domingo, 19 de enero de 2020

El espejo de Gauguin


           Un asunto que ha terminado de manera circular, de esa manera que tanto le gustaba a Borges. Y es que este micro nació de una foto y ahora de él han surgido otras fotos, formando un bucle que tal vez no acabe jamás. El asunto lo ha organizado el grupo fotográfico Arse con la colaboración del colectivo literario Valencia escribe, grupo por el que suelo asomarme de vez en cuando. Entre los dos hemos perpetrado esta redondez tan bonita, al menos para mi. 


          El espejo de Gauguin

Papá dijo que nos colocásemos las seis, que nos iba a echar una foto. Con el mar de fondo, añadió sonriendo. Yo soy la que está en la posición del guerrero. Delante de mí está María, con la manita en la boca. Seguramente para sofocar la risa. María ya no está. Esta foto, echada en ese mar de plata, fue la última en la que ella sale. Papá sugirió que estaría bien que hiciésemos un poco el indio, que así recordaríamos luego la foto entre risas, en las tardes de domingo, comiendo el pastel de queso de mamá. Hoy mamá ha servido su pastel de queso y ha colocado una taza menos y no nos hemos reído mirando la foto. Pero yo, que me quedé para siempre en la posición del guerrero, he recordado que ese día el mar tenía un color mágico y que cuando paseamos después por la orilla, María dijo que nunca lo había visto tan bonito, que su oscuridad profunda le recordaba a aquellos espejos negros que utilizaban los artistas para curarse de la ceguera de mil soles.

...

Las fotos son de Carmen Bonilla, a la que estoy muy agradecida, por leerlo e interpretarlo con el corazón.







2 comentarios:

  1. Ay Angela,recuerdo este relato que leí hace tiempo. Me enamoró.
    Es de una sensibilidad que eriza la piel, la niña que se queda para siempre en la posición del guerrero. No puedo dejar de emocionarme cada vez que la imagino,con su mirada inocente,tan niña y tan madura.
    Gracias bella.

    ResponderEliminar
  2. Many Thanks for the shared this informative and interesting post with me.
    Krunker 2020

    ResponderEliminar

Soy de Barcelona, la ciudad más bonita del mundo.

El espejo de Gauguin

           Un asunto que ha terminado de manera circular, de esa manera que tanto le gustaba a Borges.  Y es que este micro nació de una f...