lunes, 23 de octubre de 2017

Se ha quedado un dia precioso

Me levanto. Hace frío. Busco las zapatillas y no las encuentro. Da igual. Pongo el café y me acuerdo de que no me he peinado. Tampoco me he lavado la cara. Me asomo y el dia está muy negro. Con el café humeante me siento y pongo la tele. Hay una virgen. No se mueve. De pronto recuerdo una foto de Joan Crawford.  Es por los ojos,  que son grandes y miran hacia arriba. Padre nuestro que estás en el cielo, venga a nosotros tu reino. Y más. Recuerdo que casi no recuerdo esa oración. Cambio de canal. Otra virgen. Dios te salve Maria, llena eres de gracia, el señor es contigo. Que imagen tan bonita. Yo era creyente, cuando era niña. Las campanas redoblan y se ha despejado el cielo de un modo milagroso. Vuelvo a la tele y cambio a otro canal. Ovejas.  Un pastor. Me conmueve su forma de dirigirlas. Pobrecillas, que no saben lo que hacen. Las campanas me llaman. Dicen mi nombre y también dicen otros nombres, nombres nuevos, nombres esquivos. Sin peinarme y descalza salgo a la calle. Hay mucha gente, gente despeinada, también descalza. Dicen que, como yo, han visto una virgen en su tele. Antes esa virgen no estaba. Una cara pregunta si alguien tiene un libro de esos donde están los rezos. Se ha quedado un dia precioso.

4 comentarios:

  1. Dime qué canal es ese porque me lo enchufo en vena ahora mismo, jajajaj

    Besazos.

    ResponderEliminar
  2. Estaba intentando pensar porqué se me hacen tan tristes esas palabras. Creo que son las campanas que dicen nuestros nombres. El sonido de una campana evoca soledad, sobre todo si te lo imaginas llenando el espacio de una calle vacía. Y esa virgen en la televisión, estática, te está diciendo que salgas. Sí, eso son las campanas. Una llamada.

    Besos,
    Isma

    ResponderEliminar
  3. Yo me sentí atrapada en esa especie de laberinto,como esas imagenes de Escher, que no terminan nunca.
    Muy desolador. Y genial.

    ResponderEliminar
  4. ¿No será que están todos muertos? Fijate...

    ResponderEliminar