martes, 8 de septiembre de 2015

El espejo de Gauguin

Una foto, un micro.


El espejo de Gauguin



Papá dijo que nos colocásemos las seis, que nos iba a echar una foto. Con el mar de fondo, añadió sonriendo. Yo soy la que está en la posición del guerrero. Delante de mí está María, con la manita en la boca. Seguramente para sofocar la risa. María ya no está. Esta foto, echada en ese mar de plata, fue la última en la que ella sale. Papá sugirió que estaría bien que hiciésemos un poco el indio, que así recordaríamos luego la foto entre risas, en las tardes de domingo, comiendo el pastel de queso de mamá. Hoy mamá ha servido su pastel de queso y ha colocado una taza menos y no nos hemos reído mirando la foto. Pero yo, que me quedé para siempre en la posición del guerrero, he recordado que ese día el mar tenía un color mágico y que cuando paseamos después por la orilla, María dijo que nunca lo había visto tan bonito,  que su oscuridad profunda le recordaba a aquellos espejos negros que utilizaban los artistas para curarse de la ceguera de mil soles. 



***

22 comentarios:

  1. Relatas metiéndonos en esa fotografía y en ese sentimiento de pérdida de una manera invasora, amiga mía. A tus pies, Ángela.

    Mil besitos y un abrazo gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Aurora. Al principio no sabía que escribir porque la imagen no me decía nada. De pronto conté a esas chicas y se me encendió la luz. Dentro de mi cabeza sonó "a ti te falta uno en la foto" y ya no fue difícil. Gracias, tesoro.

      Eliminar
  2. Se siente la pérdida... Un gran relato.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Margari. Es que las pérdidas nunca dejan de sentirse.

      Eliminar
  3. Hermoso microcuento. Despide nostalgia. Hacés que hasta el lector extrañe a María.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, novelista bruto. No sé porqué me daba que te iba a gustar. Saludos.

      Eliminar
  4. Océnos de nostalgia. María se convierte en cualquier ser querido que podamos seguir extrañando. Qué grande puede ser un micro, cuando lo escribes tú
    Abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se hace aún más grande cuando tú lo lees, tesoro. Un abrazo.

      Eliminar
  5. ayyy Angela... vuelvo a leerlo y vuelvo a sentir las lágrimas ardiéndome en los ojos.. no por la situación que recreas,sino por como la escribes,como me la haces vivir, o no sé si es la situación y tu magia, o tu talento logra hacerme llorar de emoción...o no sé...el caso es que leerte es un placer! Sabes que te admiro muchísimo! besos inmensos!

    ResponderEliminar
  6. Haces mención de una ausencia, sin herir los sentimientos, sin abrir herida, simplemente dando constancia ante un pastel de queso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así quería hacerlo. Gracias Alfreed. Un saludo!

      Eliminar
  7. Melancólico micro, Ángela. Se siente la angustia de la protagonista ante la ausencia de su hermana, a quien, inferimos, quería con toda su alma.
    Me gustó muchísimo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Celebro que aquí hayas tenido más comentarios que en el foro.
    Allí te di la enhorabuena y aquí vuelvo a hacerlo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Supongo que eres Antonio. Es que en el foro ya me tienen muy vista, no te apures.

      Eliminar
  9. Y precisamente una foto es como la imagen de un espejo detenida en el tiempo. Allí nuestros seres queridos ni envejecen ni se van. Algo mágico, como los mismos espejos nehros que se usaban para los rituales.
    Un maravilloso relato. Me he encantado volver a pasar por aquí.
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tarde, pero llego a darte las gracias y un gran abrazo. Mi blog está algo descuidado, lo sé.

      Eliminar
  10. Me encanta. Bastante triste y emotivo. Hay fotos que simplemente nos sacan una sonrisa o una lágrima; a veces ambas. Y otras veces, ni siquiera podemos verlas por mucho tiempo. Pero siempre es bueno conservarlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una foto es un instante cazado y cosido al tiempo, para siempre. Gracias, mi niño lindo. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Muchos tenemos ese tipo de fotos que duele volver a mirar.
    Hermoso relato, felicidades Ángela.

    ResponderEliminar
  12. Oh, Stradivarius, no sabia que me habias escrito y que alegria me da verte. Muchas gracias, mi gran amigo. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar