domingo, 8 de octubre de 2017

Palabras para Julio

Un dia me dijiste que te parecías a David Bowie cuando era joven y me lo creí. Y no solo eso, decías, casi jurabas, que tú eras más guapo. Recuerdo como si fuera ayer cuánto nos reímos con eso. Incluso me mandaste una vieja foto a la que yo le di la vuelta unas cuantas veces intentando buscar el parecido con el padre de la odisea espacial. No te parecías mucho, todo sea dicho, pero la luz que había en tus ojos me hizo sonreír. No recuerdo cual fue la primera palabra que me dijiste. No consigo recordarla. Eras tan tímido, tan respetuoso. Y yo tan loca. Recuerdo, en cambio, las risas, los malentendidos –yo cogía y tú te sonrojabas porque en tu tierra coger es otra cosa-, recuerdo nuestros duelos literarios, y las bromas infinitas, y el enredo y el cariño. Recuerdo también tu espanto ante mi primeras palabras escritas. Y lo atento que fuiste enseñándome, mostrándome cómo darles la vuelta. Contigo fueron rodando mis primeras frases.  Tú me enseñaste  lo poquito que sé en esto de juntar letras, con paciencia. Como si yo fuera una niña.
Casi diez años, socio. Diez años. Esto no es un entrada de blog. Esto es un simple gracias que no sé a donde va.

Hoy he perdido a un gran amigo. Hasta siempre, Julio. Gracias por estar siempre a mi lado.

Pd. Creo que te has marchado sin conseguir arreglar mi problema con las comas. Te quiero, socio.

...

12 comentarios:

  1. Lo siento, ojazos.

    Las pérdidas siempre son dolorosas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pro. Oye, si vas donde Toro salvaje dale recuerdos.

      Eliminar
    2. Perdona preciosa, no lo había leído antes.
      Tenía su blog cerrado para todo el mundo.

      Eliminar
  2. Es curioso,Julio. Hoy me decía un amigo que sería chulo que comentase cómo comencé a escribir. Y he vuelto a acordarme de ti. Parece que fue ayer cuando te mandé el borrador de Aromas del trópico. Me parece verte echando espuma por la boca con ese desenlace loco, que no había por dónde pillarlo jajaja. Me dijiste: ¿estás segura de que quieres poner a volar a tu protagonista? ¿Como un globo? ¿Como la mujer de Chagall? Si, si, le dije, eso quiero. Es una locura, me contestó. Luego añadió: pero tu locura es encantadora. Escribe lo que te de la gana que yo te miraré las comas y esas vainas. Tienes que ordenar tus pensamientos, me decía siempre, escribes a golpe de latido. Y es cierto. Nunca he podido escribir de otra manera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho honor haces a ese amigo, porque hoy en día internet nos acerca igual que nos aleja. Igual que con Julio. Internet no transmite un abrazo.
      Es una anécdota preciosa, una de muchas que tendrás. Como homenaje a él, recuerda que tus letras que laten desordenadas nos llegan a muchos, con o sin comas. Es mérito de los dos, de Julio y de ti. Recuérdalo.

      Besos
      Isma

      Eliminar
  3. Lo siento muchísimo, Ángela.
    Besotes!!! Y mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias, luni. ¿Uno de esos abrazos que te cortan el aliento?

      Eliminar
  5. Como me la pela todo y te echo mucho de menos, te diré, amigo fugado, que esta noche en la madrugada creí escuchar el móvil y pensé que eras tú, que me habías contestado. En medio de la neblina del sueño recordé que no, que te habías fugado, que ya andabas quien sabe donde y me dio rabia y apagué el móvil. Luego me vino a la cabeza cuando, no hace tanto, me dejaste un mensaje para preguntarme si seguía viva. Fue cuando el atentado. Recuerdo que me dijiste que no querías irte a dormir sin saber si estaba bien. No querías irte a dormir sin saber si estaba viva, contigo, en este mundo de mierda. No lo olvidaré nunca socio. Estás conmigo.

    ResponderEliminar