá su capacidad para conseguir que a través de su lectura consigamos evadirnos de una realidad que no nos gusta demasiado, como si gozásemos vicariamente con los gozos ficticios de sus protagonistas y sufriésemos del mismo modo con sus desventuras. Sucede lo mismo con el cine. Pero las memorias, y ahí has puesto el dedo en la llaga, nos confrontan con el muro de la realidad, es decir, con nosotros mismos. Sus personajes no son personajes, son personas reales, de carne y hueso, como nosotros. Y por eso sus hazañas nos hacen temblar de admiración, su coraje nos estimula y su vida se convierte en un ejemplo, un modelo al que podemos acercarnos. Como en el caso de Pedro Cepeda.
    Una reseña magistral, Angela. Mi respeto y admiración.

    ResponderEliminar
  11. Cioran era un optimista comparado conmigo.

    Te compraré todas las pipas que quieras.
    A cambio de que no cotorrees todo el día.

    ResponderEliminar