martes, 5 de junio de 2018

Si tu flaca vomita verde, te la compro




—No me gusta –exclamó tajante el editor
—Has leído poco —replicó el escritor, desolado.
—No necesito más. Unas líneas más abajo he visto los cortes en los brazos. Oye, esto ya lo hablamos: nada de cursilerías. Quiero asuntos inexplicables como los de aquellos campos de maíz que mencionaste, platillos volantes tapados con una manta en un polvoriento rancho de Missouri, cadáveres fosforescentes en los sótanos militares, experimentos, disecciones, híbridos, avistamientos ¡Reptiles, maldita sea! ¿Se va a convertir esta niña rota y con los dedos llenos de llagas de metérselas en la garganta en un reptil de seis pies de altura? ¿Viene del planeta Orión y se ha camuflado para dar pena y que los humanos nos confiemos? Mira, ahora vete, que te dé el aire. Te tragas la mala leche, el orgullo y luego, desinflado y humilde, te sientas y escribes algo razonable, que se pueda pasar luego a la pantalla, ya me entiendes. No me importa que esos reptiles tuyos follen como conejos; que se laman unos a otros las escamas con sus lenguas largas y partidas. Las flacas no venden, a no ser que su vómito sea radioactivo. ¿Lo es?, porque eso cambiaría la cosa.





5 comentarios:

  1. Jajajaja, lo que me reí cuando lo leí en Ríos... eres tremenda. El título ya me decía que iría de incongruencias. Pero tantas???

    Ha sido un placer leerte en cada uno de ellos, no me tengas en cuenta la votación de este.

    Un abrazo bien gordo y enhorabuena, mi niña ♥

    ResponderEliminar
  2. ajajajjj... es que supongo que muchas veces será así! Hay que vender morbo!
    Muy bueno mi Angela!

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja. Los humanos somos morbosos, está en nuestro ADN y todo con un toque de morbo vende más. Aunque una flaca, con problemas de anorexia o bulimia para depende qué gente perturbada también tiene morbo...

    Besos, ojazos.

    ResponderEliminar
  4. Jua jua. Dime, si me convierto en tu flaca, ¿escribirás para mí?

    Besos
    Isma

    ResponderEliminar
  5. Puede ser radiactivo por el odio que siente de sí misma...

    Suerte,

    J.

    ResponderEliminar

Soy de Barcelona, la ciudad más bonita del mundo.

Calafateando

Venía el amanecer oliendo a lluvia desde hacía mucho rato. Cuando Pedro puso los pies en el interior del hogar, las primeras gotas rab...